miércoles, 3 de diciembre de 2014

Un exsocio asegura que pagó en negro a la productora de Pablo Iglesias

El fundador y propietario de Canal 33 y antiguo socio de Pablo Iglesias para emitir La Tuerka en su Televisión habla sobre el fraude fiscal llevado a cabo por Iglesias (aunque por las cantidades no alcanza el delito fiscal, en todo caso infracción administrativa), propietario además de una asociación sin ánimo de lucro cuando comerciaba lucrándose con ella. 

Pero es otro de los que dan lecciones de moralidad y de perseguir el fraude y de subir impuestos (pero a él no) y de luchar contra las castas cuando es el primero que cuando tiene la posibilidad lo hace...

Algunos dirán que los importes no son comparables. Pero eso es indiferente. Y es que a mayor poder y capacidad de gestionar dinero ajeno, más corrupción e importes mayores. Cuanto mayor es el botín, mayor el agujero. Las castas no son personas distintas al resto. Son simplemente personas que tienen el poder y están en la situación de llevarlo a cabo. Y mientras esos incentivos se mantengan, se llevarán a cabo. 

Este personaje no es distinto tampoco, y eso que no está en el poder. El poder corrompe, y el poder absoluto, corrompe absolutamente. Y este es el poder que pretende acaparar Podemos estatalizando aún más la sociedad y otorgando aún más poder al político (la excusa es decir que lo hacen en nombre del pueblo, como también lo hacían todas las dictaduras pasadas y presentes). 


Artículo de El Economista: 

"Pablo Iglesias me pidió cobrar en dinero negro y de este modo se le abonó". Así de contundente se muestra Enrique Riobóo, fundador y propietario del 80% de Canal 33 y antiguo socio del secretario general de Podemos, con el que tenía un acuerdo comercial para emitir La Tuerka en su televisión.

Riobóo explica que entre finales de 2012 y principios de 2013, estuvo abonando 2.000 euros al mes a Producciones CMI (Con Mano Izquierda), la asociación cultural y sin ánimo de lucro que había creado Iglesias un año antes.

De esa cantidad, 500 euros se pagaban con factura -el importe final se elevaba a 605 euros tras el abono del 21% del IVA correspondiente-, pero los 1.500 euros restantes eran en 'B'. Hacienda debe investigar a Iglesias.

"Ellos me exigieron que fuera así y me firmaron recibos en los dos primeros meses. Luego, con la confianza que había entre nosotros, ya ni siquiera le pedía los recibís", dice Riobóo, que recuerda en este mismo sentido como Pablo Iglesias le pidió desde el primer momento que todo el pago fuera en negro. "Él me dijo que no tenía una empresa sino una asociación cultural sin ánimo de lucro y que cuántas menos facturas se hicieran mucho mejor, pero yo insistí en que al menos una parte había que declararla. Yo trabajo con una sociedad limitada".

La asociación de Pablo Iglesias, Producciones Con Mano Izquierda, no contestó ayer ante los intentos de contacto por parte de este medio para solicitar su versión de los hechos.

Un contrato camuflado

En teoría, el dinero correspondía a la producción y emisión en Canal 33 del programa de tertulia política La Tuerka, que Pablo Iglesias dirigía en ese momento. Pero, en la práctica, la situación era distinta. Iglesias, de Podemos, oculta quién está detrás de su asociación sin ánimo de lucro.

El líder de Podemos había realizado una labor de intermediación como conseguidor con el Gobierno iraní por la que algunos de los programas de Hispan TV, la cadena pública en español del régimen de los ayatolás, se iban a emitir en el madrileño Canal 33.

"Irán acordó pagarnos por esta cesión de espacios en televisión un total de 5.000 euros al mes, pero Iglesias me exigió el pago de una comisión de 2.000 euros, teniendo en cuenta además que él dirigía y presentaba uno de los programas de la televisión iraní: Ford Apache", explica el dueño de Canal 33.

Es a partir de entonces cuando parte de ese pago se empieza a hacer con factura y otra sin pagar los impuestos correspondientes, siempre según Riobóo. Una agencia de bajo coste.

"En las facturas, que se cargaban a Plató 2.000, una sociedad mía, esta comisión se vestía como si fuera por la producción del programa La Tuerka, que en realidad se hacía de forma completamente gratuita desde hacía tiempo".

En principio, y teniendo en cuenta las cantidades, parece descartado que hubiera con esta práctica un delito fiscal ya que para ello el fraude debería haber superado en un año los 120.000 euros. Otra distinta es que pudiera haber habido una infracción administrativa.

Tanto las facturas como los recibos los firmaba por parte de la Asociación Cultural Producciones con Mano Izquierda, Sarah Bienzobas, que en ese momento era jefa de Producción, Gestión de Recursos y Creación de Equipos de Trabajo y que, aunque sigue trabajando todavía allí, según consta en su curriculum en la red social LinkedIn, forma también parte del equipo de Podemos como miembro del Consejo Ciudadano tras la última asamblea general que eligió a Pablo Iglesias, como secretario del mismo.

Bienzobas es la persona que se encargó también de hacer la producción de algunos de los spots publicitarios para Izquierda Unida, como el de las elecciones autonómicas de Andalucía de marzo de 2012 o el de las generales de noviembre de 2011. En todos los casos, la asociación cultural de Pablo Iglesias facturaba al partido que dirige Cayo Lara.

Podemos reconoció ya en un comunicado que Producciones CMI había realizado estos anuncios, después de que este periódico desvelara el pasado 19 de noviembre las prácticas presuntamente irregulares al camuflar una productora como una asociación sin ánimo de lucro. No obstante, el partido insistió en que "el dinero abonado por la formación política se destinó a pagar los gastos de producción y el trabajo del personal técnico".

Los propios trabajadores vinculados a la productora han denunciado ya que Pablo Iglesias les pagaba sus honorarios en negro, sin contrato y sin declararlo a la Administración Tributaria.

Es una versión que corrobora también su antiguo socio, el dueño de Canal 33. "Iglesias cobraba y luego en el mismo momento, antes de empezar el programa repartía dinero entre los cámaras, reporteros y productores que trabajaban con él cada semana en La Tuerka", dice Riobóo.

Según Podemos, todos los gastos de emisión de La Tuerka corrían a cargo de la empresa Caja de Resistencia Motiva 2 Producciones.

Pero esta compañía, propiedad de Juan Carlos Monedero, no se creó hasta finales de octubre de 2013, cuando ya no tenía relación alguna con Canal 33 y se emitía a través del diario online Público. En cualquier caso, de acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil por esta sociedad, a 31 de diciembre del año pasado la firma no tenía ningún trabajador a su cargo.

Lo que parece evidente, según admitieron hace dos semanas desde la propia productora, y ratifica ahora Riobóo, es que hasta que Monedero creó su empresa, la realización de La Tuerka, así como de otros programas y spots publicitarios se realizaban a través de una asociación cultural sin ánimo de lucro.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear