lunes, 11 de septiembre de 2017

Maduro dice ahora que está dispuesto a convertirse en "un dictador" para lograr "paz económica"

El socialismo del siglo XXI es el socialismo de toda la vida. Dictadura, ausencia de libertades, represión, totalitarismo, miseria y muerte. Ah, y por supuesto, creación de múltiples chivos expiatorios y enemigos del pueblo (que justifiquen sus actos y su pésima deriva) junto con mucha propaganda. 

Como se advertía desde hace años cuáles iban a ser los pasos, el siguiente era precisamente este. La marcha voluntaria, la marcha atrás del socialismo y sus intromisiones en la sociedad (estos dos obviamente no se iban a producir), la guerra civil por el levantamiento y rechazo de la sociedad civil (difícil cuando se controla el ejército, a lo que se añade el ejército callejero que fue creado durante años) o la dictadura oficial (el camino evidente que iba tomando día a día, siendo ya oficiosa desde hace tiempo).
Las nuevas medidas adoptadas de aún mayor control de precios y erradicación de la iniciativa privada, es una nueva huida hacia delante. Hacia del camino de la miseria más absoluta, la total destrucción del tejido productivo, la represión por ley,  la escasez mortal y la esclavitud oficializada del pueblo. 
Artículo de Libertad Digital:
Maduro, hablando ante la ilegal Constituyente | EFE
Nicolás Maduro ha dicho que está dispuesto a convertirse en "un dictador" para garantizar los precios al pueblo y lograr "la paz económica" si no consigue hacerlo por las buenas, y advirtió de que no habla "por hablar".
"Llueva, truene o relampaguee nosotros vamos a lograr la paz económica, la prosperidad y la estabilidad de los precios (...) Lo quiero hacer por las buenas, pero si tengo que hacerlo por las malas y convertirme en un dictador para garantizarle los precios al pueblo lo voy a hacer", afirmó el mandatario en la cadena obligatoria de radio y televisión de las que se hace eco Efe.
Mientras Venezuela lleva años sumida en una espiral de hiperinflación, el ya dictador indicó que la estabilidad de los precios de los productos debe ser un "objetivo nacional" al que se unan los productores y los distribuidores.
Maduro expresó su deseo de que el proceso para lograr la prosperidad económica sea natural e insistió en criticar el caos y la especulación irregular de los precios, al subrayar que "Venezuela necesita estabilidad, un ganar-ganar".

Más controles y "fiscales populares"

El presidente consideró que se logrará la "paz económica" con las recientes medidas económicas adoptadas como un "sistema de precios acordados" y la creación de los nuevos mecanismos como los "fiscales populares" que controlen y señalen ante la Fiscalía a los comerciantes que vendan productos a precios mayores que los que fija el Estado.
Maduro anunció este jueves este conjunto de medidas económicas ante la ilegal e ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, instaurada por el chavismo, a la que entregó ocho proyectos de ley para consolidar el "modelo socialista" de Venezuela y salir de una profunda crisis de la que responsabiliza al "neoliberalismo capitalista".
La medida estrella de Maduro contra la crisis es el establecimiento de un "nuevo sistema" con el que la Comisión de Economía de la Constituyente fijará, junto a "los sectores productivos y distributivos" y "los consumidores", los precios de la leche, el pan, el aceite, el jabón, la pasta y el pollo, entre otros productos.
Este nuevo impulso al control de precios ya implantado en el país estará reforzado, según una de las propuestas del mandatario, por "fiscales" elegidos de entre organizaciones comunitarias y cuadros de la revolución, que señalarán ante el Ministerio Público a quien venda a precios superiores a los fijados.
El objetivo es perseguir y "meter presos" a esos comerciantes, a los que Maduro acusó de inflar en "un mil por ciento" el coste de los productos para enriquecerse, y del desabastecimiento y la explosión de la inflación.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear