jueves, 7 de julio de 2016

Getafe tacha de ‘homófobos’ a los hombres católicos, delgados, blancos y heterosexuales

Elentir se hace eco de la patética decisión del Ayuntamiento de Getafe (uno del cambio) de discriminar y señalar (todo un acto de racismo) acusando a los ciudadanos como "homófobos" según su religión, raza, sexo, clase social, edad y apariencia. 


Otra muestra deleznable de la "ingeniería social" y marxismo cultural que intentan expandir estos extremistas para implosionar la civilización occidental desde dentro (y el fin es evidente) creando odio, enfrentamientos continuos y rechazo a todo tipo de identidad y valor cultural propio que caracterizan las sociedades occidentales. 

Artículo de Contando Estrelas: 



Ayer miércoles, el Ayuntamiento de Getafe asumía el delirante manifiesto racista y cristianófobo del que os hablé aquí hace poco, elaborado por varios colectivos homosexuales.


La izquierda señala a los ciudadanos por su raza, sexo, aspecto y creencias
Como ya sabéis, el texto, apoyado por el PSOE, Izquierda Unida y Ahora Getafe (la marca local de Podemos), señala lo siguiente en uno de sus párrafos:
“Existe la pirámide social de la discriminación. En la cúspide está el hombre, heterosexual, cisexual y blanco. Un hombre que será de clase media o alta, sin diversidad funcional, joven y delgado. Incluso perteneciente a la fe mayoritaria. No podemos olvidar que cuanta mayor es la diversidad, mayor es la discriminación. Y es algo que no podemos permitir.
Según informa La Gacetael PP, que inicialmente rechazaó el texto, al final se abstuvo, y Ciudadanos, que lo había apoyado, al final votó en contra por el polémico párrafo.
Una violación clara del Artículo 14 de la Constitución Española
Este texto señala a todo hombre heterosexual, blanco, católico, de clase media o alta, no discapacitado, joven y delgado como culpable de homofobia y racismo. Es algo grotesco que con la intención de abolir ciertas formas de discriminación, un ayuntamiento, sostenido con el dinero de todos, se ponga a estigmatizar a miles de sus vecinos y a millones de españoles por razón de su sexo, edad, clase social, raza, creencias, aspecto físico e incluso estado de salud. La izquierda y la ultraizquierda han cruzado con este texto todos los límites admisibles en una democracia, y muy concretamente los señalados en el Artículo 14 de la Constitución Española:
Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”
‘Una calumnia gratuita’ que ‘criminaliza a los católicos’
Ahora cabe esperar que esta violación de los derechos constitucionales de los ciudadanos no quede impune. Anteayer Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos, advertía que esta moción “es inadmisible, una calumnia gratuita” y que “criminaliza a los católicos”. En sólo dos días más de 32.000 ciudadanos han manifestado su rechazo a la moción por medio de una petición publicada por HazteOir.org, que advertía que “condenar a los creyentes con semejantes acusaciones no solo reflejaría una penosa categoría intelectual, sino que desvelaría actitudes más propias de los regímenes totalitarios soviéticos y nazis.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada