lunes, 18 de diciembre de 2017

Carmena paraliza la construcción de 100.000 nuevos pisos para la clase media

Un nuevo ejemplo de intromisión político, o lo que es lo mismo, intervencionismo del político cuyas consecuencias son la reducción de la oferta de vivienda para los ciudadanos, lo que impide reducir considerablemente los precios en una ciudad, donde precisamente la demanda es elevada y los precios muy altos.

El político crea el problema, impide al mercado solucionarlo para atender las necesidades de la gente de una mejor manera, y luego le echa la culpa a ese mismo mercado (la sociedad civil) al que no deja funcionar de los efectos de su política.

Luego, eso sí, la propaganda que no falte ni el discurso fácil contra los elevados precios, los alquileres vacacionales, las ayudas a los jóvenes, blablabla.

Así, el éxito es doble. Culpa al mercado (ya tenemos al chivo expiatorio) al que atacar, y se autopresenta para resolver los problemas que ha creado el propio político alcanzando así más cuotas de poder, más recursos, más colocados, más impuestos contra los ciudadanos y más ayudas para comprar voluntades y presentarse como sus salvadores.

Como decía Erza Pound, "Gobernar es el arte de crear problemas con cuya solución mantiene a la población en vilo"

O como decía el genial Groucho Marx, "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados".

Artículo de Libre Mercado: 
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un acto en El Matadero | EFE
Mientras los precios de la vivienda en Madrid siguen subiendo, el Ayuntamiento de Manuela Carmena tiene paralizados una larga lista de proyectos inmobiliarios: Los Berrocales, Los Ahijones, Valdecarros y Los Cerros. En total, ascienden a 100.000 nuevas casas, según ha publicado el portal inmobiliario Idealista.
Se trata de los PAUs situados en el sureste de la capital, que ocupan cerca de 37 millones de metros cuadrados. Aunque durante años estos proyectos habían estado estancados en los tribunales, ya habían logrado el visto bueno del Tribunal Supremo. "Pero los encontronazos entre los promotores y los propietarios de los suelos con el Ayuntamiento liderado por Manuela Carmena tienen congelados los permisos y licencias", explican.
Llama la atención que no estamos hablando de viviendas de lujo, ya que los pisos estarían destinados a las clases medias y de menos recursos, un perfil de comprador que presume de proteger Ahora Madrid. De hecho, los precios de las casas estarían entre los 160.000 y 240.000 euros.
A pesar de que el 53% de las viviendas proyectadas tiene algún grado de protección, el Consistorio de Manuela Carmena considera que son demasiadas casas. "Es necesario afrontar el desarrollo de nuevos barrios de manera realista, de acuerdo con las previsiones demográficas y económicas, y no impulsar la urbanización de suelo en grandes cantidades a largo plazo que luego queden vacíos por falta de demanda y requieran gastos públicos para su mantenimiento sin sentido", señalan. Por otro lado, la Comunidad de Madrid no ve problemas para aprobar el desarrollo de los PAUs e iniciar unos proyectos que llevan esperando más de una década.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear