jueves, 28 de julio de 2016

El ISIS apunta a España y recuerda la gesta que más le irrita: ¿qué tal si tomamos nota?

Elentir sobre las amenazas del Isis a España, la gesta que más les irrita, la cobardía de la clase política y de qué hay que tomar nota. 


Artículo de Contando Estrelas: 



El Estado Islámico acaba de amenazar a España, señalándola como futuro objetivo de sus atentados, animando a los musulmanes a cometer todo tipo de crímenes contra los españoles.


La Batalla de las Navas de Tolosa le quita el sueño al ISIS
Significativamente, el comunicado difundido por la banda terrorista enumera una lista de supuestos agravios que arranca en 1212, en la Batalla de las Navas de Tolosa, la contienda más decisiva de la Reconquista española y la que marcó el declive de los dominios musulmanes en la Península, unos dominios que tenían su origen en la invasión encabezada por Tarik en el año 711. Las Navas de Tolosa fue una batalla desigual, en la que la que los cristianos partían con mucha desventaja, pero allí se reunieron castellanos, leoneses, asturianos y gallegos, vizcaínos y navarros, aragoneses y portugueses, e incluso caballeros venidos de más allá de los Pirineos.
Los reinos cristianos estaban unidos, pero la victoria parecía imposible. El propio terreno daba ventaja a los musulmanes, y el combate empezó con mal pie para los cristianos, que se vieron superados. Para evitar el descalabro, los Reyes cristianos y sus caballeros se lanzaron a una carga furiosa, directos a una muerte probable o a una victoria insegura, y su ejemplo dio ánimo a los demás guerreros cristianos. A partir de ese momento la batalla cambió de signo. El Rey Sancho de Navarra se ganó las actuales armas de la comunidad foral rompiendo las cadenas de los esclavos que protegían, como escudos humanos, al Miramamolín, el emir almohade Muhammad an-Nasir, que huyó, dejando tras de sí a unas huestes musulmanas en desbandada.
Un ejemplo de lo que somos capaces los españoles si nos unimos
La Batalla de las Navas de Tolosa fue un claro ejemplo de lo que somos capaces los españoles si nos unimos frente a la adversidad y no nos dejamos vencer por el desánimo y el derrotismo. Es lógico que el Estado Islámico tenga presente aquel hecho histórico como si le atormentase todas las noches. Lo que deberíamos hacer los españoles es tomar nota de ello. Llevamos años dejando que una clase política indecente siembre la división entre nosotros. Con el dinero de nuestros impuestos han minado los principios sólidos que hicieron grande a España como Nación. Han hecho todo lo posible para que seamos un pueblo desnortando, sumido en un alarmante vacío moral, con una crisis educativa que se arrastra ya desde hace décadas, y que se contenta con tener un papel secundario en el concierto de las naciones, convertido en el furgón de cola de una Europa que parece haber asumido como máximo ideal el no creer en nada más allá del bienestar material y de una vaga idea de la tolerancia, en nombre de la cual se vulneran cada vez más las auténticas libertades y derechos fundamentales. Y lo peor es que les hemos dejado hacer todo eso.
Basta ya de apaciguamiento y de cobardía
Necesitamos una clase política que no se arrodille en el altar de la cobardíaDebemos renunciar al apaciguamiento como receta frente a los totalitarios, y aprender las lecciones que nos da la historia sobre lo que ocurre cuando se apuesta por complacer a los enemigos de la civilización Occidental para que no nos amenacen ni nos ataquen. En 1212 a nuestros antepasados se les dio a elegir entre convertirse en esclavos de unos radicales islámicos o darles batalla, y optaron por combatirles. Gracias a ellos España no es hoy algo parecido a Arabia Saudí o a Irán. Me pregunto qué respuesta darían hoy a ese dilema muchos de nuestros gobernantes y compatriotas. El propio Estado Islámico siente temor al recordar aquella gesta y ante la mera idea de que los españoles despertemos y nos decidamos a combatir a esos nuevos Almohades. ¡Tomemos nota!

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada