martes, 20 de septiembre de 2016

Ciudadanos y el pensamiento ‘buromagico’

Javier Benegas se hace eco de la acertada crítica de Benito Arruñada a Ciudadanos, otro partido que crea burocracia "incluso sin querer", evidenciando algunos defectos ciertamente graves del partido. 

Artículo de Voz Pópuli: 
El pasado 11 de septiembre, Benito Arruñada, Catedrático de Organización de Empresas en la Universidad Pompeu Fabra y hombre con la cabeza bastante bien amueblada, ponía el dedo en la llaga a propósito de un artículo escrito conjuntamente por Jesús Alfaro y Luis Garicano sobre el caso Soria, pieza publicada, cómo no, en el diario El País. La frase escrita en Twitter por Arruñada, tras leer la pieza de marras, era tan concisa como demoledora: “…Crean burocracia incluso sin querer. ¿Será genético?”

A este respecto, en el “timeline” de Benito Arruñada aparecen otras apreciaciones que apuntan de forma directa y certera al principal defecto de Ciudadanos y sus terminales “racionalizadoras”: el pensamiento “buromagico”; es decir, esa visión fruto de la abrumadora presencia en la dirección del partido de funcionarios, leguleyos y académicos que evidencian una peligrosa arrogancia.
Se hace cada vez más evidente que la sociedad española no está ni de lejos simétricamente representada en el partido de Villegas, Rivera y Garicano. Que tampoco en Ciudadanos tienen demasiado aprecio por la sociedad abierta y, en consecuencia, no terminan de cuajar como alternativa, aun a pesar del lamentable espectáculo que están dando los partidos tradicionales. Siendo justos, hay que decir que esta carencia no es ninguna novedad en la política española, pero no se entiende que en Ciudadanos se vendan a sí mismos como “nueva política” cuando su mentalidad es en realidad muy vieja, tan vieja al menos como la invención de la macroeconomía. Y es de temer que muchas de sus iniciativas, si algún día fueran aplicadas, harían más mal que bien a esa parte de la sociedad que no sólo vive al margen de la Administración sino que sobrevive aun a pesar de ésta.
Diríase que Ciudadanos ha decaído hasta quedarse en un invento con el que parchear el Estado desde dentro y, después, relanzarlo como la quintaesencia del progreso. Tal vez sea por eso que no ven más allá de las narices de una Administración convertida en el ser o no ser de la existencia humana. Y tal vez sea por eso también, como apuntaba Arruñada, que crearán más burocracia aun sin proponérselo. No entienden, o no quieren entender, que el problema de la Administración es su tamaño. Y esto, evidentemente, no se arregla creando nuevos organismos que supervisen a los existentes, tampoco cambiando de organigramas, sino simplificando el invento, imponiendo un drástico régimen al monstruo. Pero en Ciudadanos no hay un valiente no ya dispuesto a explicárselo al gran público, sino a los colegas de esa Administración en la que han echado los dientes.
Esta cerrazón en que ha devenido Ciudadanos tiene a su vez derivas muy preocupantes. Una de ellas es la comprensión netamente tecnocrática de la acción política y la obsesión por redistribuir la riqueza. Otra es la renuncia a la política constitucional y su suplantación por una orgía de medidas arbitristas –una especie de “pedrea”, en acertada expresión de Arruñada- que le deja a uno estupefacto.
Respecto a la obsesión por redistribuir la riqueza, tiene mucho que ver con la corriente de ex militantes del PSOE que en su día recalaron en UPyD y después, cuando el partido magenta se negó a fusionarse y certificó su defunción, saltaron en paracaídas al partido naranja; pero también tiene relación con un núcleo democratacristiano que mezcla convicciones religiosas y políticas; y por supuesto, con esa pulsión del burócrata por convertir todas las incertidumbres humanas en competencias administrativas. Ni que decir tiene que, en consecuencia, detrás del cientificismo que exuda Ciudadanos hay también un prejuicio moral mal disimulado, fruto de una inconveniente mezcla entre socialismo, distributismo cristiano e intereses de grupo.
Dicen que la política es el arte de lo posible. Y debe ser verdad. Aunque el aserto bien valdría para cualquier actividad, incluso para la vida misma. En cualquier caso, parece evidente que en España el arte de lo posible da para muy poco, cada vez para menos. Y es una pena, porque, por más que a Rosa Díez le moleste, en Ciudadanos también hay buena gente, arriba y abajo, gente capaz, honesta y preparada. Pero parece que el partido se les ha ido de las manos, que no han sabido o no han querido abrirlo a la sociedad, que no han entendido que para hacer política de una forma mejor a como se ha venido haciendo, era necesario sumar también a otro tipo de perfiles, personas con una experiencia práctica y una visión de la que carecen funcionarios, académicos y juristas. Lamentablemente, el mundo de lo real no se puede explicar en una pizarra, ni siquiera en mil "papers". Sin embargo, en Ciudadanos parecen empeñarse en lo contrario con su pensamiento "buromagico".

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada