viernes, 18 de noviembre de 2011

Las mentiras nucleares de Merkel lastran el crecimiento de Alemania. (Energéticas. 54)

Sobre el cambio de rumbo de la política energética de Merkel en Alemania, y sus consecuencias para la economía, poniéndose de manifiesta las mentiras al respecto:

"No es la primera vez (ni será la última) que desde esta bitácora denunciamos el gravísimo error cometido por el gobierno de la canciller Merkel decretando el cierre de las centrales nucleares alemanas. En este artículo, publicado en junio, denunciamos la raíz populista y electoralista de la medida. Uno de los problemas fundamentales de los políticos es que se empecinan, reiteradamente, en desafiar la lógica porque, si bien la política puede permitirse el lujo de ser platónica, la Ciencia hace muchos siglos que es aristotélica y las leyes de la lógica están claramente establecidas.

Así, se hizo creer a la opinión pública que el 23% de la electricidad de Alemania que generaban las centrales nucleares se produciría con energías renovables. Las carcajadas de los profesionales del sector aún pueden escucharse en todos los landers alemanes, empezando por el de Baden-Würtemberg. Todos sabíamos que Alemania comenzaría a hacer dos cosas: importar electricidad de sus países vecinos e importar combustibles fósiles para producir su propia electricidad (especialmente gas ruso y carbón polaco). De hecho, en este otro artículo que publicamos en septiembre, pusimos de manifiesto cómo Alemania, hasta marzo netamente exportadora de electricidad, se había convertido en importadora de electricidad desde el día que Merkel cerró varios de sus reactores nucleares. Especialmente destacable es el hecho de que ahora, Alemania, compra electricidad nuclear proveniente de Francia.

Merkel había declarado en mayo que la transición eléctrica se haría “sin importar energía de otros países” y “sin subir tarifas eléctricas”. Pues bien, hace un mes ya demostramos que la primera afirmación es falsa. Hoy demostraremos que la segunda también lo es. Ha llegado a mis manos una presentación realizada por un ejecutivo de la eléctrica alemana E.On hace menos de un mes con el título: Consequences for the Electricity Market after the German “Energy Turnaround”. Aparte del recochineo en el título, la conferencia es realmente interesante y en ella aparece la siguiente gráfica de la evolución del precio del MWh en los últimos meses (click para agrandar).


Si bien la figura no tiene mucha calidad, puede observarse perfectamente cómo el cierre de las centrales nucleares ha supuesto un incremento de casi el 10% en el precio del MWh en el mercado. El efecto es, en realidad, más grave porque este incremento ha sido en época de verano cuando la demanda eléctrica es menor. Estos aumentos en el precio supondrán pérdidas multimillonarias para la industria alemana, muy intensiva en consumo eléctrico. Obviamente, cuando el motor económico de un país reduce sus ingresos la conclusión es clara: pérdida de riqueza y aumento del desempleo. Pueden unir esto a un aumento de los impuestos para financiar la fantasiosa transición a las renovables. Los futuros sobre el precio de la electricidad en Alemania indican descensos para los próximos meses, pero no se confundan, no son las energías renovables las obradoras del milagro sino que los mercados ya están descontando el descenso en productividad de la industria alemana y los recortes en la demanda eléctrica porque no hay forma de salir de esta crisis. Alemania sigue siendo la locomotora de Europa, pero lo es a pesar de Merkel y sus políticas… y estos son los líderes que nos tienen que sacar de la crisis. En fin."

Fuente: Expansión

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear