viernes, 7 de enero de 2011

Las 5 grandes incoherencias de la ley antitabaco. (Política, Economía. 250)

La prohibición de fumar en bares y restaurantes, que entró en vigor el domingo, se está llevando a cabo con normalidad, pero con una serie de puntos negros que ponen en evidencia la coherencia de esta nueva normativa. Y vaya por delante que estoy de acuerdo en no permitir fumar en lugares públicos, debido a que el fumar no te perjudica solo a tí, sino que estás dañando a otras personas, y por tanto tu libertad atenta contra la libertad de otras personas. Pero lo cierto es que la gestión previa a la ley y la ley misma es incongruente como se pone de manifiesto en algunos aspectos aquí (aunque hay más).

De lainformación.com:

"1-. El tabaco es malo para tu salud, pero bueno para mi bolsillo: Posiblemente, la mayor incoherencia de la nueva normativa consiste en prohibir totalmente el consumo de tabaco, salvo en el espacio privado, pero permite que el Estado se siga lucrando de este vicio tan nocivo para la salud. De hecho, hace apenas un mes que el Gobierno aplicó su última subida de impuestos al tabaco, un 28%, una medida dirigida a conseguir 780 millones de euros adicionales para enderezar sus enclenques cuentas.

2-. No te dejo fumar, pero sí te dejo vender: La anterior normativa antitabaco, prohibía la venta de este producto en aquellos locales donde estaba prohibido su consumo. Sin embargo, la nueva ley permite vender en bares y restaurantes, a pesar de que ahora ya no se podrá consumir dentro de sus cuatro paredes, e, incluso, permite que establecimientos donde se había prohibido su venta, como gasolineras, puedan volver a dispensarlos. Con estas operaciones, los comerciantes obtienen un beneficio de 15 céntimos por cajetilla; el Estado, casi 3 euros.

3-. Prohibe fumar, pero no eches a quien fume: Uno de los puntos más criticados por los empresarios de locales nocturnos es que la nueva normativa no les confiere poder legal para echar de sus establecimientos a quienes decidan encenderse un cigarrillo. Esto es así porque la regulación de los servicios de admisión son competencia autonómica, ésta no se ha modificado y sólo contempla unos poco supuestos para vetar a alguien, como el consumo de drogas ilegales, categoría bajo la cual no está incluido el tabaco, ya que esta norma prohibe su consumo, pero mantiene su legalidad, lo que permite al Estado seguir recaudando vía impuestos.

4-. Respeta la ley del tabaco y sáltate la del alcohol: Los empresarios del ocio nocturno denuncian que la policía nunca ha hecho nada para evitar la venta ilegal de latas de cervezas y alcohol en la puerta de sus bares y discotecas. Esta práctica, que hasta ahora les robaba negocio, amenaza con convertirse en la alternativa a estar dentro del local y, de hecho, los empresarios de la noche prevén un auge del botellón y de gente bebiendo en la calle. Ellos, poco podrán hacer para evitarlo porque, aunque les prohiban sacar la copa del local, ésta se podrá comprar en la misma calle gracias a los famosos lateros.

5-. Los bares respetan la ley mejor que los hospitales: Una curiosidad, que no deja de ser una incoherencia, de estos primeros dos días de Ley Antitabaco es que su cumplimiento ha sido más estricto en bares y restaurantes, es decir, negocios privados, que en las puertas de hospitales o parques infantiles, sitios públicos donde la obligación de velar por el correcto cumplimiento de la Ley corresponde a la Administración."

Artículos Relacionados por categorias


2 comentarios:

  1. Comparto varios aspectos de lo dicho en el artículo. Me parece que esta Ley tiene varias lagunas e incoherencias como bien se dice. Lo único que quiero recordar es que con esta reforma ( la ley antitabaco es del 2005 ) se pretende proteger a los que no fuman y no me parece adecuado criticar al Estado y acusarle de usurero por cobrar unos impuestos que a mi juicio son necesarios.¿ O es que es mejor prohibir la venta y el consumo como con las otras drogas?. De nada serviría la prohibición total del tabaco porque no disminuiría( al menos esta es mi opinión ) su consumo y además no se recaudaría dinero para financiar campañas de prevención y de publicidad que alerten contra el daño que causa a la salud el susodicho vicio ( o es que todavía queda gente que fuma por "placer" ). Si nos ponemos serios y enfadados tendríamos que prohibir el café ( pobres "amantes" del café que no pueden pasar el día sin sus tacitas de rigor ), el alcohol ( con sus lamentables consecuencias como cirrosis, cáncer de boca, binomio mortal que forma al volante, etc,..) y no parece muy inteligente hacerlo, no?. Lo que tampoco veo bien es que se ataque al fumador y se le arrincone con una severidad innecesaria, por eso no encuentro desacertado que los bares y restaurantes puedan expender las cajetillas, ¿ dónde irían los fumadores a comprar en casos de urgencia "nicotínica"?, los estancos cierran a una hora normal y ya sabemos que algunas veces las noches se alargan, bueno solamente quería decir esto..muchas gracias 1 saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Pues estoy bastante de acuerdo contigo. Creo también que se producen incongruencias o errores como el coste que han llevado a cabo muchos establecimientos para nada y que no le devolverán. En cuanto a la usurería del Estado, tampoco creo que sea muy ético decir que prohibe dejar fumar en x sitios porque es malo para la salud pero permito la venta y me forro con ello. Y tampoco parece muy ético que 16 de cada 20 cigarrillos (84%) son impuestos, es decir, que se los fuma el Estado. Pero claro, eso es como todo, como yo no soy fumador, pues encantado. Hasta que la broma te la hacen a tí.
    Pero estoy contigo en que no prohibiría el tabaco y cada vez menos las drogas en general.
    Pero como tú, no veo bien este ataque contra los bares y demás, no solo por expender cajetillas sino incluso el fumar si se cumplieran unos requisitos más severos, como una separación física entre lugar permitido y no permitido (ahora había lugares en que era un cachondeo, y la separación no era física, sino que simplemente a partir de una mesa se podía fumar y ale), o que las zonas de fumadores sean de autoservicio, como en otros países...Creo que hay otras fórmulas sin atacar el derecho a la libertad y la propiedad privada, bajo unos requisitos para no afectar tampoco a la gente no fumadora.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Twittear