lunes, 30 de septiembre de 2019

El PP pide al Parlamento gallego condenar a quienes discrepan del feminismo progre

Elentir muestra cómo votar el PP es votar todas las causas de la izquierda, por radicales que sean, que es lo que viene haciendo en cada tema tratado. 
Para ello, el último ejemplo, del PP en Galicia sobre la ideología de género...

Se han agotado las esperanzas de quienes veían en Pablo Casado una posibilidad de que el PP abandonase su deriva progre: el partido está empeñado en ser tan izquierdista como el PSOE.
Una propuesta del PP que parece un panfleto del feminismo izquierdista
Muestra de ello es una propuesta de resolución presentada por el grupo del PP en el Parlamento de Galicia de cara al debate general de política generalEl propio grupo dio a conocer esa propuesta a través de su cuenta oficial de Twitter este jueves:
La propuesta en cuestión, la nº12, ha sido publicada por el PP sólo en gallego (en Galicia hay dos lenguas oficiales, el español y el gallego) en ese tuiteo. Podéis ver el documento que plasma la propuesta aquí (pulsad sobre la imagen para ampliarla):
El documento asume el lenguaje panfletario del feminismo izquierdista. Si lo hubiesen publicado el PSOE o Podemos, sólo habrían que tenido que cambiar el membrete. Y es que la propuesta del PP declara “la necesidad de que la lucha contra la violencia de género tenga un tratamiento específico y diferenciado por responder a condiciones sociales distintas del resto de las violencias, en particular la existencia de un substrato machista en la sociedad contra el que hace falta luchar mediante políticas públicas con perspectiva feminista. Bibiana Aído, Leire Pajín y Carmen Calvo estarán encantadas viendo como el PP se ha sometido a sus dictados ideológicos hasta el punto de repetir las consignas del PSOE como un loro. Y es que el mismo término “violencia de género” fue impuesto por los socialistas en la LIVG de 2004. En su preámbulo, esa ley definía la “violencia de género” como “una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”. Es decir, que el PP ha asumido la idea izquierdista de que cuando un hombre agrede a la mujer es en virtud de un supuesto supremacismo masculino que desprecia a todas las mujeres.
El PP pide luchar con “perspectiva feminista” contra el “substrato machista en la sociedad”
Que el PP proclame “la existencia de un substrato machista en la sociedad” contra el que hay que “luchar” con “perspectiva feminista” tampoco es una idea original del partido de Casado: el PP se limita a asumir un planteamiento que los comunistas venían defendiendo desde hace muchos años, en un intento de trasladar la tesis marxista de la lucha de clases a la relación entre hombres y mujeres, presentándoles a ellos como opresores y a ellas como oprimidas. No es nada nuevo que el PP se doblegue ante las tesis de la izquierda más extrema. Recordemos que a pesar de criticarla, el Partido Popular acabó apoyando la LIVG, a pesar de que esta ley consagraba la desigualdad penal entre hombres y mujeres, estableciendo distintas penas para el mismo delito en función del sexo del infractor, un planteamiento que choca abiertamente con la igualdad ante la ley amparada por la Constitución. Con ese apoyo, el PP ayudó al PSOE a reducir a escombros la igualdad entre hombres y mujeres, penalizando a los primeros por el mero hecho de serlo.
El PP gallego copia una consigna de Carmen Calvo para criminalizar al que discrepa
Además de asumir las tesis ideológicas del marxismo, el PP también parece haber asumido su odio por la libertad. Y es que el documento pide al Parlamento de Galicia que condene “explícitamente los posicionamientos negacionistas que pretenden desvirtuar la dura realidad de las víctimas de la violencia de género”. En este caso, el PP vuelve a copiar ideas ajenas: lo de llamar “negacionista” al que discrepa de la ideología de género ya lo hizo Carmen Calvo en febrero, curiosamente para atacar al PP. En vez de rechazar esos intentos de criminalizar al que discrepa de los disparates ideológicos de la izquierda, el PP parece haber decidido ayudar a la izquierda en su afán por amordazar a los discrepantes. Lo mismo que el PP ya hizo con quienes discrepan de los colectivos LGTB, por cierto, imponiendo unas sanciones administrativas que ya han recibido dos sentencias judiciales desmontando los ataques del PP a la libertad de expresión.
El objetivo de esta mordaza: Vox y sus críticas a la ideología de género
Obvia decir a por quién va el PP de Feijóo con esa propuesta: es un claro intento de criminalizar a Vox y liquidar sus críticas a la ideología de género. Esto ocurre sólo unos meses después de que el PP y sus medios afines se lanzasen a reclamar el apoyo de Vox a gobiernos regionales y municipales del PP, adelantando que una negativa de Vox significaría favorecer a la izquierda. Sin embargo, el PP sigue usando su poder regional y local para imponer las tesis ideológicas izquierdistas, con tanto desprecio o más por la libertad de expresión que la propia izquierda. El caso de Galicia es clarísimo al respecto, con un PP gallego empeñado en ser tan izquierdista como el PSOE y casi tan nacionalista como los separatistas. A la vista de esa propuesta presentada por Feijóo y sus colegas, me queda claro que tanto da que gobierne el PP o el PSOE en Galicia, porque las imposiciones ideológicas van a ser las mismas, y si a los socialistas se les ocurre alguna nueva majadería para adelantar a los peperos por la izquierda, la experiencia nos enseña que el PP no tardará mucho en asumir esa majadería, como ya hizo con el aborto, la ideología de género y la memoria histórica. La única esperanza que nos queda de recuperar nuestra libertad de expresión es que Vox siga creciendo. Votar al PP es votar más feminismo radical y más marxismo cultural.
Foto: Efe.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear