martes, 30 de julio de 2013

UGT-A pagó anuncios a PRISA con cargo a fondos desviados de una subvención. (Política, Economía. 1.789)

Otro gran ejemplo de los perniciosos efectos de las subvenciones en España. Extraer el dinero de los trabajadores a la fuerza (de la economía productiva que es la que genera riqueza) para dedicarlos a enriquecer a terceros con intereses varios, desviando además los recursos de su función original, otro escándalo fraudulento más. 

Artículo de Libertad Digital
"UGT Andalucía, el sindicato que lidera Francisco Fernández Sevilla tras la marcha en marzo de Manuel Pastrana, pagó anuncios a El País y a la Cadena Ser de la campaña "Así no" convocando a la huelga general de 2010 contra el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con cargo a fondos desviados de una subvención de la antigua Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía que, en realidad, debían destinarse a un curso de formación a desempleados para especializarlos en el cuidado de enfermos de Alzheimer. Así encabeza El Mundo su información sobre otro de los escándalos andaluces de UGT de los que Libertad Digital ha dado cuenta en los últimos meses.
La utilización de fondos públicos de formación para el pago de campañas publicitarias que no tienen nada que ver con los cursos a desempleados ha sido una práctica recurrente en UGT con intervención directa y personal de Fernández Sevilla, antiguo brazo derecho de Pastrana que, como ex secretario de Organización ugetista, suscribió acuerdos publicitarios con empresas del Grupo Prisa que se acababan abonando con dinero autonómico.
UGT, vía Federico Fresneda, contrató la campaña acordada el 21 de septiembre de 2010 para la inserción –cuatro días más tarde– tanto en El País como en la Cadena Ser del manifiesto "Así no" de UGT y CCOO sobre la convocatoria de la huelga general del día 29. El día después del paro se facturaron los 2.061,70 euros -IVA incluido- de coste de los anuncios, pero por el concepto "desarrollo de acciones formativas de Formación Profesional para el Empleo en materia de formación de oferta dirigida a personas desempleadas".
En la factura -en concreto, la número 100371PA00098- se hace referencia a los fondos de los planes MEMTA I y II que, como recuerda la web de la Junta de Andalucía, contemplaban un conjunto de actuaciones dirigidas prioritariamente a las personas desempleadas provenientes de los sectores de actividad –principalmente la construcción– en los que el desempleo había crecido de forma significativa tras el estallido de la crisis económica, para "facilitar la transición" a otros sectores con mayor potencial de creación de empleo mediante "pasarelas de empleo» y «siempre con las máximas garantías posibles de calidad en el empleo".
UGT Andalucía acabó endosando su importe como gasto en un curso a desempleados para ayudar a enfermos de Alzheimer. La asignación consta en el expediente administrativo número 98/2009/J/217, concretamente en la línea número 55 del documento de la Junta, donde sale reflejado la fecha de su elaboración -30 de septiembre de 2010-, el número abreviado de la factura -PA00098- y el importe abonado -los 2.061,70 euros-.

Cuatro facturas más

Hay cuatro facturas más, por un importe cercano a los 65.000 euros, para la emisión dos veces al día de microespacios simultáneos en todas las emisoras en Andalucía de la Cadena Ser en los que se abordaban cuestiones relativas a la defensa legal de los trabajadores, la negociación colectiva y otros servicios ofertados por el sindicato.
Pero esta vez la emisora no cae "en la trampa contable de UGT" y, a la hora de facturar, no refiere que los pagos se efectúan con cargo a las ayudas de formación que maneja el sindicato, pero sin embargo vuelve a justificar el gasto en las acciones formativas para la atención especializada para enfermos de Alzheimer.
UGT Andalucía evitó el lunes dar explicaciones o salir a desmentir el desvío sistemático de estos fondos públicos para pagar sus campañas publicitarias. Este diario se puso en contacto con el sindicato que, aun sabiendo la trascendencia de la información contable, eludió cualquier comentario al respecto, como viene siendo la tónica habitual desde la proclamación de Fernández Sevilla como nuevo secretario general cada vez que ha saltado un escándalo en relación a las cuentas de la organización.

Silencio total en UGT

Tampoco se ha aclarado la copiosa información publicada en Libertad Digital desde el mes de mayo de este año, de que UGT ha estado durante años pagando un sobresueldo de 900 euros al mes a los miembros de su ejecutiva regional en compensación por los gastos derivados de su actividad sindical, sin necesidad de justificación.
En primer lugar, se abonaba a final de mes a cada dirigente 450 euros por kilometraje para que pudieran atender los gastos diarios que conllevara su actividad. Se trataba de una cantidad fija que no había que justificar y que se percibía incluso en el mes de vacaciones. Entre los perceptores estaba Manuel Pastrana, quien siempre se desplazaba en vehículo oficial con conductor a nómina del sindicato. Aparte, cuando un dirigente de la ejecutiva tenía que desplazarse fuera de su lugar de trabajo habitual, podía justificar el gasto para el pago de kilometraje y dietas.
En segundo lugar, la cúpula de UGT-A percibía otros 450 euros al mes por colaboración por actividad sindical, por la dedicación exclusiva que prestan a la organización."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear