miércoles, 12 de noviembre de 2014

Un juez del Constitucional gastó 473.000 € sin justificar en 'protocolo' cuando era rector

Otra muestra más del mal uso del dinero del contribuyente por los gestores y responsables públicos. 
Un goteo sin límite que hipoteca la vida de los ciudadanos en beneficio de los que viven del erario público (directa o indirectamente). 


Artículo de El Confidencial:

Pedro González-Trevijano, magistrado del Tribunal Constitucional a propuesta del PP, gastó en solo cuatro años más de 473.000 euros sin justificar en "atenciones protocolarias y representativas" durante su etapa como rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), cargo en el que cesó en mayo de 2013 para incorporarse al Alto Tribunal. Pese a recibir tres requerimientos judiciales para que entregase el "listado desglosado de gastos y sus correspondientes justificantes", González-Trevijano se negó reiteradamente a hacerlo. Ahora, los gerentes de la universidad que trabajaron a sus órdenes se enfrentan a una querella por desobediencia presentada por un catedrático de la URJC, que ha sido admitida a trámite.

En 2009, González-Trevijano gastó 126.920 euros en "atenciones protocolarias y representativas", exactamente la misma cantidad que al año siguiente. En 2011 fueron 121.843 euros, y en 2012 la cifra se redujo ligeramente hasta los 107.980, según los documentos de la URJC a los que ha tenido acceso El Confidencial

Pero, sorprendentemente, la partida casi desapareció en 2013, coincidiendo con la marcha de García-Trevijano al Tribunal Constitucional, cuando se consignaron tan sólo 2.000 euros para atender esos gastos.

Los hechos, inicialmente denunciados por la revista La Marea, se remontan al 12 de septiembre de 2011, cuando el catedrático y exvicerrector de la URJC David Ríos publicó en su blog personal un mensaje anónimo que, además de denunciar los desmesurados gastos de representación de González-Trevijano, aseguraba que el rector y los gerentes de la universidad cobraban comisiones ilegales por la adjudicación de contratas audiovisuales, informáticas y de obras. El ahora magistrado del Tribunal Constitucional presentó entonces una querella contra Ríos por injurias y calumnias, y éste retiró el mensaje porque, aunque no fue su autor, era el responsable de su publicación por estar alojado en su página web.
Pinche para ampliar el gráfico con los gastos protocolarios.Pinche para ampliar el gráfico con los gastos protocolarios.

González-Trevijano no se dio por satisfecho y siguió adelante con la querella. El abogado de Ríos, Jorge González, pidió entonces al Juzgado de Instrucción número 23 de Madrid que reclamara al rector el listado completo y detallado de sus gastos de representación. La juez María Inmaculada Iglesias admitió esa diligencia de prueba, y el 21 de enero de 2011 dictó una providencia, dirigida al gerente general de la URJC, en la que requería el "listado desglosado de gastos y sus correspondientes justificaciones con el fin de determinar si los hechos denunciados [por González-Trevijano] son constitutivos de delito de injurias".

El gerente de la URJC, siguiendo las instrucciones de González-Trevijano, se limitó a remitir al juzgado una copia de los presupuestos de la universidad, en los que simplemente figuraban las partidas anuales destinadas a gastos de representación, pero sin desglosar ni justificar. Tres meses más tarde, el 1 de abril de 2011, la juez dictó una nueva providencia en la que volvía a pedir a la gerencia de la universidad el "listado desglosado de gastos y sus correspondientes justificantes referidos a los conceptos de gastos diversos, atenciones protocolarias y representativas".
Pinche para leer los requerimientos de la juez a Trevijano..Pinche para leer los requerimientos de la juez a Trevijano..

García-Trevijano recurrió este segundo requerimiento de la juez, primero mediante un recurso de reforma y más tarde con un recurso de apelación. Pero la juez Iglesias, con el respaldo del fiscal, rechazó ambos, y por tercera vez exigió a la gerencia de la universidad, a través de un auto notificado el 11 de junio del pasado año, el "urgente cumplimiento" de la diligencia acordada; es decir, que la URJC justificase documentalmente en qué gastó el rector 473.000 euros entre 2009 y 2012. Esta vez tampoco hubo respuesta. En lugar de eso, García-Trevijano, que acababa de ser nombrado magistrado del Tribunal Constitucional, retiró la querella contra Ríos y desistió del procedimiento. De este modo, evitaba entregar el desglose de gastos que reiteradamente le había reclamado la juez.

El abogado del magistrado, Carlos Aguilar, justificó su petición de archivo de las actuaciones contra Ríos argumentando que, al haber cesado González-Trevijano como rector de la URJC, "en tales circunstancias considera mi representado que su actual cargo de magistrado del Tribunal Constitucional aconseja preservar sus funciones institucionales, aunque ello suponga incluso una autolimitación de sus derechos personales". 

Ríos, sin embargo, no se dio por vencido, y presentó entonces una querella por desobediencia contra el exgerente general de la URJC, José María Bethencourt, y la actual gerente, María Teresa Sánchez Magdaleno. Según el catedrático, González-Trevijano había desistido de la querella por injurias "con la única finalidad de evitar que se remitieran las facturas solicitadas, frustrando así la intención investigadora" de la juez Iglesias. La querella fue admitida a trámite por el Juzgado de Instrucción número 1 de Móstoles –donde tiene su sede central la URJC– el pasado 20 de diciembre.

Pinche para leer el auto de admisión a trámite del juzgado.Pinche para leer el auto de admisión a trámite del juzgado.

García-Trevijano, en conversación telefónica con este diario, aseguró que los 473.000 euros en gastos de representación durante sus cuatro últimos años al frente de la URJC "no se pueden imputan al rector, sino al rectorado. No son gastos de García-Trevijano, y además están fiscalizados por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid". A la pregunta de por qué se negó reiteradamente a cumplir las resoluciones judiciales que reclamaban el listado de gastos justificados, respondió: "Porque la asesoría jurídica de la universidad entendía que no debía entregarlo". Y añadió: "A título personal, yo no he recibido ningún requerimiento del juzgado".

Al ser preguntado por el uso que dio a esos 473.000 euros, el magistrado del Tribunal Constitucional respondió: "Copas de vino en la apertura del año académico, flores para diversos actos, medallas y placas en la fiesta de Santo Tomás de Aquino...". Un portavoz del actual rector de la URJC, Fernando Suárez, tampoco quiso precisar la relación detallada de esos gastos o las razones por las que la partida de protocolo y representación del rectorado se ha reducido a 2.000 euros anuales tras la marcha de García-Trevijano. 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear