lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Por qué la inyección monetaria no está ayudando a la economía?

Frank Shostak analiza la evolución económica en las distintas potencias económicas y muestra porqué la inyección monetaria no está ayudando a la economía ni lo hará.

Artículo del Instituto Mises Hispano:

A pesar de toda la masiva inyección monetaria a lo largo de los pasados seis años y la rebaja de os tipos de interés a casi cero, la mayoría de los comentaristas han expresado su desacuerdo con el ritmo del crecimiento económico. Por ejemplo, la tasa anual de crecimiento del PIB real de la Unión Monetaria Europea (UME) cayó al 0,7% en el T2 desde el 0,9% en el trimestre anterior. En el T1 de 2007, la tasa anual de crecimiento estaba en el 3,7%. En Japón, la tasa anual de crecimiento del PIB real cayó al 0% en T2 desde el 2,7% en T1 y el 5,8% en T3 de 2010.

 
En EEUU, la tasa anual de crecimiento del PIB real quedó en el 2,4% en T2 frente al 1,9% en el trimestre anterior. Advirtamos que desde T1 de 2010 la tasa de crecimiento siguió una trayectoria en torno al 2,2%. La excepción es Reino Unido, donde la tendencia de crecimiento del PIB muestra un fortalecimiento con el tasa anual de crecimiento acercándose al 3,1% en T2 desde un 3% en T1. Observemos sin embargo que la tasa anual de crecimiento en T3 de 2007 estaba en el 4,3%.

 

Además de la todavía apagada actividad económica, la mayoría de los banqueros centrales están preocupados con la debilidad de las ganancias de los trabajadores.

A algunos les desconcierta que, a pesar de inyectar miles de millones de dólares en el sistema financiero, esto influya tan poco en las ganancias de los trabajadores.

Después de todo, se dice, cuanto mayores sean las ganancias, más consumidores pueden gastar y, consecuentemente, más fuerte va a ser el crecimiento económico.

La tasa anual de crecimiento de las ganancias medias por hora de EEUU estaba en el 2% en julio, frente al 3,9% en junio de 2007. En la UME la tasa anual de crecimiento de las ganancias semanales se hundió al 1,3% en T1 desde un 5,4% en T2 de 2009. En Reino Unido, la tasa anual de crecimiento de las ganancias semanales medias cayó al 0,7% en junio de este año, desde un 5% en agosto de 2007.

 

Según el vicepresidente de la Reserva Federal de EEUU, Stanley Fischer, las recuperaciones global y de EEUU han sido “decepcionantes” hasta ahora y pueden apuntar a una reducción permanente en el potencial económico. Fischer ha sugerido que una productividad ralentizándose podría ser un factor importante tras todo esto.

El que una caída en la productividad de los trabajadores pueda ser un factor importante es un buen comienzo para tratar de descubrir qué está pasando realmente. Sin embargo es solo la identificación de un síntoma, no es la causa del problema.

Ahora bien, son posibles salarios más altos si se expande la contribución de los trabajadores a la generación de riqueza real. Cuanto más genere un trabajador concreto, en lo que se refiere a riqueza real, más puede reclamar en términos de salario.

Un factor importante que permite a un trabajador aumentar la productividad es la magnitud y calidad de la infraestructura que tiene disponible. Con mejores herramientas y maquinaria, puede generar más producción por hora y por tanto pueden pagarse salarios más altos.

Es asignando una porción mayor de una existencia dada de riqueza real para la construcción y mejora de la infraestructura conforme emergen más bienes de capital por trabajador (más herramientas y maquinaria por trabajador) y esto crea la plataforma para una mayor productividad del trabajador y por tanto una expansión de la riqueza real y esto aumenta las perspectivas de mayores salarios. (Con mejor infraestructura, los trabajadores pueden ahora producir más bienes y servicios).

Los factores clave que socavan la expansión en los bienes de capital por trabajador son un gobierno en constante expansión y políticas monetarias laxas del banco central. Según la visión popular, lo que dirige la economía es la demanda de bienes y servicios.

Si, por cualquier razón, hay una demanda insuficiente, se dice que el papel del gobierno y del banco central es reforzar la demanda para mantener en marcha la economía. Sin embargo no hay una categoría independiente como la demanda que dirija una economía. Toda demanda debe fundamentarse en una producción previa de riqueza. Produciendo algo útil para otras personas, una persona puede ejercitar una demanda de otros bienes útiles.

Cualquier política que estimule artificialmente la demanda, lleva un consumo que no está respaldado por una producción previa de riqueza. Por ejemplo, la inyección monetaria que se dirige supuestamente a levantar la economía, en realidad genera actividades que no pueden sostenerse por sí mismas. Esto significa que su existencia solo es posible desviando riqueza real de los generadores de riqueza.

La imprentas ponen en marcha un intercambio de algo por nada. Advirtamos que una inyección monetaria genera una plataforma para diversas actividades no productivas o de burbuja: en lugar de usarse la riqueza para financiar la expansión de infraestructura que genera riqueza, la inyección monetaria canaliza riqueza hacia actividades que desperdician riqueza.

Esto significa que la inyección monetaria lleva a desperdiciar riqueza real. Igual que una política de rebajar artificialmente los tipos de interés para estimular la demanda proporciona de hecho apoyo a diversas actividades no productivas que nunca aparecerían en un entorno de libre mercado.

Creemos que cuanto más persistan los bancos centrales en todo el mundo en sus políticas monetarias laxas, mayor será el riesgo de dañar gravemente el proceso de generación de riqueza. Esto a su vez aumenta la probabilidad de un estancamiento prolongado.

Sin embargo, todo esto puede invertirse disminuyendo el tamaño del gobierno y cerrando todos los agujeros de la expansión monetaria. Evidentemente, una postura fiscal y monetaria más firme va a dañar diversas actividades no productivas.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear