lunes, 27 de noviembre de 2017

El nuevo populismo no nace de una mala situación económica

Carlos Montero se hace eco del análisis de Tyler Cowen, en el que indica que el nuevo populismo no nace de una mala situación económica, teniendo mucho que ver la cuestión cultural. 

Las teorías económicas del populismo están muertas. Durante el último mes, dos países auparon al poder a los populistas, pero en ambos casos esos países han estado disfrutando de un crecimiento económico decente.
El partido de Andrej Babis ganó las elecciones nacionales checas. Babis ha sido descrito como "el hombre de negocios en contra del establecimiento que se compromete a luchar contra la corrupción política mientras se enfrenta cargos de fraude" - ¿suena familiar? Sin embargo, en 2015, la República Checa tuvo la tasa de crecimiento más elevada de la Unión Europea con más del 4 por ciento; a principios de este año, crecía al 2.9 por ciento, con potencial alcista.
Las negociaciones en Nueva Zelanda llevaron al poder a la líder del Partido Laborista, Jacinda Ardern, con el populista Winston Peters en el gobierno de coalición. Ardern quiere reducir la inmigración, posiblemente a la mitad, y aplicar restricciones mucho más estrictas a la inversión extranjera. Aunque el crecimiento económico de Nueva Zelanda se ha desacelerado, en general ha estado por encima del 2 por ciento desde el final de la crisis financiera.
Entre las economías emergentes, Filipinas pasó de un lento crecimiento a algunos años de crecimiento del 8 por ciento. Los votantes respondieron eligiendo al presidente Rodrigo Duterte, uno de los populistas más agresivos y autoritarios de los alrededores. En Europa del Este, Polonia ha experimentado un crecimiento promedio del 4 por ciento durante más de 25 años, sin embargo, el país se ha movido en una dirección fuertemente nacionalista, coqueteando con sanciones de la UE por limitar la independencia judicial. Hungría, Eslovaquia, Eslovenia y ahora la República Checa son todos mucho más ricos que hace 20 años y en su mayoría han gozado de unas economías pujantes últimamente. Sin embargo, en distintos grados también se han movido en direcciones nacionalistas, populistas y posiblemente incluso antidemocráticas.
Aunque estos países tienen una creciente desigualdad, sus tasas de crecimiento han mejorado a una amplia franja de la ciudadanía, no solo unas pocas personas extremadamente ricas.
Incluso los Estados Unidos se ajustan a este molde de prosperidad y populismo más de lo que muchas personas se dan cuenta. Pese a todo lo que se habla de salarios estancados, los datos de las encuestas indicaron que los partidarios de Donald Trump en las primarias republicanas tenían un ingreso medio de alrededor de $72.000, que no es pobreza. Los salarios y los ingresos medios de los hogares han comenzado a aumentar.
La tendencia continúa fuera de las democracias del mundo. China ha seguido experimentando un crecimiento sólido, incluso si pocas personas creen exactamente en las estadísticas publicadas. El gobierno chino se ha vuelto más nacionalista bajo el presidente Xi Jinping y se ha alejado de las reformas de liberalización. Los datos de las encuestas en China también pueden ser poco fiables, pero Xi parece bastante popular.
Etiopía es el actor estrella en África, posiblemente con una década de crecimiento del 10 por ciento. El país, no obstante, se ha movido en una dirección fuertemente autoritaria, mientras que la mayor parte de África se ha mantenido democrática.
América Latina es una parte del mundo que, desafortunadamente, no ha gozado de los milagros de crecimiento últimamente. Sin embargo, ha mantenido a raya los movimientos populistas y nacionalistas, dejando de lado el caso de la Venezuela socialista.
Es hora de admitir que el giro nacionalista en la política global no se trata principalmente de fracasos económicos. En cambio, las batallas intelectuales, ideológicas y culturales en algunos países han provocado nuevas direcciones políticas bajo una amplia variedad de condiciones económicas, algunas de ellas bastante positivas.
Una explicación obvia para el populismo y el nacionalismo es que muchos países se están globalizando con más inmigración, comercio e inversión extranjera. Es una crisis cultural más que económica, ya que los ciudadanos ven cómo cambian sus identidades nacionales. Algunos electorados responden queriendo retrasar el reloj o al menos obstaculizar su aceleración. Dicho esto, no creo que todavía sepamos por qué algunos países o regiones están más conmocionados que otros por estos procesos de globalización. En Europa, a menudo los países del centro y del este, con niveles de inmigración relativamente bajos, son los más molestos por la inmigración.
La explicación del populismo y el nacionalismo puede tener algunas características anidadas, con factores económicos que aún juegan su papel. Si los ciudadanos temen por la cohesión cultural, noticias económicas malas relativamente pequeñas pueden tener una importancia enorme en sus mentes. Tanto malos resultados económicos como cambios culturales se toman como señales de que no se debe confiar en las elites políticas, y se crea un punto de entrada para alternativas más radicales. También vivimos en una época en la que los regímenes autocráticos parecen estar disfrutando del éxito más relativo, y eso también puede ayudar a difundir ideas antiliberales.
Por lo tanto, la próxima vez que escuche que el descontento material se menciona como el motor de los resultados electorales, recuerde que los datos económicos generalmente se interpretan a través de un prisma cultural.
Fuentes: Tyler Cowen - BBG

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear