jueves, 22 de septiembre de 2016

Radio Carmena, un pozo sin fondo propagandístico

Antonio José Chinchetru analiza el propagandístico pozo sin fondo de la nueva radio de Podemos (Ahora Madrid) en Madrid, otro atentado contra el bolsillo, el empleo (sí contra el empleo) y la libertad de sus ciudadanos. 
Propaganda, adoctrinamiento, colocación y dinero de terceros a afines y despilfarro de dinero de los ciudadanos que daña la economía y crea muchos costes de oportunidad.
Cosas de la emergencia social...otra hipocresía más...

La nueva política de Podemos apuesta por la más vieja política con la puesta en marcha de la emisora M21, a la que también se conoce como “Radio Carmena”. Disponer de un medio pagado con dinero público para tratar de dirigir a la opinión pública es un anhelo común de gran parte de gobernantes en todo tiempo y lugar. Y Ahora Madrid no ha querido evitar sucumbir a la tentación de poner uno en marcha.
Rita Maestre y sus compañeros de filas niegan la mayor y dicen que se tratará de un servicio público. Es algo lógico, ningún político admite que quiere usar el dinero de los ciudadanos para adoctrinarles. Pero los detalles que se van conociendo del proyecto no dejan lugar a dudas. Al frente de la emisora se ha puesto a Jacobo Rivero, autor de una biografía de Pablo Iglesias que más bien merece el calificativo de hagiografía. En el libro se retrata un líder de Podemos en el que todo es virtud y nada es defecto o pecado. La entrega del escritor al personaje es absoluta.
El periodista en cuestión tiene un amplio curriculum, en el que destaca su trabajo para la chavista Telesur y colaboraciones con diversos medios de la órbita ideológica de la formación morada, incluyendo Ford Apache y La Tuerka. Llamativamente, en su trayectoria profesional no parece hasta ahora haber tenido mucho espacio la radio.
Pero no acaba ahí la cosa, ya sabemos que se van a destinar más de 600.000 euros a pagar tertulianos y colaboradores. Entre ellos lo más probable es que abunden comentaristas próximos a Podemos, defensores a capa y espada de este partido y su filial Ahora Madrid. Pero casi seguro que entrarán otros en principio críticos. Es una vieja estrategia destinada a comprar voluntades. Se les pagará una generosa gratificación, en agradecimiento a la cual muchos suavizarán las críticas a Carmena y compañía tanto en la emisora como en los otros medios en los que trabajen. Esto, además servirá al equipo de Rivero de coartada para mostrar una supuesta imparcialidad.
Eso sí, preparémonos para cuando haya un cambio de poder en el Ayuntamiento. Es bastante probable que el siguiente equipo de Gobierno no desmantele la emisora. Por una parte, cuando un político osa cerrar un medio público saltan enseguida voces acusándole de atentar contra la libertad de expresión, lo cual no es cierto. Y pocos quieren enfrentarse a un desgaste de imagen así. Por otra, una vez que se tiene una herramienta de propaganda así ya creada, resulta el gobernante no suele querer renunciar a ella. Eso sí, habrá cambios en la dirección y Rivero será sustituido por un equivalente de otro partido. Y ahí llegarán las acusaciones de querer manipular por parte de quienes se hayan aprovechado políticamente de M21 hasta el momento.
Hasta entonces, el dominio político de Radio Carmena por parte de Ahora Madrid está asegurado. El equivalente al Consejo existente en otros medios públicos será una comisión de control formada por tres personas encargadas de supuestamente velar por el cumplimiento de los objetivos legales de la radio. Uno de ellos será representante de la empresa pública Madrid Destino, que depende del Gobierno municipal. Otro representará a la Agencia para el Empleo de Madrid, dependiente también del Ayuntamiento. Y el tercero directamente estará a las órdenes de Rita Maestre. Si da alguien serán independientes será de la oposición y los ciudadanos, pero no de quien manda en el consistorio.
Carmena, Maestre y compañía tratan de convencernos de las virtudes del proyecto diciendo que será una emisora que funcionará como una “escuela de radio”, en la que harán práctica muchos estudiantes. Si algo no falta en estos momentos en España en general ni en Madrid en particular es profesionales de ese medio sobradamente preparados. De hecho, no hay mercado para ellos.
En los últimos años las grandes cadenas, empezando por la SER y la COPE (sin contar el cierre de ABC Punto Radio), han despedido a muchísimos, por lo que las empresas del sector no tienen problemas para conseguir profesionales si los necesitan. Además, y para quien se quiere iniciar en el medio, ya existen facultades de Ciencias de la Información y numerosas academias y escuelas privadas de radio, sin contar con que todas las emisoras contratan como becarios a muchísimos estudiantes.
Radio Carmena va a ser un pozo sin fondo. La inversión inicial es de 727.000 euros y el presupuesto para el año que viene es de 1,3 millones. Ese dinero lo pagaremos todos los madrileños, sin tener derecho a decidir si queremos que se gaste en eso o no. Nuestra capacidad de decidir se limitará a escuchar la emisora o no hacerlo.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada