viernes, 25 de julio de 2014

Pablo Iglesias podría pagar salarios por debajo del mínimo interprofesional

Una nueva muestra de hipocresía, siempre a la orden del día. Y es que nuevamente, una cosa es hablar y vender sermones, y otra actuar y vivir la realidad.

Una cosa es exigir a terceros y otra cosa hacerlo uno mismo.

Una cosa es prometer lo que hará si tiene el poder, y otra cosa lo que hace antes de llegar a él.

Y es que hablar, engatusar y decir lo que la gente quiere escuchar es bien sencillo, y en este caso se dan dos situaciones. O bien no se tiene ni la más mínima idea de lo que pregona y promete, o bien se miente como un bellaco persiguiendo un fin.


El ejemplo en cuestión es bien ilustrativo. Imaginemos que obliga a imponer a todos salarios mínimos mucho mayores, por ejemplo 1.500€ (y todo el mundo aplaudiendo).
¿Qué es lo que va a ocurrir? Que multitud de actividades dejarán de funcionar, múltiples empresas dejarán de existir, y millones de personas se irán al paro, incrementando drásticamente (y más aún!!) el gasto público y haciendo aún más insostenible el elefantiásico tamaño del Estado actual. Los ingresos fiscales se reducirán enormemente (por la menor actividad y empleo, aumentando aún más el agujero presupuestario (el déficit), con muchas consecuencias adicionales altamente perniciosas, entre ellas la de provocar nuevas y generalizadas subidas de impuestos hasta niveles (que ya lo son hoy en día) de expolio...

La única manera de sobrevivir para muchos sería ineludiblemente hacer fraude y trabajar en negro para evitar pagar impuestos que hagan imposible la actividad (algo que por supuesto ya sucede hoy por las mismas causas, siendo menos severas). Porque de esta manera se reducen los costes permitiéndose así aflorar un nivel de actividad imposible en la situación previa (de esta manera, algunas actividades empezarán a ser rentables y podrán mantenerse permitiendo a más gente trabajar). 

Y esto no es otra cosa que lo que hacen en el día a día miles y miles de personas, actividades y empresas para subsistir debido a las onerosas y rígidas regulaciones e impuestos.

La Tuerka y Pablo Iglesias entre ellos. Y la explicación es sencilla. O se hace esto o no hay actividad alguna pues dicha actividad no genera suficientes ingresos para costear mayores gastos. Y es que los salarios dependen de la productividad marginal del trabajador y del valor añadido que aportan a la empresa un trabajador.

Si los ingresos que produce una actividad no da más que para cubrir un salario de 500€, no se podrá pagar 800 por mucho que uno quiera. Hacerlo, y más aún por ley, sencillamente lleva a la empresa a quebrar, a no formarse de inicio, al saber que no se podrán cubrir dichos costes rígidos, y en consecuencia a dicho trabajador a ganar 0 en lugar de 500.
Exigir el actual salario mínimo (752€ en 12 meses implica para la empresa un coste laboral de alrededor de 1.200€), por lo que aquellos trabajadores que no produzcan beneficios mensuales para la empresa de dicho importe se verán abocados al desempleo por culpa de las leyes laborales.

¿Cuál es la salida para muchos? Como he comentado, trabajar en negro (o parcialmente en negro) o no facturar ciertas actividades o ingresos.

Y esto es algo que se ve mejor con los autónomos. ¿Cuántos podrían trabajar si no se les dejara hacerlo si no ganasen 1.200€ al mes? Sería una barbaridad pues muchos luchan para llegar a fin de mes con los beneficios justos para poder vivir (otros muchos ni eso, por lo que tienen que cerrar).

La crítica nuevamente pues es en primer lugar el profundo desconocimiento que profesan los falsos profetas y salvapatrias del verdadero funcionamiento de la economía (otra cosa son los deseos), en segundo lugar, el vivir o pretender vivir en un mundo idílico y de espaldas a las leyes económicas que lo sustentan y que sustentan las medidas políticas que propugna, y en tercer lugar, la enorme hipocresía de prometer y asegurar una cosa haciendo la contraria. ¿Cuál es entonces el motivo de que no cobren sus trabajadores miles de euros como promete? Como propietario de su productora, ¿es un explotador sin alma que se aprovecha del trabajador (según la dialéctica habitual de la corriente marxista)? ¿O es que está reconociendo implícitamente que las cosas funcionan de manera muy distinta a como proclama el trasnochado marxismo y que intenta vender Pablo Iglesias y Podemos? Será entonces que un autónomo, que es un propio empresario y dueño de su negocio se explota a sí mismo en un acto generalizado de masoquismo?

Desgraciadamente, los salarios no dependen de leyes que dicte un político (sino de otros muchos factores) y dichas leyes llevan a desajustes mucho más graves que los problemas que se intentan mejorar.

Artículo de El Economista: 

Las cuentas de La Tuerka, programa dirigido y protagonizado por Pablo Iglesias, podrían ser éstas: sueldos mensuales que rondan los 600 euros, cámaras que cobran 100 euros, 50 euros por un reportaje o becarios sin cobrar. Mientras, según un medio, Pablo Iglesias gana 700 por un vídeo.

 
Según El Semanal Digital, por esta razón, hace algo más de un año uno de los fundadores de Producciones CMI, de la que Pablo Iglesias es director de creatividad y de contenidos, se marchó porque recibía 500 euros al mes y aseguró que en dinero "negro".

Hay que tener en cuenta que el salario mínimo interprofesional está en la actualidad en 645,30 euros al mes en 14 pagas, lo que se queda en 752 euros en 12 aproximadamente. Éste es un salario mínimo con el que Iglesias no estaba de acuerdo en su campaña. Dentro de sus propuestas estaba subir este salario mínimo para que fuese proporcional con los sueldos más altos.

Según el mismo digital, Iglesias dona el 15% de su sueldo todos los meses a Fort Apache, el programa de Hispan TV que el ex profesor dirige y presenta. Aunque es algo que decidió hacer todo el equipo que venía de Producciones CMI.

La productora CMI lleva el programa La Tuerka, que también protagoniza él mismo por los que algunos periodistas le han criticado por hacerse "autodonaciones".

(...)



Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear