lunes, 22 de julio de 2013

De columnas vertebrales. (Política, Economía. 1.762)

Carlos Rodríguez Braun acerca del Estado del Bienestar y las acusaciones que se realizan sobre su desmantelamiento al Gobierno:

Artículo de Libre Mercado
"El Estado de bienestar es la columna vertebral del bienestar del Estado. Cualquier otra de las múltiples coacciones de la política y la legislación podrá ser objeto de revisión y debate, pero nunca el Welfare State. De ahí el abierto respaldo de todos los partidos políticos, sin excepción, al Estado de bienestar. Un ejemplo lo brindó un destacado político del PP, Carlos Floriano, cuando proclamó que las pensiones no debían depender de "banderías políticas", al ser algo "esencial" por constituir "la columna vertebral del Estado de bienestar... las pensiones no son una cuestión de ideología, es un tema de justicia intergeneracional".
No olvidemos de quién estamos hablando. No se trata de un radical de la izquierda sino de una persona moderada, centrista, representante destacado del gran partido moderado y centrista que gobierna actualmente nuestro país. Todo el discurso que acusa al PP de liberal, toda la propaganda izquierdista que insiste en que Barbie y sus secuaces son peligrosos liberales que desean, programan y propician el "desmantelamiento" del Estado del Bienestar, todo eso no tiene base alguna. La verdad es justo la contraria: el PP no sólo no quiere desmantelar ese Estado sino que quiere fortalecerlo.
Para lograr ese objetivo, han subido los impuestos y provocado un enorme daño a la economía nacional y el bienestar de los españoles, abortando –junto con Smiley y por haber practicado exactamente su misma política de subida de impuestos– la débil recuperación registrada entre 2009 y 2011.
Para eso, para salvar el Estado de bienestar, Barbie y su pandilla reformarán el Estado. No para salvar a los ciudadanos, sino para salvar el Estado. Y ¿con qué argumentos? Pues con los mismos que esgrimen los socialistas. Y por eso alegan que el Estado de bienestar es tan importante que no debe responder a banderías políticas ni a ideologías, como no debe hacerlo la justicia.
Este es el punto central: el Estado es la justicia, la coacción que perpetra es la justicia. Dirá usted: ¿cómo puede ser justo que arrasen con nuestra libertad y con nuestros derechos? Es profundamente injusto, claro. Entonces, se vestirá la injusticia de justicia mediante la redistribución, e incluso se dirá que lo justo estriba en quitarle a usted hoy sus bienes de hoy con la promesa de quitarles a sus hijos mañana sus bienes de mañana. Y hacerlo es, nada menos, una columna vertebral que, naturalmente, no puede ser justo quebrar."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear