viernes, 30 de septiembre de 2016

Fidel Castro, un legado devastador

Pedro Corzo sobre el devastador legado de Fidel Castro en Cuba.
Fuente: El Nuevo Herald
La historia de Cuba lamentablemente no podrá ser escrita sin hacer referencia al mandato de Fidel Castro. Ha sido el personaje más destacado de la historia nacional en los últimos 60 años. Su figura trascendió las fronteras de la isla y su gestión política situó al mundo al borde de un holocausto nuclear.
Castro irrumpió en la política cubana a través del pandillerismo universitario. No tuvo éxito en su propósito de convertirse en líder de la FEU, pero sí tuvo la capacidad de asociarse con los grupos más violentos que operaban en la década del 40 en la Universidad de La Habana.
Su capacidad para sobrevivir se desarrolló entre aquellas familias mafiosas. Aprendió a mezclar la violencia con la adulación. Su agudo sentido de la oportunidad le sirvió mucho. Audaz, inteligente y manipulador, se rodeó de un grupo de incondicionales que le han sido fieles por décadas.
El cuartelazo militar fue el caldo de cultivo perfecto para el mejor desarrollo de sus “talentos”. La crisis que generó en la sociedad cubana el golpe del 10 de marzo, fue anillo para su dedo.
El pandillero se transformó en revolucionario, una especie de deidad de la sociedad cubana de la época que sintetizaba todas las virtudes del Príncipe Azul de las novelas románticas del siglo XIX.
El sentir revolucionario se transformó en una especie de religión particularmente cruel. Hijos se enfrentaban a los padres. Las familias se dividieron. Los amigos desaparecieron. La desconfianza y la duda se propagaron por toda la sociedad. En cada cuadra había una jauría de perros rabiosos listos a morder por cualquier hueso. Delatar era un deber, el callar, traición a un estado celoso de sus prerrogativas.
El totalitarismo se dio nuevas leyes. Las parodias de procesos legales permitían asesinatos públicos. Se fusiló en parques, cementerios y detrás de las escuelas. Se militarizó la sociedad. Se implantó el terror. Se impuso un paradigma que promovía el odio y el tableteo de las ametralladoras para resolver las diferencias. Las bases culturales y morales de la nación, como parte de un Plan Nacional que pretendía recrear la conciencia ciudadana, fueron quebradas para introducir nuevos valores y dogmas.
Decenas de miles de personas fueron a prisión. Miles más partieron al exilio. La censura se impuso en todo el país. La libertad intelectual desapareció. Se estableció un estricto control de los medios informativos. Las religiones fueron enclaustradas en sus templos y sus practicantes reprimidos. Una especie de nueva devoción impuso sus propias tradiciones, cultos, lutos y fiestas.
En la isla se ha establecido una nomenclatura que ha disfrutado sin interrupción del poder absoluto y de las prerrogativas que del mismo se derivan. Se instituyó una aristocracia artística, deportiva e intelectual, en la que cualidades notables estaban supeditadas al compromiso político.
Las Fuerzas Armadas de rendir tributo a un ejército y nación extranjera, han mutado a una corporación empresarial corrupta en la que los jerarcas se enriquecen y la población vive en la miseria.
El pudor se escabulló en la promiscuidad y la prostitución, presentes en toda sociedad pero siempre cuestionada, se reconcilió con la comunidad para ser aceptada como práctica común, porque lo importante es “sobrevivir” sin interesar lo que hubiera que dar o hacer a cambio.
El castrismo es el principal responsable de la corrosión moral que amenaza extenderse a toda la nación. La soberanía personal ha sido sustituida por la dependencia del estado. La disciplina laboral se ha extinguido. Acabó con la fortuna de los ricos para distribuir mejor la miseria. El extranjero se transformó en primer ciudadano. En los inicios, el privilegio se sustentaba en la política, en la actualidad en dólares o en ambos atributos.
En el país se ha establecido una dictadura familiar. Un régimen dinástico que pretende una transición política y económica en el marco del castrismo en el que paulatinamente exista la posibilidad de que los esclavos puedan tener aire acondicionado en sus barracones, pero no la libertad de escoger la forma de gobierno y sociedad de sus deseos.
Fidel Castro deja una herencia lamentable. Los números son rojos, no sólo porque las cuentas están en negativo, sino porque rojos son los sufrimientos de millones de personas y rojos por la sangre derramada.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada