miércoles, 17 de agosto de 2016

Otra muestra del fracaso y la inviabilidad del socialismo y el porqué sigue resultando atractivo

"Venezuela muere". Esto es el socialismo ahora y siempre, tras su enésimo intento. Lo pueden disfrazar como quieran. El socialismo del siglo XXI, el socialismo "con cara amable"...No importa. El resultado SIEMPRE es el mismo allá donde se aplica con mayor intensidad. MUERTE, MISERIA, HAMBRE y PRIVACIÓN de LIBERTADES cuando la gente se revuelve o intenta huir de dicho infierno, que venden como paraíso en la tierra.


Desgraciadamente, sus atractivos y utópicos mensajes siguen atrayendo a demasiada gente, que sigue pretendiendo instaurar sus fracasadas medidas pretendiendo que el resultado cambie (por arte de magia). No es una cuestión de geografía, condiciones materiales, razas, cultura, caras distintas o gestores.

Pero es muy atractivo porque su ideal nos tienta. El ser humano vive en la incertidumbre. Es propio de nuestra naturaleza. La posibilidad de acabar con dicha incertidumbre y de controlar el futuro nos atrae. Y el hombre siempre ha querido jugar a ser Dios, alcanzar la omnisciencia, por lo que la tentación a ello nos atraerá siempre. Además, el marxismo es otro modo de teología, solo que el paraíso que promete está en la Tierra. Se aprovecha de los anhelos de la gente, sus deseos de obtener sin esfuerzo y sufrimiento aquellos fines que persiguen, de los instintos bajos (tales como la envidia o el resentimiento) para acaparar a más seguidores creando chivos expiatorios de cualquier mal y eliminando cualquier tipo de responsabilidad personal en la situación personal de cada uno (lo que psicológicamente los libera y atrae). Como teología, se basa en la fe, y no en la razón, y el fanatismo es un medio mucho más poderoso que la razón para obtener afines y legión. Pues como con cualquier fanático, no importa los errores cometidos, las demostraciones teóricas o prácticas de los errores. No habrá manera (o será muchísimo más difícil) de hacerle cambiar de opinión o abandonar "su fe". A su vez, hay que entenderlo (otra respuesta al porqué de su atractivo) a través de la sicología evolutiva, tal como exponen los profesores Tooly y Cosmides (lento proceso de adaptación de la mente humana tras miles de años de procesamiento bajo un sistema radicalmente distinto al actual).

Pero no puede funcionar nunca, porque desconocen y rechazan la praxeología y el cálculo económico. Y creen que la información está dada (error que proviene de la economía neoclásica).

Sufre así de cuatro errores mortales: 1) Que toda la información se puede centralizar y un órgano centralizado (unos mandatarios o dictador de turno) puede acaparar y coordinar su contenido mediante mandatos al resto de la sociedad.
2) Que la información en el mercado es objetiva y no subjetiva (siendo además tácita).
Los otros dos errores son de tipo dinámico y son mucho más graves:
3) Ignora la capacidad creativa y su función empresarial. Se descubren continuamente nuevas cosas, medios y fines. No se puede transmitir a un órgano centralizado y director información y conocimiento que aún no ha sido creado por los empresarios. Pero el órgano director construye un artificio social mediante la ley y la coacción sin saber qué pasará mañana, pues ello dependerá de una información empresarial aún no creada hoy. Por lo que el socialismo entra en una paradoja intentando coordinar un mañana con información no creada.
4) Su característica básica: La coacción. El socialismo se basa en la imposición. Y ello tiene un impacto definitivo sobre la sociedad. En la medida en que dicha coacción sea mayor (el socialismo sea más aplicado), se limita, restringe e imposibilita la creación empresarial y la comentada nueva información, que es precisamente la que necesita el gobernante para coordinar sus mandatos.

Todo ello lleva a mostrar científicamente que la aplicación teórica del socialismo es inviable, pues no puede hacerse con la información que necesita para coordinar correctamente sus propios mandatos.

No es una cuestión de que su fracaso se deba a personas malévolas o con malas intenciones y poniendo a otras buenas se llevará a cabo. La persona más bondadosa con las mejores intenciones o más sabia seguiría fracasando rotundamente haciendo dicha sociedad un infierno, dada la naturaleza del ser humano.

Y desgraciadamente, su característica coactiva e impositiva lleva según el grado de aplicación al totalitarismo y la dictadura, como se ha podido evidenciar en todas y cada una de las puestas en práctica del denominado "socialismo real". Esto es debido al grado de descordinación que provoca al coaccionar por la fuerza el acto empresarial, que intenta resolver a su vez con más socialismo y coacción, agravando el problema que crea previamente, incrementándose todavía más el peso del Estado y su coacción sobre la población.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada