sábado, 27 de julio de 2013

Ocho regiones aumentaron el empleo público durante el segundo trimestre. (Política, Economía. 1.776)

Una muestra más del abandono y la falta de interés en reducir el déficit y gasto público, y solucionar el gran problema de insostenibilidad de las cuentas públicas. Una consecuencia más de las medidas de facilidades monetarias de la UE y rescates que desincentivan la toma de medidas estructurales y de ajuste esenciales para corregir los excesos cometidos, y que no provoca otro hecho que alargar la salida de la crisis y agravar el problema, pero que les es favorable a los políticos (que viven del corto plazo) aunque supone asfixiar aún más si cabe al contribuyente, que nota de manera creciente sus nocivos efectos.

Artículo de El Confidencial:
"El proceso de reducción del empleo público se tomó un respiro en el segundo trimestre. Eso es lo que dice la Encuesta de Población Activa (EPA) conocida este jueves, que revela una cierta ‘vuelta a las andadas’. Seis de las diecisiete regiones españolas aumentaron sus plantillas de empleo público, a las que hay que añadir las dos ciudades autónomas.
Se trata, en concreto, de Andalucía, Castilla-La ManchaComunidad ValencianaExtremaduraMurciaNavarraCeuta Melilla. Lo relevante no es tanto la cantidad de puestos de trabajo creados -15.900 en su conjunto-, sino, sobre todo, que se rompe una tendencia claramente descendente iniciada con cierta intensidad en el primer trimestre de 2012 con los ajustes aprobados por el nuevo Gobierno. Incluyendo los recortes que se han hecho en el resto de comunidades, la reducción del empleo público se ha limitado entre abril y junio a 2.600 efectivos. 
Desde el primer trimestre de 2012, el empleo público total se ha reducido en 260.900 efectivos, hasta los 2,84 millones. De esa disminución, algo menos de la mitad  -119.700- corresponde a siete de los ocho territorios que han vuelto a crear puestos de trabajo en el último trimestre. El caso singular es el de Extremadura, que no es que haya vuelto a crear empleo público, sino que lo viene haciendo desde hace al menos año y medio. Hoy Extremadura tiene 3.200 empleados públicos (en total 93.000) más de los que tenía en el momento de la llegada al poder del Partido Popular.
En el caso del segundo trimestre, la EPA muestra que Castilla-La Mancha ha sido con diferencia la comunidad que más ha contribuido a aumentar el empleo público. En concreto, en 8.600. Por el contrario, en la Comunidad de Madrid, que es la que más viene contribuyendo a que caiga, el número de funcionarios se redujo en 10.200.



















Los datos del segundo trimestre no pueden achacarse, en absoluto, a razones estacionales vinculadas a las características económicas de cada territorio. En el mismo periodo del año anterior, el descenso en el empleo público afectó a 63.000 efectivos, pero este año ha sido de apenas 2.600. La causa de esta importante ralentización tiene que ver, fundamentalmente, con la velocidad del ajuste fiscal, que se ha frenado después de que la Unión Europea diera a España dos años más para situar el déficit público por debajo del 3%. Algo que explica, como asegura el servicio de estudios del BBVA, que el déficit público hasta mayo esté aumentando respecto del mismo periodo del año anterior.
Oferta de empleo público
Esta relajación de los objetivos de déficit ha dado a las comunidades autónomas mayor margen para contratar pese a las restricciones que se imponen anualmente en la oferta de empleo público. ¿Y cómo lo están haciendo? Pues básicamente abriendo la mano en contratos de tiempo parcial. De hecho, el porcentaje de asalariados del sector público con jornada inferior a la ordinaria ha crecido hasta representar el 16,4% del total. Es decir, dos puntos más que en el primer trimestre de 2012.
Esto quiere decir que ya ‘sólo’ el 83,6% de los empleados del sector público tiene una jornada a tiempo completo, cuando al comenzar la crisis ese porcentaje se situaba próximo al 89%. Las mujeres son quienes utilizan más este tipo de contratos (el 26,1%), el triple que los hombres.
El uso de la contratación temporal es moneda corriente entre las comunidades autónomas. Uno de cada cinco asalariados del sector público tiene contrato eventual. Y a la cabeza vuelve a estar Extremadura, donde nada menos que el 28,9% de los asalariados públicos (muy por encima del nivel que se registra en el sector privado) tiene contrato temporal, prácticamente el doble que Madrid, que es la que menos empleo precario muestra. En total, algo más de 545.000 trabajadores públicos tienen contrato temporal, en su mayoría con edades comprendidas entre 30 y 49 años.
Los datos de la Encuesta de Población Activa no coinciden con los que ofrece el registro oficial de personal al servicio de las distintas Administraciones Públicas. Esta publicación muestra la existencia de 2,57 millones de empleados públicos, pero hay que tener en cuenta que se trata de estadísticas distintas que no tienen por qué coincidir. Los últimos datos de ese registro se refieren a enero de 2013, por lo que todavía no recogen lo que ha sucedido en el segundo trimestre del año."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear