viernes, 3 de junio de 2011

Qué diferencias hay entre conservadores y liberales?. (Política, Economía. 333)

Pese a que muchas ocasiones se confunden estos términos, fundamentalmente por su contraposición al socialismo y comunismo, y por su defensa de la propiedad privada y una mayor libertad económica, las diferencias entre conservadores y liberales también son muchas y en algunos casos grandes.

El gran economista liberal Hayek, Premio Nóbel de Economía en 1974, explicó esas diferencias en su artículo titulado “Por qué no soy conservador”. Se trata de un artículo publicado en su libro fundamental The Constitution of Liberty.
Pero lo cierto es que pese a escribirlo en 1959, sigue perfectamente vigente hoy en día:

El catedrático en sociología, Ricardo Montoro resumía en un gran artículo estas diferencias:

"...Las distancias entre conservador y liberal son grandes, incluso enormes y hasta insalvables a veces, lo que convierte a la etiqueta liberal-conservador en una marca de escasa viabilidad. El conservador admira y respeta el pasado, y defiende las tradiciones a ultranza, mientras que el liberal respeta el pasado pero sólo como parte de la evolución de los acontecimientos. El conservador sólo está tranquilo si piensa que hay una mente superior y una autoridad que todo lo vigila y supervisa; el liberal no necesita de de ninguna autoridad controladora del cambio, sino que confía en las fuerzas autorreguladoras de la sociedad civil y del mercado. El conservador no entiende el mecanismo que las fuerzas del mercado, y teme al mercado porque es imprevisible; el liberal confía en las fuerzas del mercado y en su espontaneidad. El conservador desconfía de cualquier teoría abstracta o principio general, y se basta con la tradición; el liberal necesita de principios generales y morales para articular las fuerzas que coordinan la sociedad. El conservador posee poderosas convicciones morales, pero carece de los principios políticos que le permiten aceptar valoraciones morales diferentes a las suyas; el liberal acepta las convicciones morales, pero le resulta inadmisible obligar a alguien a que aprecie las cosas de una determinada manera; por lo mismo, tampoco admite que alguien pueda ser coaccionado por razones morales o religiosas. El conservador teme al cambio, teme lo nuevo por ser simplemente nuevo y porque acarrea incertidumbre; el liberal se siente atraído por el cambio y tiene una actitud abierta y confiada ante lo nuevo.

El conservador entiende que en toda sociedad hay personas patentemente superiores cuyas posiciones y categorías deben protegerse como sujetos excepcionales que son; el liberal acepta que existen personas singulares puesto que acepta la desigualdad, pero no tolera que alguien (superior) pueda decidir sobre quién debe ocupar los puestos privilegiados. El conservador desea mantener cierta jerarquía predeterminada; el liberal acepta pero no acepta que ninguna posición conquistada con anterioridad deba ser protegida contra la lógica del mercado mediante privilegios, autorizaciones monopolísticas o intervenciones coactivas del Estado. Para el conservador, la democracia es la causante de los males de nuestro tiempo; el liberal cree que el gobierno mayoritario es un medio, no un fin en sí mismo, y que la democracia es el menos malo de todos los sistemas políticos conocidos. El conservador rechaza cualquier medida socializante y dirigista en el ámbito económico, pero defiende el proteccionismo en ciertos sectores; el liberal rechaza cualquier medida dirigista y proteccionista, sea cual sea y en el ámbito que sea. El conservador se opone por principio a todo nuevo avance en el conocimiento porque teme sus posibles consecuencias; el liberal se interesa por los avances del conocimiento y recurre a la crítica racional para valorar las nuevas aportaciones prescindiendo de que las nuevas doctrinas choquen o no contra sus propias creencias.

El conservador defiende a ultranza las instituciones establecidas por el simple hecho de que están establecidas; el liberal cree que las instituciones pueden y deben ser removidas racionalmente en la natural evolución de los acontecimientos. El conservador siente una hostilidad natural por lo internacional, y defiende un nacionalismo patriotero; el liberal prescinde de cualquier tipo de fronteras, y recela de nacionalismo y regionalismos. Y, por fin, el conservador confunde lo espiritual y lo temporal, y defiende la religión como institución incluso de forma coactiva hacia los demás; mientras que el liberal separa lo espiritual de lo temporal, y respeta cualquier creencia religiosa..."

Aquí el ensayo entero en español de Hayek

Artículos Relacionados por categorias


9 comentarios:

  1. Son 2 modelos aceptables de acuerdo al tipo de realidad en que se manifiesten. No era lógico usar un modelo liberal en la época de 1810 de Chile, pues no se estaba preparado, hoy en día si, pues el mundo y nuestra sociedad busca y responde ante las libertades públicas y derechos individuales y anti-autoritarios que busca el liberalismo político y económico
    Excelente artículo

    ResponderEliminar
  2. Hayek es un Dios para los liberales, pero no para conservadores ni socialdemócratas. Ahora bien, su artículo parece el de un hooligan que defiende a su equipo de fútblo y critica al rival que es malo, malo, muy muy malo, malísimo. Eso no son ideas, es propaganda.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. y alfinal cuales eran lasdiferencias

    ResponderEliminar
  4. Veo diferencias mínimas, parches ínfimos, sinceramente creo que el conservador es un individuo inculto, cerrado y obscecado con la autocracia y las culturas propias del país, y el liberal es un individuo culto, que desea un libre mercado para llevar a las élites económicas al poder, sorpasando las jerarquías políticas y religiosas, todo ello sólo para ganar poder economico sin limites. ¿Es realmente un liberal tan diferente a un conservador? Se ha visto cómo la derecha se unifica en una sóla si ello supone poder político de erradicar cambios (sabroso para el conservador) y poder económico para ganar beneficios y privilegios sin fin (sabroso para el liberal). Luego si un liberal convence a un conservador que, gracias al mercado, harán un poder globalizador, que les dé poder y privilegios a ambos a costa de los demás, los conservadores usaran a los liberales para mantener todo igual a través de recetas economicas liberales y los liberales, usaran a los conservadores para mantener la jerarquía que les permita establecer el libre mercado y enriquecerse sin fin. Y ahora tenemos aquí a nuestro amigo el Neoliberal, que viene siendo un Liberal más joven que pretende llevar al Capitalismo a su máxima extensión, creando burguesías mundiales superiores a los demás, bancos, empresas y poderes económicos que opriman la soberanía de los pueblos, aprovechandose de los países pobres para beneficio propio. En fin, serán minimamente diferentes en las formas, pero ámbos buscan conservar la oligarquía y manter o aumentar sus beneficios (ya sea a través del dinero o del poder en sí). ¿Atocracia conservadora o Totalitarismo económico incubierto a través de seudodemocracias? Vuestra es la elección :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu desconocimiento sobre lo que hablas es tan patente como triste, aunque lamentablemente es un pensamientos muy extendido, precisamente por el profundo desconocimiento que se tiene sobre el liberalismo y el mercado, y las innumerables falacias econonómicas en que se basa el pensamiento popular.

      Por poner un simple ejemplo. Libre mercado y oligarquía es incompatible. Las oligarquías se ayudan del poder estatal (privilegios estatales y leyes favorables) para obtener beneficios, sin necesitar así satisfacer las necesidades del consumidor o cliente, sino por privilegios estatales mediante l limitación o eliminación de competencia. Es decir, estatismo. El libre mercado es contrario a todo esto, a todo tipo de privilegios estatales ni intromisiones del Estado que favorece a unos en contra de otros (quedándose con la mejor parte por supuesto). No hay ningún privilegio sin concesiones estatales y mediante la libre competencia, pues el que mejor lo haga, el que mejor producto ofrezca o más barato se llevará el favor del cliente. La intromisión constante y creciente del Estado impide todo esto, trasngrediendo o impidiendo acuerdos voluntarios y establenciendo constantes imposiciones por ley, obviando su función de protección de acuerdos (para que no haya abusos) y de la propiedad privada (para que no haya robos). El libre mercado no da beneficios al nadie en particular, sino a todos en general. Impiden precisamente la formación de "élites económicas", que son las primeras que están contra el libre mercado porque quieren mantener su situación eliminando la competencia, y eso lo consiguen en connivencia con el Estado (privilegios legales y barreras de entrada y trabas a cualquier potencial competidor). Estas élites existen por el estatismo/socialismo/colectivismo...
      Toda demostración empírica además, si algo demuestra es que la globalización beneficia fundamentalmente a las áreas más pobres, y precisamente las barreras legales y el proteccionismo hacen un daño enorme a ambas partes, pero fundamentalmente a la más pobre. Esa élite tiene un privilegio si un gobierno de turno establece aranceles para impedir competir los productos de los países pobres (y vender los suyos), si establece subvenciones para dichas élites...perjudicando a los pobres y a la sociedad rica (pues encarece el consumo, los insumos, destruyendo empleo en empresas exportadoras favoreciendo a ciertos trabajos o empresas productoras...)
      Lo de neoliberal es de chiste ya, pues es el chivo expiatorio al que echar las culpas de todo lo que no gusta, quitando así la responsabilidad del desastre de todas las políticas socialistas/estatistas. Y nada tiene que ver con el liberalismo. Solo hay que comparar dichas políticas "neoliberales" de las que se habla.
      Falacias falacias y más falacias...

      Un saludo

      Eliminar