martes, 16 de febrero de 2016

Escolar y la diferencia entre enchufar a tu exnovia y ser el ‘sobrinito de Rodrigo Rato’

Elentir deja en evidencia a Ignacio Escolar, y hasta qué punto se puede manipular una información con fines políticos para realizar una crítica, mientras se defiende el mismo hecho (pero cierto y con mayor gravedad) al serle afín...

Una nueva muestra de la catadura moral y la deriva de España. No se critican ni exigen la eliminación de hechos deleznables. Sino que se defienden si los hacen unos y se critican hasta la saciedad si los hacen otros. Y esto es precisamente lo que da respaldo moral a que estos actos deleznables se sigan produciendo, haciendo nada por que cambien y mucho por que se mantengan, siendo así responsables indirectos de dichos actos.


Artículo de Contando Estrelas: 
“Es terrible que ahora se utilice así”. Lo comentaba ayer Ignacio Escolar sobre la noticia del digital El Español del enchufe de la exnovia del concejal Guillermo Zapata en Madrid.
A Escolar le molesta que El Español pruebe la relación entre enchufador y enchufada en un artículo“comprometido y valiente” -según lo adjetiva él- publicado en Eldiario.es, el digital del conocido tertuliano progre. Ya comenté ayer la paradoja de estas críticas, a las que hoy Pedro J. Ramírez dedica un excelente artículo. Hoy me fijaré en el motivo de la crítica de Escolar al citado titular de El Español. Según la noticia que publica Eldiario.esel error del digital de Pedro J. habría sido “la utilización de una circunstancia personal”. Y entonces siento un cosquilleo en la memoria.
Manipulando con fines políticos el lejano parentesco de otros
En octubre de 2009, Escolar publicó en su blog una escueta entrada con el siguiente texto: “HazteOír estudia crear un partido político. ¿Sabías que su líder, Ignacio Arsuaga Rato, es sobrino de Rodrigo Rato?”En dos frases se colaban dos manipulaciones. La primera manipulación la había desmentido el presidente de HO un mes antes: “nosotros somos un movimiento social y no queremos convertirnos en un partido político. La segunda la comenté aquí tras hablar con el propio aludido. Ignacio Arsuaga me confirmó que su abuelo materno era primo del padre de Rato, con lo que la madre del presidente de HO es prima segunda del exdirigente del PP, lo cual convierte a Ignacio en sobrino tercero de Rato, un parentesco lejano pero al que Escolar intentó sacar tajada política. “No he coincido con él en ninguna reunión familiar”, me comentó Arsuaga sobre Rato, añadiendo que sólo coincidió con él en una charla en el ICADE cuando él era estudiante universitario.
El sobrino, que no disfrutó de enchufes, sí le preocupaba a Escolar
Pasando olímpicamente de la citada rectificación, Escolar insistía en el tema unos meses más tarde, tachando a HO de “organización ultra que subvenciona Esperanza Aguirre” (una mentira, pues HazteOir.org nunca ha pedido ni recibido ni un céntimo en subvenciones) y refiriéndose a Arsuaga como “un sobrinito de Rodrigo Rato”. Pero además del empeño de Escolar en manipular a sus lectores, obsérvese la gran diferencia entre ambos casos. Escolar se queja de que se use un asunto personal con Zapata, que ha enchufado a su ex, tras insistir en un lejano parentesco de Arsuaga, que no se ha beneficiado de ningún enchufe, y cuya asociación ni siquiera ha querido pedir nunca ni una sola subvención, con la idea de preservar su independencia del poder político. Algo de lo que el tertuliano progre no puede presumir: Público, diario que dirigió Escolar, gozó del favor de gobiernos afines en concepto de subvenciones y suscripciones institucionales.
Le atribuyó un hijo a Jiménez Losantos por su apellido
Un año después del citado episodio, Escolar atribuía a Federico Jiménez Losantos la paternidad de un tuitero que le había criticado¿El motivo? Pues que ambos se apellidaban Jiménezun apellido que comparten 392.396 españoles, según datos del INE. Si nos fiamos del formidable criterio periodístico de Escolar, las comidas familiares de los Jiménez deben ser un acontecimiento sólo superado, en asistencia, por las Jornadas Mundiales de la Juventud… Quizá a alguno de esos tan populosos ágapes pueda acercarse Ignacio Escolar a dar una charla sobre rigor periodístico. Aunque no formo parte de esa gran familia, yo me apuntaría encantado a que el director de Eldiario.es nos explique por qué una relación sentimental hecha pública por los implicados ha de remitirse al cajón de los tabúes ante un caso de nepotismo como el citado, mientras el lejano parentesco de otra persona debe airearse, manipulado, para utilizarlo políticamente. Tal vez el criterio a seguir en asuntos personales es que los de los rivales de Escolar no importan, pero los de sus afines sí, aunque en el segundo caso los propios interesados abanderasen esa relación con fines políticos.
(Foto: Ana Portnoy)

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada