lunes, 4 de julio de 2016

Las empresas públicas: Un pasivo de 4.843 millones y 6.279 empleados

Héctor Sanjuán muestra la situación de las empresas públicas (de su deuda y número de empleados) en la Comunidad Valenciana. 
Un nuevo "ejemplo" de eficiencia y rentabilidad pública llevada a cabo por los políticos de turno. 


Mientras tanto, más riqueza de la sociedad es dilapidada, más impuestos son exigidos, más desempleo es provocado por esta situación en el sector privado, menos competencia se da en los distintos sectores afectados, menos capitalización y productividad y peor asignación eficiente de los recursos (menor prosperidad y capitalización de la economía, y menor satisfacción de las necesidades). 

Artículo de El Mundo: 



Podar la maraña de empresas y fundaciones que componen el sector público de la Generalitat no está siendo nada sencillo para el Consell. Lejos de los deseos expresados por el presidente Ximo Puig en la tribuna de las Cortes, la nueva futura ley que debe regular y ordenar estas firmas instrumentales no entrará en vigor hasta 2017 y es que «el marasmo generado por el anterior gobierno», en palabras de la secretaria autonómica de Modelo Económico, Ángeles Cuenca, dificulta mucho esta tarea.
Según los datos que maneja la Conselleria de Hacienda, a 31 de diciembre de 2015, el pasivo que todavía arrastra el sector público instrumental suma un total de 4.843 millones. Asimismo, las 33 entidades, empresas y fundaciones públicas acumulan todavía, a 31 de abril de 2016, un total de 6.279 empleados.
Pese a los ERE y a la continua reducción de plantillas, estas firmas ligadas a la Generalitat siguen teniendo un elevado número de empleados. Con RTVV aún sin emitir, las tres firmas públicas con más trabajadores son Ferrocarrils de la Generalitat (1.518), Vaersa (1.227) y el Instituto Valenciano de Acción Social(1.017), que acumulan el 60% de toda la plantilla del sector público instrumental. Tras ellas, hay un grupo de empresas que supera los 300 empleados como la Fundación Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica, CultuArts y la Fundación Reina Sofía.






Salvo FGV, no son precisamente las empresas con más empleados las que más deudas acumulan. El pasivo (donde se incluyen, entre otras, las deudas, provisiones y periodificaciones a corto y largo plazo) del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), que servía de caja para los antiguos de ejecutivos del PP, alcanza los 889 millones. No se quedan atrás ni la Epsar (722 millones) ni la Ciudad de las Artes y las Ciencias (705 millones).

Comparecencia

La secretaria autonómica de Modelo Económico compareció ayer en la Comisión de Hacienda de las Cortes para explicar la situación de las empresas públicas y los cambios que el Consell pretende introducir. Ángeles Cuenca indicó que la intención es que la futura normativa se apruebe por la Cámara autonómica este mismo año. «En esta ley se incluirán medidas concretas de control en materia de personal y contratación así como medidas de control interno y de supervisión financiera», explicó la secretaria autonómica.
Sobre la supresión de entes, Cuenca indicó que la prioridad no será reducir por reducir sino «determinar qué entes son necesarios y cuáles no». La titular de Modelo Económico y Financiación señaló que se exigirá la publicación anual de las Relaciones de Puestos de Trabajo, incluidas las retribuciones del personal, al tiempo que se introducirán obligaciones de publicidad de los procesos de selección de personal y se requerirá informe preceptivo antes de aprobar aportaciones de capital a las sociedades mercantiles de la Generalitat. Por último, Cuenca lamentó que el sector público esté «sobredimensionado y con una excesiva dependencia de recursos presupuestarios y del crédito públicamente avalado».

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada