sábado, 29 de noviembre de 2014

Tarragona prohíbe exhibir en los escaparates souvenirs que no sean de la cultura catalana

Otro buen ejemplo de lo que implica el poder político. Ataque constante a las libertades de los ciudadanos para imponer sus decisiones e intereses propios (que no los de sus ciudadanos).
Otra medida intervencionista absurda (pero con fines políticos) a la que siempre buscan una justificación.

El nacionalismo (el mayor mal del siglo XX) se basa en crear enemigos externos para crear lazos con sus votantes haciéndoles ver y creer que los intereses del Estado coinciden con los intereses del ciudadano para que éste acepte su creciente poder, haciendo ceder al ciudadano libertades en favor de una falsa seguridad y protección.

Además, es bien conocido que el enaltecimiento y la creación de un sentimiento nacionalista crea una sumisión y persuasión mucho mayor haciendo que uno anteponga siempre el sentimiento a la razón.

Artículo de Voz Pópuli: 
Prohibido exponer artículos en el exterior de los escaparates... salvo "que hagan referencia a la cultura popular y tradiciones de Catalunya". El nuevo reglamento del Ayuntamiento de Tarragona, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, pretende poner coto a la ocupación de la vía pública por parte de determinados negocios, hasta ahora sin restricción alguna. Según publica La Vanguardia, en el caso de las tiendas de souvenirs la normativa hace una distinción especial y solo se podrán exponer en la calle productos dirigidos “a la promoción turística de la ciudad y difusión de sus valores patrimoniales y culturales”.
Tal restricción implica que el resto de productos, entre ellos los que representan la marca España a los ojos del turista -tales como artículos relacionados con toros y sevillanas-, se seguirán vendiendo, pero en el interior de los locales. Los objetos permitidos tendrán “usos de regalo, recuerdo, adorno o reclamo y serán de pequeño formato, como postales, dedales o imanes”, dice el texto.
Por razones de salubridad, movilidad y estética, señala La Vanguardia, el Ayuntamiento quiere regular la exhibición que los comercios hacen de sus productos. De esta manera, solo permitirá que los escaparates que invaden la calle expongan cuatro tipo de productos: agroalimentarios, flores y plantas, prensa y papelería y artículos de promoción turística... pero de Cataluña. 
El Consistorio considera necesario liberar de expositores vías como la calle Major y así permitir a los turistas disfrutar de la arquitectura con mayor tranquilidad. El incumplimiento de la nueva normativa municipal será considerado infracción grave de la ordenanza general de convivencia ciudadana y uso de los espacios públicos de Tarragona y será sancionado con una multa de hasta 400 euros.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear