lunes, 27 de junio de 2011

¿Qué ocurriría si las tiendas de comestibles fuesen como las escuelas públicas? (Educación, Salud. 43)

Interesante comparativa que permite entender cómo funciona nuestro sistema educativo y el por qué de su defensa en contra del libre mercado y la libertad del individuo:

"Imagínense que en lugar de tener la opción de comprar en cualquier tienda de comestibles, sólo pudiera ir a una única tienda asignada por el Gobierno. Éste no sólo se le diría a qué tienda puede ir, sino también que le racionaría la cantidad que puede adquirir, la variedad de cada alimento, le prohibiría las bolsas, y le racionaría la cesta de la compra semanal por unidad familiar.

¿No le parece este proceso como una especie de pesadilla distópica propia de un gobierno totalitario que ignora los derechos del hombre y el bienestar de sus ciudadanos, y que solo pretende perpetuar el Poder y control? Lamentablemente, no es ciencia ficción. De hecho, es casi exactamente como funciona nuestro sistema de educación gubernamental.

Así lo explica Don Boudreaux:

“Supongamos que el suministro de alimentos es igual al de la educación primaria.


Los residentes de cada barrio pagarían impuestos dependiendo de sus propiedades. Un pedazo enorme de estos ingresos tributarios lo usarían los funcionarios del Gobierno en la construcción y operación de los supermercados. Los residentes de cada barrio —dependiendo de sus direcciones residenciales—, se les asignará a un supermercado en particular. Cada familia tendría una asignación semanal de alimentos ‘gratis‘. (Funcionarios del Departamento de Supermercados, sin duda, tendrían la responsabilidad de determinar las cantidades adecuadas y los tipos de alimentos que las familias de diferentes tipos y tamaños tienen derecho a recibir).

Salvo circunstancias excepcionales, ninguna familia se le permitiría ser clientes de un supermercado ‘público’ fuera de su distrito.
Los residentes de los barrios más ricos tendrían un mejor surtido de productos y más supermercados atractivos que los residentes de los condados más pobres.

Cuando la calidad de los buenos supermercados fuese reconocido por casi todo el mundo, los que abogasen por la “libre elección de supermercados” serían insultados por alguna coalición de trabajadores gubernamentales afirmando que la libre elección de supermercados solo es un intento de engañar a los consumidores y dar un mal servicio. Solo los supermercados gubernamentales ofrecen buen servicio.

Aquel pequeño grupo que abogase por los supermercados libres y la separación total entre supermercado y Estado, sería criticado por casi todo el mundo afirmando que son opiniones delirantes dignas de demonios misántropos indiferentes a la malnutrición y al hambre. La privatización de los supermercados —afirmarían los lobbies gubernamentales— crearían escasez en las tierras.

Incluso algunos se rasgarían las vestiduras cuando los partidarios del libre mercado se refiriesen a los ‘consumidores’ como ‘clientes’. Para los defensores del colectivismo los alimentos son algo demasiado importante como para que el mercado los venda o haga negocio con ellos”.

Estos argumentos son los que se están oyendo ahora en Cataluña con el tema de la sanidad y fue el mismo discurso que usaron los farmacéuticos hace 20 años cuando se les eliminó el privilegio de vender ciertos productos como pañales, preservativos o leche materna fuera de sus farmacias. Desde que los pañales se venden en los super, son más baratos y los podemos comprar donde queremos."

Fuente: ZeroHedge (traducido por Jorge Valín)

Artículos Relacionados por categorias


2 comentarios:

  1. Menuda falta de vergüenza... Lo que describen a través de la metáfora de la tienda de alimentación no es nuestro modelo educativo occidental, sino el MODELO COMUNISTA, que ya casi sólo existe en China. ¿Es que se creen ustedes que somos lectores imbbéciles?

    Y si quieren criticar a Cataluña por la prohibición-eliminación del uso del español como lengua vehicular, avísenlo en principio de párrafo, y tengan un poco de decencia: no lo califiquen como disfuncionalidad productiva sino como lo que es: un atentado a derechos y libertades fundamentales. Eso ya no es una cuestión económica. Qué peseteros parecen ustedes...

    ResponderEliminar
  2. Es una metáfora y por supuesto que se ajusta al sistema de modelo público aquí, no en China. Qué es lo que se dice que no se produce aquí en el tema de escuela pública?

    Por otra parte, no se que habla del tema del español en Cataluña, que no se ha comentado aquí en ninguna linea, y tambíen pienso que es un atentado contra los derechos fundamentales.
    Ciertamente, no sé que artículo ha leído usted.

    ResponderEliminar

Twittear