martes, 23 de diciembre de 2014

Los partidos políticos, en la ruina: deben más de 237 millones de euros a los bancos

Si los partidos políticos fueran una empresa, estarían quebrados. Pero claro, tener el monopolio de la ley para desviarse dinero del ciudadano hacia sí mismos es una gran ventaja (y éstas no son suficientes para cubrir sus gastos sin fin).

Pero es una de las ventajas del binomio sector financiero-sector político, que entre ellos se ayudan (yo te rescato y te doy privilegios, yo te financio tus locuras y programas, y incluso te perdono la deuda que contraes con nosotros como ha ocurrido en bastantes ocasiones...).

Y es que como advierte el Tribunal de Cuentas (con datos del 2012), la deuda de los partidos políticos con representación parlamentaria está llegando a niveles más que preocupantes.
Y no se salva ningún partido. Desde generalistas hasta nacionalistas.

Pero no hay problema. Su problema siempre es nuestro problema. El que paga de una u otra manera es el contribuyente y/o ahorrador.

Es el chollo perfecto. Te hacen propaganda política en tu cara mintiéndote para que les votes y quieras o no escucharles, les pagas tú la campaña y sus gastos...

Pero ya se sabe. Lo que es impensable o sería un delito en el ámbito privado, en el ámbito público es legítimo y aceptado sin rechistar.

Artículo de Voz Pópuli:
Los partidos políticos en España siguen siendo una ruina. En el ejercido de 2012 percibieron subvenciones por valor de 209 millones; pero a fecha de enero de 2013 mantenían deudas con las entidades de crédito por un total de 237 millones. Si fueran una empresa, ya estarían quebrados… y si fueran una familia, desahuciados.
En su último informe de fiscalización, aprobado el pasado 26 junio, sobre la actividad económico-financiera de los partidos políticos, el Tribunal de Cuentas ya se mostraba preocupado por el nivel de endeudamiento de los partidos políticos con representación parlamentaria. Tan grave era la cuestión, que ese informe recordaba textualmente lo siguiente:
  • “Dada la especial relevancia del endeudamiento con entidades de crédito en cuanto fuente principal de financiación de las campañas electorales, bien como medio transitorio hasta que se reciban las subvenciones electorales o bien como sistema final de financiación en el caso de que los resultados electorales no cubran las previsiones efectuadas, la Ley Orgánica 8/2007 ha previsto que las cuentas anuales elaboradas por los partidos políticos recojan la información necesaria para garantizar una adecuada evaluación del endeudamiento mantenido con las entidades de crédito”.
Por ese motivo, el Tribunal de Cuentas exige que en la Memoria de las cuentas anuales se especifiquen pormenorizadamente las “condiciones contractuales estipuladas de los créditos o préstamos suscritos con las entidades de crédito, cuyo cumplimiento se analiza en los resultados de fiscalización correspondiente a cada formación política”. Y todo ello porque, entre otras cosas, está expresamente prohibida la condonación de deudas por los bancos acreedores.
El susto del Tribunal de Cuentas venía motivado porque, en concreto para ese ejercicio, “el nivel de endeudamiento conjunto reflejado en las cuentas anuales presentadas por las formaciones políticas a 31 de diciembre de 2012 asciende a un total de 237,6 millones de euros”. Una cifra sin duda descomunal: el equivalente a 39.679 millones de las antiguas pesetas.
PSOE y PP, en situación de derribo total
La mayor parte de esa enorme deuda, 71,6 millones de euros, corresponde a la deuda del PSOE con los bancos; una cifra que supera los 82,4 millones de euros si se suma a la del PSOE la que mantiene el Partido Socialista de Cataluña (PSC), que supera los 10,8 millones de euros. En total, la deuda de los socialistas con los bancos a fecha 1 de enero de 2013 representaba nada menos que el 34,68 % de la deuda de todos los partidos con el conjunto del sistema de crédito. Es la herencia envenenada que Pérez Rubalcaba le ha dejado a Pedro Sánchez, pero que Rubalcaba también recibió de Rodríguez Zapatero.
Esas cifras son, sin duda, importantes, pero no mucho más que la deuda que a esa misma fecha arrastraba el Partido Popular de Mariano Rajoy con los bancos: 54,3 millones de euros. Algunos creen ver que estas deudas con las entidades de crédito estarían hipotecando las políticas de los sucesivos gobiernos con respecto a la crisis del sector bancario.
Los nacionalistas, hipotecados hasta las cejas
Pero lo cierto, en todo caso, es que no se trata sólo de los grandes: el resto de las fuerzas del arco parlamentario se hallan también rendidas frente a los bancos. Por ejemplo, las grandes fuerzas nacionalistas: el PNV tenía créditos por valor de 28 millones de euros; la coalición Convergencia i Unió, tenía un saldo deudor de casi 10 millones de euros, mientras que los dos partidos que forman esa coalición se hallaban aún más endeudados particularmente: Unió Democrática de Catalunya, el partido de Duran i Lleida, debía 16,7 millones a la banca, mientras que Convergencia Democrática de Catalunya, el partido de Artur Mas, superaba los 3,5 millones en créditos bancarios.
Las otras fuerzas nacionalistas no les andan a la zaga, aunque, claro está, salvando las distancias: Esquerra Republicana de Catalunya, del secesionista Oriol Junqueras, arrastraba créditos por casi 2 millones de euros, e Iniciativa per Catalunya-Verds, de Joan Herrera, ‘socio’ de IU pero metido en el proceso secesionista catalán, se hundía, con un débito a la banca de 14,2 millones.
En el País Vasco, Eusko Alkartasuna, que forma coalición electoral con los abertzales dentro de Amaiur, aparecía como una fuerza pequeña pero con una gran deuda bancaria: 2,2 millones de euros. ¿Cómo se pueden pagar esas cantidades con los pequeños ingresos de la militancia o de las subvenciones electorales, que no son grandes porque no han tenido grandes resultados?
Son los misterios de la política, pero son misterios que afectan a todos. Por ejemplo, a Izquierda Unida, que estaba endeudada con los bancos por un montante global de 15,1 millones de euros (15,5 millones si sumáramos los 401.042,27 euros que debe el Partido Comunista de España, el principal ‘socio’ de la coalición). O por ejemplo también, el Bloque Nacionalista Galego, que debía 4,3 millones de euros con tan solo dos diputados en el Congreso.
Lo curioso es que una de las fuerzas con representación parlamentaria más saneadas es la de Unión Progreso y Democracia de Rosa Díez: en enero de 2013 sólo declaraba deber 365.935,49 euros a los bancos.
Actualmente, en el Congreso de los Diputados se está estudiando la Ponencia del Proyecto de Ley de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos. Habrá una nueva reunión el 23 de diciembre y otra más en enero con el objetivo de que las medidas anunciadas por Rajoy en noviembre se traduzcan en ley en el primer trimestre del año 2015, para que haya más transparencia, más control y más rendición de cuentas de los fondos que reciben los partidos. Pero, ¿qué va a pasar con la deuda que arrastran con los bancos? Ése es el gran misterio. 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear