miércoles, 21 de agosto de 2013

Diez aeropuertos españoles no llegan a los mil pasajeros en plena temporada estival. (Política, Economía. 1.868)

Es uno de los ejemplos gráficos del despilfarro e inversiones locas y estructuralmente insostenibles llevadas a cabo en España durante el periodo de burbuja económica experimentado (que llenaron las arcas públicas vía impuestos por la gran actividad económica, sin querer ver que dichos ingresos eran coyunturales y no estructurales). Unas inversiones acometidas sin ningún criterio de eficiencia ni necesidad, y por supuesto de viabilidad economica estructural, pesando más la voluntad arbitraria del político, la compra de votos y el incremento del gasto disparatado creando empleo artificial a corto plazo (pero muy negativo a largo).

Ahora pagamos las consecuencias, sin responsabilidad alguna por la pésima gestión pública llevada a cabo.

Artículo de El Economista:

"La reciente subasta del aeropuerto de Ciudad Real unida a la inoperancia del de Castellón señalan la importancia de revisar los aeropuertos españoles para comprobar que varios no alcanzan los mil pasajeros en julio de este año.

Huesca-Pirineos perdió un 97,83 por ciento de sus usuarios, hasta llegar a la modesta cifra de 9 consumidores. El de Albacete queda próximo al dato de Huesca, pues sólo transportó a 34 personas, lo que supone un descenso del 95,2 por ciento con respecto al periodo anterior. Madrid-Cuatro Vientos crece un 66,67 por ciento, aunque sigue alcanzando solamente los 245 pasajeros. El tráfico del aeropuerto de Vitoria pasa de los 731 a los 277 pasajeros, lo que comporta una caída del 62,11%.

El aeródromo de Madrid-Torrejón llama la atención, pues pese a registrar en julio de 2012 unos 2.607 pasajeros y en el periodo de 2011, 2.713, superando en ambas ocasiones el número de transeúntes del resto de la muestra seleccionada, fue cerrado a los vuelos civiles en febrero de 2013 por decisión del Gobierno, que trasladó sus actividades al aeropuerto de Barajas.

Por su lado, los aeródromos recién adquiridos por Aena y destinados a la aviación general de Sabadell y Son Bonet, alcanzan los 280 y los 454, respectivamente. Como los datos del de Sabadell se contabilizan a partir de septiembre del año pasado, no hay variación. El mallorquín Son Bonet, sin embargo, supera el único pasajero registrado en julio de 2012 para subir un 453 por ciento.

El aeropuerto cordobés cae un 4,97%, colocándose en los 669 pasajeros transportados en julio de 2013. Logroño alcanza los 745, lo que supone una caída libre del 64,11 por ciento, ya que el año pasado pasaron por dicho aeropuerto 2.076 personas. Algeciras y su helipuerto, inaugurado en plena crisis en 2010, pese a no llegar a los 1.000 pasajeros, obtiene 846, un 1.270,75% más que en julio del año pasado, cuando sólo llegó a los tres transeúntes.

A estos aeródromos se añaden otros que, si bien superan el millar de pasajeros al mes, experimentan una gran caída con respecto el año pasado, como el caso del aeropuerto de la capital de Castilla y León, Valladolid, que recibió 24.521 visitantes, un 32,51 por ciento menos que el periodo anterior; o Badajoz, con un descenso del 52,72 por ciento, pues pierde 4.552 y se coloca con 4.083 pasajeros.

Inversiones y crisis


Las cifras arrojan bastante claridad. España es el país de la Unión Europea que más aeródromos posee. Pese a tener una población de unos 46 millones y medio de personas repartidas en 50 provincias; posee 48 aeropuertos en funcionamiento, tras el cierre a los vuelos civiles del de Madrid-Torrejón. Es decir, el Estado español opera con más del doble de instalaciones que el alemán, pese a tener algo menos de la mitad de su población.

Si se utiliza un criterio de proximidad entre aeropuertos , por ejemplo 130 kilómetros, se podrían suprimir numerosos aeródromos, tales como el aeropuerto de Córdoba, por su proximidad con el de Málaga, que registra 1.551.237 en julio de 2013, un 1,44 por ciento más que en 2012.

Este mismo criterio podría aplicarse a los de Sabadell y Son Bonet. Los 280 pasajeros del primero palidecen frente a los 3.837.605 transeúntes de El Prat, que ocupa el segudo puesto en el ránking de los que más pasajeros transportaron; mientras que los 3.435.929 pasajeros del aeropuerto de Mallorca engullen los escasos 454 transeúntes del de Son Bonet.

El aeropuerto que acusa un mayor descenso es el de Huesca-Pirineos, donde se invirtieron 60 millones en 2011 para acoger unos 160.000 pasajeros al año, de los que finalmente pasaron tan sólo 2.781. De hecho las cifras muestran que si bien en julio de 2012 creció un 2.660 por ciento hasta los 414 pasajeros, en 2013 perdió el 97,83 por ciento, hasta colocarse en 9 transeúntes, 6 menos que en 2012. Hay que señalar que Huesca capta sobre todo turistas de invierno. Aún así, la variación de datos demuestra lo absurdo de la inversión."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear