sábado, 12 de abril de 2014

"Viví en Corea del Norte pensando que Kim Jong-il podía leer mi mente"


Dramáticas declaraciones las de esta refugiada norcoreana huida del régimen comunista.

En ellas se aprecias un denominador común de todo régimen colectivista: la negación del ser, la sumisión absoluta al colectivo, la idolatración del líder, la absoluta y constante propaganda, la nula libertad de pensamiento y obra, y la inculcación del miedo.

Pero el comunismo (como hermano gemelo del fascismo o nazismo que es) es fantástico, y ver constantemente cientos de banderitas en cada manifestación que se precie no es un acto de absoluta repulsa, sino al parecer de orgullo y de ejemplo a imitar....

Artículo de Actualidad.rt:
"¿Qué se siente al crecer en Corea del Norte? "Es temer incluso pensar porque verdaderamente crees que el líder del país siempre sabe qué hay en tu cabeza", dice Park Yeon-mi, una refugiada norcoreana.
"Vivir en Corea del Norte era como vivir en el infierno", contó la joven Park Yeon-mi al canal australiano SBS. No había suficiente comida, a menudo faltaba la electricidad, no funcionaba el transporte público.

Pero de estos problemas, y de muchos otros, Park no se atrevía a quejarse ni siquiera para sí misma porque pensaba que el mandatario del país, Kim Jong-il, sabía leer la mente. "Nos enseñaron que tenía superpoderes", contó la joven. "Nunca lo dudé porque no conocía otra cosa".

No se atrevió a pensar negativamente sobre el régimen incluso cuando arrestaron y ejecutaron a la gente a su alrededor. "La madre de mi mejor amiga vio películas occidentales y surcoreanas. Lo llegaron a saber, la arrestaron y la ejecutaron en público", cuenta Park, que fue obligada a presenciar la ejecución. "No pude hacer otra cosa, si no iba hubieran apuntado mi nombre", dice Park, que en aquel entonces tenía 11 años. "Cerré los ojos e intenté no pensar".

Hace siete años la familia de Park huyó de Corea del Norte atravesando la frontera con China. Pero incluso fuera de Corea del Norte la joven seguía creyendo que Kim Jong-il la podía alcanzar. "Aunque había huido, no me permitía pensar cosas negativas sobre el régimen", admite Park, añadiendo que tardaron varios años en acostumbrarse a la libertad."


Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear