miércoles, 17 de febrero de 2016

La presión fiscal sobre el trabajo en España es mayor que en Dinamarca o Noruega

Vicente Nieves expone cómo la presión fiscal sobre el trabajo en España es mayor que en Dinamarca, Noruega, Australia, Canadá u Holanda, como muestra el trabajo de la OCDE Taxing Wages 2015. 

Artículo de El Economista: 
traje-billetes-impuestos.jpg
La presión fiscal sobre el trabajo es mayor en España que en Dinamarca, Noruega, Canadá u Holanda como muestra el trabajo de la OCDE Taxing Wages 2015 . Aunque este dato es importante, resulta aún más curioso ver cómo se distribuye esa presión fiscal sobre los costes laborales.
La cuña fiscal (porcentaje que representan los impuestos salariales y las cotizaciones sociales sobre el total del coste laboral) es mayor en España que en Dinamarca o Noruega. Si bien es cierto, que estos países suelen tener un Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) superior al de España. Por ejemplo en Dinamarca el IVA tiene un tipo único y es del 25%. En España por el contrario el tipo general del IVA es del 21%, pero además cuenta con un tipo reducido del 10% y otro súper-reducido del 4%. 
Volviendo a los salarios, la cuña fiscal en España alcanza el 40,7%, es decir, casi la mitad de los costes laborales se van en impuestos. En Dinamarca este porcentaje es del 38,1% y en Noruega del 37%. Los países con una cuña fiscal más elevada son Bélgica con un 55,6%, Austria con un 49,4%, Alemania con un 49,3% y Hungría con un 49%.
Por otro lado, los países con una cuña fiscal más reducida son Chile con un 7%, Nueva Zelanda con un 17,2%, México con un 19,5% e Israel con un 20,5%. Otros países que destacan por tener una cuña fiscal inferior a la española son Australia con un 27,7%, Irlanda con un 28,2% o Canadá con un 31,5%. 

¿Cómo se distribuye esta cuña fiscal?

En España destaca la contribución a la Seguridad Social que tiene que realizar el empresario, que supone 23 puntos porcentuales del total de la cuña fiscal. En segundo lugar aparece el IRPF que son 12,8 puntos porcentuales, la contribución del trabajador a la Seguridad Social que asciende a 4,9 puntos porcentuales. 
Dinamarca destaca por varios factores. Primero porque el empresario no tiene que pagar Seguridad Social, mientras que el empleado aporta 2,8 puntos porcentuales del total de la cuña fiscal. Mientras que el IRPF supone 35,6 puntos porcentuales de esta presión fiscal sobre el empleo. 
España junto a Estonia, República Checa, Eslovaquia e Italia son líderes en la aportación de los empresarios a las cotizaciones a la Seguridad Social como parte de la cuña fiscal. Mientras que Dinamarca, Austria y Australia se apoyan en el IRPF como mayor 'aportador' al total de la cuña fiscal.
Por último, Alemania, Polonia, Hungría y Eslovenia tiran de las cotizaciones de los trabajadores como el gravamen con mayor peso dentro de la cuña fiscal. 
Como conclusión para España, como ya se han encargado de reiterar varios expertos, las cotizaciones a la Seguridad Social tienen un peso excesivo sobre los costes laborales, sumando entre ambas (pagadas por trabajador y empresario) casi 28 puntos porcentuales de los 40,7 que suman la cuña fiscal.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada