miércoles, 1 de junio de 2016

Ayn Rand, el dinero y la hipocresía y contradicción al respecto

"Es la persona que vendería su alma por una moneda, la que proclama en voz más alta su odio hacia el dinero". Ayn Rand.
Bueno, esto aunque pueda sorprender a algunos, es algo muy generalizado, y fácil de ver.


Aquellos que precisamente tienen discursos incendiarios contra el dinero (sin entender qué es el dinero y su función) son aquellos que exigen aglutinarlo en mayor medida con impuestos crecientes (expoliando a la gente), son aquellos que abogan por mayor gasto público y déficit (más aglutinación y empleo del mismo), aquellos que abogan por "soberanía" monetaria para poder crear dinero de la nada sin límite (creadora de devaluaciones y pérdida de poder adquisitivo de la gente), aquellos que defienden el monopolio monetario actual de reserva fraccionaria en manos del Estado (sin competencia alguna como ocurría antes para tener pleno control del mismo y poder manipularlo a su gusto en favor de sí mismos, endeudándose sin contrapesos), aquellos favorables a las políticas inflacionistas (aumento de la oferta monetaria) para "no hacer ajustes" y crear una falsa y artificial sensación de riqueza, creadoras de burbujas y posteriores y duras recesiones...
Es la hipocresía a la orden del día la que vemos. Son los mismos además que se quejan de consumismo, cuando defienden gastar y gastar más (déficits, deudas, rescates...) monetizando la deuda hasta que el sistema se autodestruya, y que se quejan a la vez de la falta del mismo para "explicar" la crisis.
Y a la vez, son los mismos que critican las consecuencias provocadas en dicho sistema, defendiendo dichas causas, buscando chivos expiatorios quejándose de un sistema que están distorsionando y llevando a la quiebra y que se autoproclaman a la vez como la solución y la alternativa.
De contradicciones está llena el mundo, pero qué mejor estrategia que estar siempre en los dos lados. Así siempre están en el lado correcto.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada