miércoles, 25 de mayo de 2016

Análisis y refutación del ridículo y disparatado análisis de Errejón acerca de la escasez y colas de Venezuela

Este es el burdo análisis que hace Iñigo Errejón en su entrevista para un medio venezolano de la escasez y colas en Venezuela. 

El surrealismo, la necedad y la tomadura de pelo alcanzan cotas difíciles de superar para pretender justificar y explicar lo que se está viviendo (y agravándose por momentos) en Venezuela. 

En el siguiente artículo analizo las enormes distorsiones de su análisis, que no puede ser más surrealista: 


El artículo entero no tiene desperdicio.

Así, las colas en establecimientos de días para adquirir un bien se deben a que " hay más dinero disponible", a la "democratización del acceso consumo. Ahora la gente puede consumir más". 
Hay que ser ruin. En el país con la mayor inflación del mundo, donde los precios más que se doblan al cabo del año y el poder adquisitivo se ve reducido por momentos, en cuya cesta de la compra no cabe ya casi nada y en donde no hay productos fruto de la escasez (por la manipulación monetaria, inflación creada por la emisión ingente de moneda, monetización de deuda, devaluaciones monetarias, control de divisas, y de precios, expropiaciones, nacionalizaciones, brutal desincentivo a la producción y destrucción del tejido productivo). 


Es precisamente esa inseguridad jurídica (violencia creciente sin control alguno, dependencia judicial absoluta al ejecutivo, nacionalizaciones y cierres de empresas constantes, expropiaciones y nulo respeto a la seguridad jurídica -entre los últimos países del mundo en derechos de propiedad-) y la inflación (provocada también por el régimen, pues esta significa aumento de la masa monetaria, y ésta es monopolio del gobierno, que lo emplea como medio para financiar gastos crecientes, deuda creciente, clientelismos e importaciones, cada vez más caras con una capacidad productiva interna nula), lo que provoca esa situación de Ante la inestabilidad económica provocada se desalientan los planes a largo plazo, y se fomenta planificaciones a corto plazo. Es decir, me quedo con lo que consiga para hoy. Acumulo hoy porque no sé lo que pasará mañana

Otra razón que da es por la percepción de una cierta inestabilidad económica, que no es un fenómeno atmosférico, no cae del cielo, sino que es un fenómeno que tiene que ver con una voluntad declarada, de algunos sectores, que así afirman su poder y erosionan el Gobierno Nacional”
La burda tergiversación de la realidad. La causa de esa "inestabilidad económica", no es otra que de las políticas intromisivas y dictatoriales del gobierno, y no del chivo expiatorio, comodín justificativo común a toda régimen liberticida. El chivo expiatorio, tales como los empresarios (que acumulan provocando la escasez y el hambre, aunque ellos se arruinen...muy sencillo de refutar por otra parte). 

Y la otra "gran" razón es que esto es debido (cómo no), al capitalismo, a sus valores concretamente. “Tiene que ver con una antropología que tiene que ser cambiada." Esto muestra ya una de las características del socialismo, como es la imposición y el totalitarismo. Ellos, nuestros amos, saben qué les conviene a todos, y no importa lo que el ser humano quiera o prefiera. Ellos van a cambiarnos, a la fuerza si es preciso (y lo es). La tiranía y dictadura no es algo casual. Es la consecuencia de imponer los caprichos del ser supremo anteponiéndolos a los deseos y preferencias de la gente. De ahí, que no paren de emplear para sí mismos el término "el pueblo", arrogándose y otorgándose a sí mismos como representantes de todos, y en consecuencia nadie pude negarse a obedecer, porque es ir contra la gente, contra "el pueblo". 
En este sentido dice que : "(...) todavía no se ha conseguido quebrar la ideología del consumo de la sociedad relacionada con la adquisición de más mercancías. (...) Es muy difícil”. (...) porque la gente va a seguir queriendo adquirir productos que le generen bienestar”. 
Y es que, claro, que cosa tiene el ser humano, cuya naturaleza le lleva a buscar mejorar su bienestar (y el de los suyos). Y esto es imperdonable. Todos tienen que estar contentos en la misera, la única igualdad que pueden conseguir. 

Pero claro, como el sabe que el consumo va ligado al bienestar y la prosperidad, dice que no es incompatible con la Robolución, digo Revolución, pero solo si es "una revolución en libertad, y eso es fundamental en Venezuela. Venezuela es una revolución en libertad, y por lo tanto la gente puede decidir lo que hace. Además, el proceso de transformación en Venezuela le ha dado a la población más herramientas para decidir en lo político; en lo económico le ha dado más dinero (...) 
 El aumento de la capacidad de consumo es producto de la Revolución Bolivariana".
Es complicado ver un ejercicio de mayor cinismo y reírse de tal manera de un pueblo. Decir que Venezuela es ejemplo de libertad (ni política ni económica es ningún ejemplo) y que por tanto puede decidir lo que hace, cuando no tiene ni qué elegir para llevarse algo a la boca, ni qué comprar o vender, ni a qué precio, por las imposiciones, ni importar o exportar sin permiso, ni hacer actividad alguna en libertad, con la absoluta inseguridad jurídica y nulo respeto a la propiedad privada, con la nula capacidad de compra provocado por el propio gobierno como he comentado antes y un largo etc es cuanto menos ofensivo. 


Luego muestra más tendencias totalitarias y un cinismo de órdago cuando dice "en el largo plazo (...) no es solo cambiar las cabezas, (...) La gente puede manifestarse con actitudes cortoplacistas porque (...) está acostumbrada a planes a corto plazo (...).La certidumbre del largo plazo implica construir instituciones sólidas, lo que no se hace en una década”. 
Que se atreva a criticar planes a corto plazo de la gente, cuando es lo único que estimula con sus políticas inflacionarias (que también quiere acometer con el monopolio del banco central en España si sale del Euro o con aumentar la locura que está llevando a cabo el BCE), y con sus programas de promesas utópicas de gasto y déficit como si no hubiera un mañana endeudando e hipotecando hasta las cejas a las generaciones futuras (y por supuesto presentes) y descapitalizando la economía (el camino más corto a la destrucción de la sostenibilidad de una economía y a la minoración de prosperidad y crecimiento futuro y alejamiento de toda inversión). 

Pero es que es un no parar de manipular la realidad. Sigue diciendo que las mayores colas para adquirir TV era porque “no satisface una necesidad inmediata (...) pero también con la mentalidad del corto plazo: obtengo el objeto ahora y luego seguro me sirve para algo". 
¿Se puede ser más peregrino? La realidad fue otra. En ese momento, Maduro impuso la venta de TV a "precio justo" (ocupando redes de tiendas y produciéndose saqueos), lo que obligó a las tiendas a venderlo a precios por muyy por debajo de coste, provocando en un país con la mayor inflación del mundo y subiendo los precios por momentos (reduciendo su capacidad de compra) volcarse a comprar una TV (cuanto antes la compraran más barata era en ´términos relativos y era su única opción antes de no haber ninguna (nadie las vendería porque no son rentables, ni las importaría porque éstas son cada vez más caras) o no poder pagarla por su decreciente poder adquisitivo, que cada día alcanzaba menos para la cesta más básica de la compra. 

Pero seguía en su burdo análisis. Las colas empezaban a aumentar y ser diarias. La explicación que da es que "En Venezuela hay una cultura muy oral: Uno, cuando quiere saber cómo se hace algo, no se mete en internet o llama a la institución, sino que pregunta a algún vecino o un amigo. Yo tardé mucho en entenderlo. Las personas salen a la calle y se ponen en cola, porque ven a otra gente que está esperando, porque algo hay. Tiene mucho que ver con el uso de la calle y con la relación directa, interpersonal, que es algo muy venezolano".
Realmente ¿no da vergüenza ajena? de un doctor...

Pues aún sigue haciendo más el ridículo cuando justifica la cuestión de la escasez en los anaqueles de las tiendas y las colas (debido a la escasez). Para él en "otros países no hay cola porque la gente no puede; hay cosas que están limitadas. Lo que pasa es que siempre ves los anaqueles llenos, a rebosar, y poca gente para la mucha mercancía que hay". 
Los estantes vacíos es porque la gente los ha comprado, mientras que en los demás países las tiendas tienen productos porque la gente no puede comprarlos. Las colas son porque la gente tiene dinero para comprar. En los otros países no hay cola porque están en casa sin dinero para hacer compras: “una contraparte de las colas en Venezuela es, también, la mayor capacidad de acceso al consumo”. 
Tan ridículo que no merece ni comentario, considerando la mínima capacidad de acceso al consumo que tiene el país (tanto por la escasez de productos como por la capacidad de adquirirlos).

Desgraciadamente, esta es la sesgada visión y nivel de la tergiversación de la realidad que aplica (como todo su partido) en todos los ámbitos, solo que en otros ámbitos, más difuminados, con medidas no aplicadas en tal grado, con mayor adoctrinamiento y propaganda y muchos prejuicios y sofismas generalizados les permite engañar y adoctrinar a gran número de personas, obteniendo gran apoyo. No por otra cosa, el populismo tiene tanto éxito. 





Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada