domingo, 17 de julio de 2016

Carmena rechaza para la operación Chamartín la consulta pública que sí hizo para la Plaza de España

Raúl Pozo muestra el enésimo acto de hipocresía de Podemos (Madrid). 
Y es que claro, es muy bonito hablar de consultas cuando interesan o se está en la oposición, para luego rechazarlas cuando no interesa o se gobierna. 

No importa que sea una cuestión además de tanta importancia, que afecta a tantísimo miles de personas. 

La cuestión es siempre imponer SU decisión sobre la gente revistiéndolo cuando interesa de voluntad popular...


Artículo de Voz Pópuli:
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo - Imagen Efe
Hace unos meses pocos hubieran imaginado que Ahora Madrid, la formación que gobierna el Ayuntamiento de la capital, se negara a una consulta pública sobre un proyecto urbanístico, toda vez que su planteamiento inicial era que los ciudadanos participaran lo máximo posible en estas cuestiones. Sin embargo, ha sido precisamente la formación liderada por la alcaldesa, Manuela Carmena, la que ha impedido que los madrileños opinen sobre un proyecto tan importante como el desarrollo del norte de Madrid, la célebre operación Chamartín. Todo lo contrario de lo que sucedió, sin ir más lejos, con el proyecto de reforma de la Plaza de España.
Todo ocurrió en la última reunión de la Junta de Distrito de Chamartín, a la que el Partido Popular y Ciudadanos llevaron una propuesta para que se llevara a cabo una consulta ciudadana sobre la idoneidad del proyecto de Distrito Castellana Norte (DCN), recientemente rechazado por el Pleno del Ayuntamiento. Paradójicamente, Ahora Madrid rechazó la propuesta y, de nuevo, tuvo como aliado al PSOE, cuyo apoyo fue decisivo para echar abajo la iniciativa.
Mientras que los socialistas argumentaron que el plan de DCN (que prevé una inversión de 6.000 millones para levantar más de 17.000 viviendas en la zona y desarrollar más de medio millón de metros cuadrados de zonas verdes) ya había sido denegado por el Consistorio y no cabía debatir más sobre él, Ahora Madrid justificó su decisión con la idea de que los ciudadanos no podían decidir sobre cada cuestión concerniente a los proyectos urbanísticos planteados en la ciudad.
Una opinión que contrasta con la que venía defendiendo desde que Carmena se hiciera con el bastón de mando del Ayuntamiento capitalino tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado año. Los reiterados mensajes sobre su intención de que la voz de los ciudadanos se tuviera en cuenta en las decisiones de su departamento culminaron con el proceso de consulta pública sobre el futuro de un emplazamiento emblemático como el de la Plaza de España, a finales de enero.

Masivo apoyo ciudadano

Diversas encuestas encargadas por la promotora de la operación, liderada por BBVA, hablan de un apoyo mayoritario de la ciudadanía al proyecto que fue tumbado por el pleno municipal. Una aprobación general del 75% que se elevaba por encima del 80% cuando los consultados eran vecinos de los barrios afectados por el desarrollo. Una de las encuestas revelaba incluso que el apoyo al desarrollo era mayoritariamente favorable incluso entre los votantes de Ahora Madrid.
Según fuentes conocedoras de la situación, el Ayuntamiento maneja sus propias estimaciones y sus resultados no se alejan en exceso de los estudios encargados por DCN, lo que hace pensar que el resultado de la consulta pública sería muy favorable a que se llevara a cabo el proyecto de la promotora privada, frente al de Madrid Puerta Norte, propuesto por el propio Ayuntamiento. Éste reduciría de forma considerable el tamaño de la operación y, además, eliminaría la participación privada por lo que su financiación correría en gran medida a cargo de los presupuestos municipales.
A comienzos de año, el concejal de Participación Ciudadana y Transparencia, Pablo Soto, habló de “cambiar la manera de hacer el urbanismo en Madrid” para lo que se precisaría de “procesos abiertos a los que la ciudadanía se pueda sumar y tomar las riendas”.
Algo que ya se había puesto en práctica meses antes, precisamente en relación con la operación Chamartín. El Ayuntamiento puso en marcha una serie de mesas de participación para debatir sobre el proyecto de DCN, abiertas a la intervención de los ciudadanos y cuyas conclusiones iban a ser tenidas en cuenta para tomar una decisión definitiva al respecto.

El Nudo Norte depende de las Administraciones

El rechazo a la propuesta de una consulta pública para el proyecto de DCN fue revelado por su presidente, Antonio Béjar. En una entrevista concedida este miércoles al programa ‘La Brújula’, de Onda Cero, el ejecutivo mencionó, sin dar más detalles, el resultado de la propuesta. “Desgraciadamente, la iniciativa no fue aprobada”, señaló.
En la entrevista, Béjar también aclaró que el desarrollo de las infraestructuras asociadas al proyecto depende mucho más de las Administraciones Públicas que de la promotora privada. Con estas palabras salía al paso de las críticas del Ayuntamiento al proyecto por considerar que obras como la del Nudo Norte (enfocada a solventar los grandes problemas de tráfico que se dan en esta zona de la ciudad) están contempladas en la parte final del plan.
“La planificación del proyecto no se puede hacer de otra forma que con los plazos y las prioridades que marquen las Administraciones. Aquí los operadores privados tenemos poco que decir”, explicó Béjar.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada