viernes, 5 de diciembre de 2014

La crisis española no es keynesiana

Juan R. Rallo ilustra con un interesante gráfico qué sectores de la economía aportan más valor y menos respecto al 2009, evidenciando que las políticas keynesianas que pretenden imponer aún en mayor medida partidos como Podemos (desde luego no únicamente pero sí con mucha mayor intensidad) pretende alcanzar los funestos niveles de burbuja previos a la crisis alimentados nuevamente (como antaño) por deuda barata, cayendo de nuevo en el mismo error de interpretar que es un problema de demanda y no de oferta.


Artículo de su blog personal:

Éste puede que sea uno de los gráficos sobre la crisis económica española más significativos que haya colgado nunca. En apariencia no dice mucho, pero a mi entender lo dice todo. En el gráfico se recoge la diferencia entre el valor agregado bruto por sectores entre el tercer trimestre del año 2009 y el tercer trimestre de 2014 (la suma de los valores añadidos brutos es el PIB): cuando la diferencia es positiva, es que un sector generaba más valor en 2009 que ahora; cuando es negativa, que genera más valor ahora que en 2009.

VAB20092014

¿Por qué creo que este gráfico es tan relevante? Porque recoge las variaciones que ha experimentado la economía española en estos últimos cinco años de “supuesta” restricción del gasto público y, en consecuencia, de contención de la demanda agregada. Lo que vemos es que, “a pesar” de los múltiples recortes del gasto, agricultura, industria, hostelería y otros servicios están hoy marginalmente mejor que en 2009. En cambio, la construcción y las actividades financieras están hoy muchísimo peor que en el año 2009 (también, aunque a gran distancia, la información y comunicaciones, las actividades profesionales y, evidentemente, el sector público): lo único que ha sucedido, pues, es que desde 2009 ha terminado de pinchar la burbuja inmobiliaria y el sector público no ha contribuido a (o no ha sido capaz de) reinflarla.

En otras palabras, cuando se critica que, a raíz de los recortes del gasto, la demanda agregada se ha desplomado y, en consecuencia, nuestra economía se ha hundido, lo que se está criticando es que hemos contribuido a pinchar excesivamente el sector de la construcción y el de las actividades financieras. Los otros sectores no están hoy peor que en 2009, “a pesar” de esa contracción de la demanda agregada.

De ahí que, si ahora mismo aplicáramos políticas puramente keynesianas dirigidas a reinflar la demanda, tal como proponen desde formaciones como Podemos, ¿qué sectores tendrían margen para crecer y hacernos regresar a la situación ultrakeynesiana de 2009? Pues esencialmente el ladrillo y la banca: acaso por ello Podemos proponga un megaplan de rehabilitación de vivienda y la institución del “derecho al crédito” provisto por la banca pública. Nuestro nuevo modelo productivo es el de siempre: burbujas de activos alimentadas con deuda barata. ¿Cuándo entenderemos que nuestro verdadero problema actual no es la demanda, sino la oferta?

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear