jueves, 4 de agosto de 2016

Cuba y Venezuela: el límite de la pobreza

Gina Montaner sobre los límites de la pobreza en Cuba y Venezuela.
Fuente: El Nuevo Herald
Mientras en Venezuela la gente tiene que cruzar a Colombia para encontrar víveres y en Cuba aumenta la huida en balsas de los más jóvenes, en plena crisis económica el propio gobierno cubano se permite seguir cantinfleando a costa de los ciudadanos.
En la última sesión de la Asamblea del Poder Popular, donde el recientemente cesado ministro de Economía, Marino Murillo, reconoció que el país atraviesa una delicada situación económica, hubo quienes abogaron por que se ponga “un límite a la riqueza permitida”. Se trata de otro dardo contra la iniciativa privada de los escasos emprendedores que luchan contra la elefantiasis de un estado fallido.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/gina-montaner/article90188722.html#storylink=cpy
¿Qué puede comprar un trabajador cubano con su salario mensual?
Los altos precios y la escasa oferta en tiendas y mercados continúa siendo un problema fundamental para los cubanos en la isla, donde un plato en una paladar puede costar tanto como el salario de un mes. 

Nora Gámez Torres / Al Diaz - Edición: Mario Mateo


En el cónclave, nada menos que un poeta llamado Alpidio Alonso dijo que eso no se podía aceptar “en el modelo de socialismo que nos estamos proponiendo”. Una propuesta dogmática en un país donde desde hace más de medio siglo no hay poesía que valga en medio de la pobreza y la represión.
El destino quiso que el chavismo venezolano y el castrismo cubano se casaran en los tiempos en los que el difunto Hugo Chávez y el hoy anciano Fidel Castro comenzaron a romancear ideológicamente. La revolución bolivariana pretendía ser una extensión de la revolución cubana, y en el casamiento las arras que se intercambiaron fueron el petróleo venezolano para la famélica economía de la isla a cambio de la presencia en Venezuela de médicos y de la Inteligencia cubana. Allá por el año 2000 todo apuntaba a que el discípulo de Fidel propagaría con éxito su evangelio en la Región. Y su mentor había encontrado a un providencial benefactor dispuesto a mantenerlo tras la pérdida de un subsidio soviético de unos cuatro mil millones de dólares al año, que se cortó con el colapso del comunismo en Europa del Este.
Como el destino no está escrito, la luna de miel de la alianza castrobolivariana hoy se ha trasmutado en hiel. Bajo la gestión desastrosa de Nicolás Maduro, Venezuela hace aguas y el suministro de cien mil barriles de crudo diarios (del cual Cuba reexportaba el 40 por ciento) que Chávez acordó se le hiciera llegar a Cuba, ha menguado a consecuencia de la grave crisis que atraviesa el país sudamericano.
Al gobierno de Maduro ya no le basta con el aparato policial importado de Cuba para controlar a una población que aún tiene memoria de tiempos mejores y cuenta con la representación de una oposición que se moviliza contra los atropellos. Con la escasez reinando, el chavismo abre la espita en la frontera con Colombia y ofrece al mundo el espectáculo de más de 35,000 venezolanos que cruzan en un día para comprar productos básicos como harina, café, aspirinas y compresas. El otro gran alivio a la maltrecha situación que se está viviendo lo ofrecen las remesas que los migrantes venezolanos envían a sus seres queridos.
Algo similar sucede con Cuba, una nación en quiebra y parasitaria que hasta ahora ha salido a flote gracias a los subsidios: el soviético durante 30 años, el chavista en los últimos 16 años y ahora la esperanza de que la apertura con Estados Unidos, su antiguo archienemigo, traiga a la isla los dólares de un turismo socorrido y los créditos blandos tan pronto se levante el embargo, combinados con las remesas que el exilio cubano provee a sus familiares desde hace casi 60 años.
A pesar de que Venezuela es un país potencialmente rico y con infinitos recursos naturales, el chavismo es responsable del hundimiento de la nación. En cuanto a Cuba, muy pronto el régimen castrista condenó a la población a la miseria copiando el modelo estatista de la ex Unión Soviética y convirtiéndose en un satélite de ésta. Cuando aquel grifo se cerró, los cubanos padecieron las penurias del llamado “período especial” y hoy la sombra de aquella época de hambruna y enfermedades como la neuritis óptica vuelve a asomarse.
Por eso resulta escandaloso que en sus asambleas llenas de doctrina casposa los poetas oficialistas (qué triste papel para un poeta) pretendan frenar los sueños de quienes aspiran a vivir mejor. Lo que estos señores deben preguntarse es cuál es el límite de la pobreza. En Cuba y Venezuela parece ser infinita.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada