lunes, 30 de septiembre de 2019

La izquierda climatiza a los adolescentes

Miguel del Pino sobre la "climatización" de los adolescentes por parte de la izquierda, realizando algunas preguntas a los manifestantes. 

Artículo de Libertad Digital: 
Hay cinco preguntas que deberían plantearse todos aquellos jóvenes que acudieron a la manifestación de la Huelga Mundial del Clima.Un joven lleva globo terrestre en llamas durante la manifestación por la emergencia climática. | EFE
Aunque los mensajes sobre la responsabilidad del "Cambio climático" que lo atribuyen al capitalismo lleguen a tener ámbito mundial, y aunque salgan enfurecidos a las calles millones de adolescentes, alguien tiene que atreverse a decirles que les están engañando, y un profesor puede hacerlo mejor que nadie.
No es cierto que el llamado 'cambio climático' sea responsabilidad del capitalismo ni de la derecha; invito a nuestros adolescentes a que, cuando vuelvan a sus clases después de tanta agitación callejera, formulen a sus profesores algunas preguntas tan elementales como las siguientes:
¿Es cierto que un altísimo porcentaje del plástico que se acumula en los océanos y que pasa a la cadena alimentaria cuando los peces lo ingieren procede de un par de ríos del sudeste asiático que no pasan precisamente por ser países capitalistas?
Pues efectivamente, China es hoy día el mayor contaminador de las aguas por residuos plásticos no reciclados del mundo. De manera que cuando pagamos unos centimitos en el supermercado para pasear con la bolsa así comprada el nombre del establecimiento, nos están desviando del verdadero centro del problema aunque siempre es bueno reciclar, por supuesto.
¿Estaríais dispuestos los manifestantes adolescentes a renunciar a objetos como vuestros móviles, tablets y otros complejos aparatos similares para evitar las Guerras del Coltán que se establecen en África Central para proveernos de Tantalio, Columbio, y otros minerales imprescindibles para fabricarlos?
La siguiente pregunta la haré de manera muy directa: ¿Puedo saber porque seguís modas como la de romperos la ropa porque alguien ha dictaminado que eso está de moda? ¿Romper la ropa no es opuesto e incompatible con cuidarla bien para que no se rompa, dure más y no haya que despilfarrar materiales?
Alguien tiene que decirles a estos adolescentes que muestran su odio a quienes les han facilitado la infancia y la adolescencia, y muy especialmente también su ignorancia respecto de los científicos que han conseguido el milagro de superar la mortalidad infantil que todavía afectaba a sus abuelos, que no es justo su odio a las generaciones anteriores por mucho que quienes les sacan a la calle les muevan a ello.
Sigo: ¿Conocen la "prueba ecológica de la zapatilla"? Consiste en mostrar a un grupo de adolescentes la imagen de una bella zapatilla deportiva llena de marcas e iconos y con suela reciclada fabricada con neumáticos viejos y pedirles que reflexionen sobre cuáles serían sus preguntas a esta pieza antes de tomar la decisión de comprarla. ¿Cuánto cuesta?, ¿De qué marca es? ¿Cómo está fabricada? ¿Es reciclable?, ¿Dura mucho? Aunque algunas de estas reflexiones son interesantes desde el punto de vista ecológico, todas sobran si no hemos realizado antes una pregunta previa: ¿me haces falta? Muy pocos jóvenes comenzarían por esta pregunta, que debería ser la única válida, al menos para comenzar.
Vuelvo a mis preguntas: ¿Os gustaría que esos conciertos masivos en los que el volumen llega a registros insalubres para vuestros órganos auditivos no hubiera amplificación ni luces espectaculares?, ¿Sabéis cuánto contaminan esos gustos que os han impuesto?
Cuando he tenido que impartir cursos sobre ecología dedicados a postgraduados en los que era necesario abordar el tema del llamado cambio climático, he tenido siempre especial interés en partir de cero, es decir, del esquema básico del ciclo del carbono en nuestro planeta; vamos a recordarlo.
La fuente del carbono en nuestra atmósfera es el dióxido de carbono, el CO2 famoso. Todos los seres vivos lo tomamos solamente prestado, ya que las plantas lo incorporan fijándolo por fotosíntesis gracias a una enzima, la ribulosa 1-5 carboxilasa, que incorpora el carbono inorgánico y lo transforman en carbono orgánico gracias a la energía solar captada por la clorofila.
De las plantas el carbono, ya orgánico, pasa a los animales herbívoros, de estos a los carnívoros, pero todos lo devolvemos a la atmósfera por medio de los procesos de respiración y en la descomposición de nuestros cadáveres.
Pero a lo largo de la historia de la Tierra algunos hicieron trampa y no lo liberaron al morir; nos referimos a los seres vivientes que en circunstancias especiales de enterramiento o depósito en fondos marinos bajo sedimentos, entraron en procesos de descomposición en ambiente de falta de oxígeno que originaron los depósitos de combustibles fósiles, fundamentalmente carbones y petróleos.
De pronto aparece una criatura inteligente, el hombre, que descubre esa fuente enorme de energía, la quema y devuelve a la atmósfera ese CO2 retenido durante millones de años por fosilización, los libera en poco más de dos siglos y gracias a esa fuente de energía logra los increíbles avances de lo que llamamos civilización industrial y pone a vuestra disposición recursos que anteriormente nunca se hubieran soñado.
Pero hay que renunciar a seguir a este ritmo aunque sólo sea por una aplastante razón, los combustibles fósiles se acaban como recurso, de manera que, a investigar o a volver a las cavernas. Es evidente que hay que elegir la primera de las opciones.
El hombre industrial ha jugado con los recursos fósiles como el famoso modelo del mono con el revólver: esto no puede continuar y hay que investigar y alcanzar nuevas fuentes de energía, la nuclear no sirve como solución a largo plazo, no por implicaciones de prejuicios ecologistas, sino porque los recursos radiactivos son también bastante limitados.
Vosotros, vuestra generación es quien tiene que llevar a cabo esas investigaciones, pero para ello primero es necesario que superéis con aprovechamiento y con mucho trabajo las necesarias etapas que requiere ir recorriendo la labor de formación de nuevos científicos.
Y a los presuntos políticos que os sacan a la calle "contra la destrucción del planeta por el capitalismo" o que fomentan en vosotros discursos de odio hacia vuestros mayores como el de Greta en Nueva York sólo decirle: ¿No les da vergüenza?

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear