miércoles, 9 de noviembre de 2011

Las razones de por qué hay que privatizar o suprimir las Televisiones públicas. (Política, Economía. 421)

Esta semana ha surgido el debate a cerca de la privatización de las TV públicas en España a raíz de las declaraciones del PP al respecto, aunque las mismas se quedan bastante cortas.

Hay razones de mucho peso para la privatización o la eliminación de todas las TV públicas (no solo las autonómicas).  Los liberales lo tenemos desde luego muy claro. Y son éstas:

1-Las televisiones públicas cerraron el 2010 con unas pérdidas de 536 millones de euros, que supusieron un coste neto (con la compensación de los ingresos publicitarios) para cada hogar español de 152 euros, un 5,6 por ciento más que el año anterior. De estos 152 euros, 68 euros proceden de TVE mientras que los restantes 84 euros proceden de las cadenas autonómicas. En general, las públicas, tanto TVE como el conjunto de las autonómicas, cerraron el ejercicio con unas pérdidas de 2.454 millones de euros si se descuentan las subvenciones recibidas, que en 2010 aumentaron un 23 por ciento hasta los 1.918 millones de euros, importe al que se sumaron otros 396 millones de euros en concepto de aportaciones al patrimonio realizadas por los gobiernos autonómicos.

Ahora además se habla de eliminar también la publicidad en las autonómicas, que nos costarían según datos publicados por Infoadex otros 190 M € al contribuyente. Una auténtica tomadura de pelo para el ciudadano, y cuyo coste de oportunidad del empleo de recursos es brutal para nuestra economía.

Y eso sin contar con toda la deuda que ya se ha asumido en el pasado, y es que en el 2007, el Estado (o sea nosotros) asumió los 7.900 millones de deuda acumulada, por lo que el Ente había quedado saneado. Así, hicieron una limpieza tremenda realizando EREs (con un coste de 1700 millones más) y prejubilando a un montón de gente con más de una década por delante para jubilarse (pagando el 92% de su sueldo neto!!), como denuncié en este artículo.

Por tanto, la TV pública, tanto estatal como autonómica, supone un coste tremendo para el bolsillo del ciudadano.

2-Otra razón importante para el cierre de la Televisión pública es que es una muestra más del intervencionismo del Estado en la vida y libertad de las personas destruyendo la libre competencia. La TV pública actúa en competencia desleal con las televisiones privadas. Éstas pierden espectadores y, por tanto, dinero, por culpa de la existencia de la televisión pública. Y es que es una televisión que no compite en condiciones de igualdad, puesto que tiene detrás todo el dinero que haga falta, ya que no puede quebrar. A cambio, se suben los impuestos e incrementa la deuda y ya está. Y esto ha supuesto durante años y años que al tener dinero "ilimitado" se llevara en subasta muchas series, eventos deportivos...a un coste descomunal para nuestro bolsillo, al que no podían acceder TV privadas.

3-La mayor dificultad para su privatización es el gobierno de turno, independientemente de su color, porque guste o no la TV pública es un instrumento que emplean a su servicio. El Estado y los políticos se juegan mucho con ello, ya que viven del adoctrinamiento, el autobombo y la manipulación mediática a su favor, entre otras cosas.

La manipulación mediática y el adoctrinamiento (como ocurre en cualquier gobierno totalitario es la base del régimen, de ahí que solo hay medios públicos afines) es el objetivo de la misma. Si todo el mundo entiende que se suprimiera una prensa estatal como ocurría con Franco, por qué aquí no? Y esta manipulación no se produce solo en los Telediarios. De hecho, por poner el ejemplo de la estatal TVE, es fundamentalmente en programas culturales, en series y en películas donde se produce y concentra casi toda la manipulación, toda la sutil ingeniería social que pretende cambiar el modo de pensar de los ciudadanos, sesgando la realidad hacia su visión partidista (me entretiene mucho observar esto, igual por defecto profesional).

4-No solo eso sino que los gobiernos, para aumentar más la fidelidad y así el éxito de su propaganda y adoctrinamiento eliminan la publicidad de la TV pública (que reducía el coste de la misma de manera considerable en comparación con ahora) lo que incrementa como está demostrado la audiencia del canal, y de los informativos.

Y para ello, nos incrementa nuestros impuestos futuros y deuda e impone un canon a las TV privadas y de telecos (como Telefónica incrementándoles los costes, lo que supone como ya dijo que luego lo trasladen al cliente o consumidor, saliendo también perdiendo de manera indirecta el cliente, ya que sube el precio de la publicidad al haber menos oferta, trasladándose ese mayor coste a los precios de los productos.

Pero sus defensores lo justifican con que en la Televisión pública no debe regir su rentabilidad, si no que cumpla una función de interés general independientemente de los indices de audiencia, algo que cae por su propio peso:

-Hoy en día, con la enorme oferta televisiva, las cadenas públicas no ofrecen nada distinto, al contrario, ayudan a pagar las deudas de empresarios amigos del gobierno a cambio de favores, demostrándose por los jueces el trato de favor de RTVE con las producciones de Roures y Buenafuente (La Sexta), o duplicar la retransmisión del futbol y la Fórmula 1 (Cuatro y Sexta), que ya son emitidas en otras emisoras reduciéndoles el coste de éstas emisiones a medios afines al gobierno en este caso a costa de nuestros impuestos.

Y a modo de ejemplo, veamos cuál es la programación de TV1 desde este medio día en el que estamos:

14.30h Programa de corazón
15.00h Telediario (un poquito de adoctrinamiento e ingeniería social) y una buena dosis de deporte.
16.15 Telenovela
17.05 Telenovela
18.10 Telenovela
19 Gente. Pasatiempo de la tarde muy culturizante.
21.00 h. Telediario (un poco más de visión sesgada, a las órdenes del gobierno de turno).
22h. Debate. Un poco más de Publicidad de los políticos con nuestro dinero.
00.00h Cine.
02.50 h. Cine.

Esta es la parrilla de la TVE pública escogida en un día cualquiera como hoy, que nos cuesta un ojo de la cara y que al parecer, es un servicio al ciudadano irrenunciable. Cada uno que vea lo que más le guste, que a fin de cuentas es una de las grandes ventajas de una economía de mercado, la libertad de elección, que no es justamente la que supone la TV pública. Lo que es sorprendente como una cadena de televisión pública sin anuncios y financiada por impuestos se dedica a esto.

-Y en segundo lugar, los programas que hay en la TV pública (deportes, corazón, cine, telenovelas, concursos, documentales…) todos se ofertan también en las TV privadas, con una diferencia (los anunciantes me permiten verlo gratis) y NADIE me obliga y extorsiona y coacciona a pagar por algo que no quiero ni he pedido ver. Y si me gusta mucho algún documental, pues pago por ello libremente y en una cantidad muy inferior por un canal monotemático y punto. Si a eso le añades Internet, la oferta es ilimitada.

La pregunta es: ¿Por qué hay tan poca gente que lo reclama? Pues básicamente, porque esto es un reflejo del problema del votante medio y de la sociedad en la que estamos, profundamente irresponsable y desinformada. Así, el ciudadano tiene la falsa creencia de que público significa gratis (cuando es más caro), de que esa deuda y déficit que se crea no va con ellos y que la pagarán otros. Luego nos sorprendemos y quejamos de que congelen las pensiones (con un ahorro inferior a lo que supone el coste de las TV públicas e independientemente de si es necesario), y recorten otras muchas cosas. Pero así tiene comido el coco el ciudadano y así de idiotas somos.

En definitiva, las razones de por qué las Televisiones públicas siguen existiendo son otras, relacionadas con el poder, el adoctrinamiento, influencia y acercamiento de nuestros valores y forma de pensar hacia los suyos, lo que supone obviamente futuros votos, y la gestión por parte de ellos de más recursos (con lo que ello supone en corrupción, influencias, colocación de afines y desvío de recursos), diciéndonos cómo no, en que han de ser gastados nuestro dinero, que tanto cuesta de conseguir, y todo mediante la coacción, eso sí bajo la ley, mientras nosotros solo podemos callar.

Artículos Relacionados por categorias


2 comentarios:

  1. en cierto punto puede ayudar, pero entre menos ingresos tenga el gobierno mas nos afectara en el futuro, la privatizacion no ayuda a largo plazo, hablando de economia también comparto con ustedes la noticia sobre ana patricia botin http://www.santander.com/csgs/Satellite?c=Page&canal=CAccionistas&cid=1139304239180&empr=SANCorporativo&leng=es_ES&pagename=SANCorporativo%2FPage%2FSC_ContenedorGeneral
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cómo no ayudan es siendo públicas, desde ningún punto de vista. Y no solo suponen menos ingresos públicos, si no muchísimos más gastos. Desde luego que ayuda la privatización, tanto a corto como a largo plazo. Muestrame por qué no y lo comentamos tranquilamente. Lo que está más que demostrado que no solo no ayuda, sino que perjudica claramente al contribuyente y a las cuentas públicas es mantenerlo público, y más pagándose vía deuda con los costes adicionales que ello supone y su coste de oportunidad. Saludos

    ResponderEliminar

Twittear