jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Hay razones suficientes para estar preocupados ante la posibilidad de que estemos en una situación similar a la que teníamos en 2007

Muchas son las voces que indican que la situación actual es mucho mejor que la del 2007, y que lo peor de la crisis se ha dejado muy atrás. ¿Pero hay razones suficientes para estar preocupados por una nueva crisis, o son imaginaciones?. 


La realidad es que las razones existen, los problemas no se han solucionado, y las medidas llevadas a cabo simplemente o bien están incrementado los problemas potenciales o bien están creando nuevos que sustituyen a los anteriores.


El problema de deuda e inflación de activos previos se está tratando con más deuda e inflación de nuevos activos (una burbuja para sustituir una burbuja previa) pero cada vez más grande y extendida con repercusiones más severas.

¿Y qué es lo que está ocurriendo fruto de estas más que erradas e intrusivas políticas monetarias que se están llevando a cabo por parte de las autoridades políticas (para precisamente intentar erradamente solucionar las consecuencias de sus erradas e intrusivas políticas previas?

-Nueva burbuja de activos (bonos, inmobiliaria, acciones, bienes raíces...).
-Incremento exponencial de la deuda y emisión monetaria para combatir la deflación causada por el estallido de la burbuja financiera previa.
-Esclerotización de la economía (estancamiento del crecimiento económico).
-Pésimos incentivos para el ajuste estructural que permita crecimiento sano a largo plazo.
-Consumo de capital buscando el consumo y no el ahorro (descapitaliza la economía reduciendo su crecimiento a largo plazo con pésimas consecuencias para la productividad y la generación de riqueza).
-Creación y mantenimiento de sobrecapacidad productiva (no permite ajustes, dilapida recursos con altos costes de oportunidad, desincentiva la inversión productiva, asigna recursos de economía productiva a economía no productiva, implicando mayores impuestos, trabas a la eficiencia....
-Represión financiera (desesperación política para buscar crecimiento a corto plazo y obligar a todos a aumentar el riesgo creando burbujas e incentivando el error de todos, estimulando además errores empresariales, endeudamiento masivo que trae peores consecuencias a futuro un daño mucho mayor para todos, sacrificando el crecimiento sano y estable de largo plazo.
-Mayor dependencia del poder arbitrario político (con los errores y peligros diversos que ello conlleva).
-Creación de nuevos desequilibrios y destrucción de la cooperación social internacional, de la adecuada división internacional del trabajo y potenciación de odios, populismos, desafección y confrontaciones internacionales (guerra de divisas, aumento del proteccionismo, reducción del comercio, desajustes productivos varios, creación de severos problemas en otras latitudes...).
-Creación creciente (y esto supone un muy serio problema a medio y largo plazo) de pérdida de valor de la moneda generalizada y pérdida de confianza en la moneda fiat.
-Distorsión creciente de los mercados, y de su evolución respecto a la economía dado el mayor peso de las políticas de bancos centrales (cuanto peor va la economía mejor a veces para los mercados por la confianza en mediadas crecientes de bancos centrales), dependencia que hace a la economía y mercados un drogadicto que ya no puede vivir sin dicha droga y quitarla trae consecuencias cada vez más desagradables...

Hay cosas que obviamente han mejorado, hay ajustes que sí se han llevado a cabo en ciertos lugares, riesgos que se han reducido. Pero todo está distorsionado y tapado por dosis nuevas de emisión monetaria que disimulan los problemas y crean una cierta estabilidad artificial con problemas de mejora futuros.

Por poner un mejor ejemplo, con China y las voces que dicen que ya todo está bien y que no había fundamento o era una exageración porque "China no ha explotado". Lo que ocurrió es que China duplicó nuevamente su deuda en los 18 últimos meses (y la ha multiplicado por cuatro desde 2008), inyectando dinero a su economía. La estabilidad viene de multiplicar su deuda. Otra cosa es cuán sostenible y duradero es eso. Hablamos ahora de que emite 4 unidades de deuda para crear una de PIB. La capacidad de repago de deuda se deteriora, sus empresa cada vez más no generan rentabilidad por encima de su coste de capital y la nueva deuda genera menor crecimiento y mayor estancamiento. Y esto no me hace ser optimista en el medio plazo.



Confiemos en que los riesgos se vayan diluyendo, el crecimiento prometido cumpliéndose, la productividad aumentando vía además nuevas innovaciones tecnológicas permitiendo así mejorar el crecimiento y diluir la deuda...pero eso es confiar mucho...

A corto plazo se irán tomando aún diversas medidas (así son de fracasadas sus promesas y así están de desesperados) que ya están estudiándose para llevarse a cabo ante crecientes problemas (dar un paso más en la desconocida senda que están pisando).


Pero en el medio y largo plazo, avanzar hacia una mayor intensidad de las mismas es un camino al abismo…que no se sabe cuando acontecerá, pues ocurre cuando menos se espera...

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada