miércoles, 10 de febrero de 2016

Otro paso en Valencia del nacional-socialismo

Es lo que tiene el nazional-socialismo. La discriminación entre unos ciudadanos y otros en función de su sesgo ideológico. Así, se trata de crear unos ciudadanos de primera y de segunda. 
La igualdad ante la ley de las personas solo se emplean cuando hay algún rédito político que obtener, si es una cuestión que les pueda beneficiar en su objetivo político. Una vez en el poder, ésto es algo absolutamente secundario, ninguneado si va contra sus propios ideales, pese a que supongan pisotear mediante la coacción e imposición los ideales de terceros. 

Así, al igual que se hacía en otras épocas (hoy también se hace con cristianos exigiéndoles pagos de impuestos adicionales, no entrar en la función pública...en distintos países musulmanes por proferir otra religión por poner un simple ejemplo actual), se discrimina a aquellos miembros de la sociedad que se consideran rechazables, inferiores...
Nada extraño. Es uno de los pasitos hacia la imposición del valenciano/catalán y a la pretendida independencia. 
La pata más importante para ello es el control de la educación por una parte, como instrumento de adoctrinamiento desde temprana edad -futuros votantes y adeptos- lo que lleva alguna generación, empezando por la inmersión lingüística y el control de los contenidos, la formación de profesores -control de universidades-, las trabas crecientes a la educación concertada y privada (para reducir la capacidad de escape al control político y al adoctrinamiento polìtico, si bien el control es indirecto vía legislación, control de la oferta educativa...), prohibición de la libertad de elección de centros (reduce la libertad de elección de las familias sobre la educación de sus hijos). 
Y por otra parte, el control de los medios informativos, vía subvenciones -con el dinero del ciudadano- a medios privados y periodistas que se alinean con sus tesis y hacen la función propagandística del régimen político, y vía medios públicos -por ello consideran imprescindible la nueva creación de un Canal 9, de radios públicas...- para expandir su propaganda y adoctrinamiento llegando así en mayor medida a las masas. 
Los medios empleados alcanzan todos los niveles y se van produciendo sin pausa poco a poco para que no haya resistencia (los beneficios fiscales, la discriminación para obtener una oposición o puesto público, especialmente en enseñanza -con un peso absurdamente enorme del idioma frente a la formación y capacidad como medida de discriminación positiva y facilitar el empleo público hacia los valenciano parlantes lo que va en contra de la calidad), la rotulación no compartida sino 100% en valenciano de calles, cuestiones de tráfico, cuestiones administrativas...
El adoctrinamiento en el sentimiento llevarán al siguiente paso de la estrategia, es decir, a la creación de ciudadanos de primera y de segunda, de valencianos "de verdad" e "impuros", de los "patriotras" y los "antipatriotas", de los de la "tierra" y de los "extranjeros españolistas", de los "buenos de pura cepa" y los "fascistas" (cuando fascismo de manual es lo que llevan a cabo), de los defensores de los intereses de los valencianos y de los que hacen injerencia desde fuera, los vendidos...en resumen, de la creación de odio y conflicto entre las personas provocado artificialmente (posicionando a unos como buenos y auténticos y otros como malos -ellos por supuesto son los buenos-) con pretensiones electorales y de beneficio personal (el poder, vivir del dinero ajeno y la imposición a todo el mundo de su punto de vista). Así, la creación de un sentimiento (exaltación nacionalista, de simbología y bandera -el paso a mayor plazo es cambiar la bandera actual que no reconocen como propia-, de cultura...) permite fidelizar a la ciudadanía bajo sus pies, y borrar y esconder cualquier desastre de gestión, eliminación de libertades, corrupción...y en definitiva conseguir priorizar en las masas el sentimiento creado ante el razonamiento. 
Y por supuesto, nunca puede faltar la creación siempre de enemigos externos y chivos expiatorios que se encargan muy bien de repetir y extender para justificarse y quitarse toda responsabilidad. 
Esto es la historia de los nacionalismos, una de las mayores lacras del siglo XX, y generador de conflictos, muerte y guerras en todo el mundo. 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada