lunes, 31 de enero de 2011

El mejor empleo: Diputado Europeo. Situación de cada país. (Política, Economía. 267)

Los políticos disfrutan de un salario muy superior al de la mayoría de ciudadanos, además de otros beneficios, como pensión íntegra tras unos pocos años de trabajo, viajes gratis, vehículo oficial, chófer... Es la situación en la que se encuentra España.

Actualmente, los parlamentarios españoles cobran un salario base de 2.800 euros brutos mensuales, a lo que hay que añadir complementos por razón del cargo que van desde los 700 euros de un portavoz adjunto, a los 9.700 euros que le corresponden al presidente del Congreso, entre dietas, gastos de libre disposición y otras variables.

En España, el debate sobre esta situación y brutal agravio comparativo se ha abierto, una práctica que no se está llevando a cabo en Europa.

Como publica El Economista, los eurodiputados están siendo blanco de las criticas debido a su situación:
"Su sueldo bruto es de casi 8.000 euros mensuales que, tras pagar euro-impuestos a tipos reducidos, se queda en un ingreso neto de unos 6.200 euros mensuales. Si a ello le incluimos las dietas y complementos para el ejercicio de su función, sus honorarios pueden fácilmente rondar la nada despreciable cantidad de 13.000 euros brutos.

Este sueldo es el resultado de un nuevo sistema de retribución introducido a mediados de 2009, en plena crisis económica y financiera, lo que significó un aumento exponencial de casi 5.000 euros para los europarlamentarios españoles. Con el nuevo sistema se igualan los salarios de los eurodiputados de todos los países, ya que hasta ahora ganaban lo mismo que los representantes gubernamentales nacionales de sus respectivos países, lo que en el caso español rondaba los 3.100 euros. La medida también intenta reforzar el control sobre los gastos y estipendios extras de los eurodiputados, que habían dado lugar a mil escándalos.

Por si fuera poco, los eurodiputados se benefician de pagar euro-impuestos para las cuentas de la UE a un tipo mucho más reducido de lo que harían si pagasen impuestos en Bélgica o en la mayoría de países en que estén destinados. Sin embargo, algunos países como Reino Unido obligan a sus eurodiputados a pagar un plus para que sea equivalente al de los ciudadanos británicos.

Asimismo, los parlamentarios europeos también tienen un régimen sui géneris de seguridad social: están cubiertos por un seguro de salud y accidentes, pero no cotizan en la Seguridad Social de su país.

Polémica en Francia

Las críticas y polémicas en torno a la remuneración y los privilegios de los parlamentarios son recurrentes en Francia. Un diputado francés percibe un salario neto de 5.250? al mes. A ello hay que sumar numerosos beneficios, como por ejemplo, dietas de 6.000?euros brutos al mes. Prácticamente un doble salario. Por si fuera poco, los coches de función, billetes de tren gratuitos y hasta 100 pasajes de avión vienen en el paquete del cargo.

Además, buena parte de los diputados franceses compaginan su cargo con otro a nivel regional o local. Eso sí, la ley impone un tope al segundo salario, de no más de 2.700? al mes. Y no pueden acumular más de dos mandatos. La función de parlamentario tampoco es compatible con la de ministro. Si integran el Gobierno deben ceder su banca.

En plena crisis por la reforma de las pensiones el pasado otoño, sus señorías decidieron reformar su sistema de jubilación. Si bien recortaron algunos de los beneficios, la pensión de los diputados franceses sigue siendo mucho más ventajosa que la de un ciudadano de a pie. Cada año cotizado cuenta como año y medio, lo cual les permite al cabo de dos mandatos cobrar unos 2.400? euros de pensión. La pensión completa ronda los 6.000.

Conflicto de intereses

Sin embargo, con el estallido del caso L'Oréal el debate sobre el conflicto de intereses y transparencia esta al orden del día. Esta semana, Nicolas Sarkozy recibió un informe que pide legislar sobre el tema. Y actualmente los diputados se plantean endurecer las penas sobre aquellos miembros de la cámara que mienten sobre su patrimonio. Una nueva ley prevé que la Comisión sobre la transparencia financiera, encargada de controlar el patrimonio de los diputados, pueda imponer multas de 30.000 euros y hasta dos años de prisión en caso de que omitan información.

Ni siquiera en Alemania, la gran locomotora de la economía europea, los diputados se libran de que sus ingresos sean motivo de crítica. Por lo general, el sueldo de los diputados germanos se situó en torno a 8.159 euros brutos de media en 2010, con independencia de las pequeñas variaciones regionales que existen. Ello implica que en los últimos seis cursos sus salarios han ido aumentando un 1,5 por ciento anual. Su salario neto, sin embargo, se queda sólo en unos 4.000 euros, debido a que de sus ingresos brutos hay que restar el 32 por ciento que pagan de impuestos y la mitad del total de su seguro médico, unos 250 euros mensuales.

Beneficios y viajes

Para compensar, entre los beneficios de que disfrutan figura el poder viajar gratis en todo tipo de transporte público con una tarjeta de la compañía estatal de ferrocarriles Deutsche Bahn, y también el volar gratis en todo el territorio alemán -el importe se les abona contra reembolso, al remitir los recibos-. Además, cada diputado suele recibir al mes unos 3.868 euros de media para costes varios, como alquiler, material, etc.

Reino Unido, igual

En otra de las grandes potencias económicas europeas, Reino Unido, el sueldo anual de los diputados británicos es de 79.500 euros, pero, adicionalmente, los 650 representantes en la Cámara de los Comunes reciben partidas para pagar al personal que trabaja en su Gabinete, así como para garantizar las estadías en Londres de aquéllos que no representen a un escaño de la capital y por los viajes desde su circunscripción al Palacio de Westminster.

A diferencia de los recortes de otros legislativos con motivo de la crisis, el detonante de la revisión en el caso británico fue el escándalo de los gastos descubierto en 2009. Una explosiva cadena de revelaciones iniciadas por el Daily Telegraph en torno a los abusos cometidos durante años llevó a una reforma del sistema que entró en vigor tras las elecciones de mayo. Desde entonces, todos los pagos y reclamaciones son supervisados por la Autoridad Independiente de Estándares Parlamentarios. Además, los parámetros se han modificado. Los diputados pueden solicitar un máximo de gastos de 24.000 euros, de los que un total de 21.000 pueden destinarse al alquiler de una vivienda.

Italia, a su ritmo

A pesar de todo, ningún diputado tiene condiciones tan ventajosas como los de Italia. Con un sueldo medio anual que supera los 150.000 euros, los miembros del Parlamento italiano son los que más ganan de Europa. Su retribución es compuesta por un salario base de 5.000 euros al que hay que añadir varios beneficios adicionales, como 3.000 euros para pagarse un asistente y 4.000 euros de ayuda para el alquiler. Hasta hay un reembolso para los gastos relacionados con el "mantenimiento de la relación con los electores". Por si su sueldo no fuera suficiente, durante su mandato, tiene el derecho a seguir con su propia actividad profesional.

Esto sólo es el vil dinero, lo demás son privilegios: en Italia los miembros del parlamento pueden viajar gratis en autobús, tren, avión y coche (no pagan peaje en las autopistas), entran gratis en cines y teatros y hasta tienen en la Cámara un restaurante de lujo que les cuesta como un comedor. Para su bienestar, en el interior del palacio del Congreso tienen, a parte de un peluquero, una sauna reservada. Además, disponen de un seguro sanitario integrado y gozan de facilidades para conseguir su hipoteca y consiguen con sólo 5 años en el Parlamento el derecho a la pensión. Además, el costo para los contribuyentes es significativo, ya que el Parlamento italiano es uno de los más numerosos en Europa con casi 950 miembros (630 diputados y 315 senadores).

La anunciada reducción del numero de diputados y senadores lleva años estancada. Sin embargo, el pasado julio la Cámara de Diputados decidió aprobar un corte del 10 por ciento al sueldo de sus miembros. La medida levantó muchas protestas y finalmente se decidió cortar sólo algunas voces de la retribución: los políticos transalpinos tendrán que renunciar apenas a mil euros de su supersueldo."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear