jueves, 19 de mayo de 2016

Preocupantes síntomas de la sociedad española

Es un síntoma más de hasta qué punto se puede ir degradando una sociedad, y cómo la irracionalidad está alcanzando cotas alarmantes y preocupantes. 

La escena mostrada en el siguiente vídeo es bien gráfica. "Podemitas" en Asturias insultando al padre del preso político (por ser líder de la oposición), Leopoldo López con frases como “¡Asesino, ojalá se muera tu hijo!” tras leer un manifiesto en apoyo de los presos políticos encarcelados en Venezuela.

Lo que debiera ser un acto de solidaridad y exigencia conjunta ante los atentados continuos contra la democracia y los derechos humanos y civiles que está perpetrando dicho régimen, se convierte en un acto de repudio a las victimas y apoyo a un régimen cada vez más totalitario y repulsivo. 


 

Y esto ocurre tristemente en España, fruto de la ceguera doctrinaria y sectaria de capas crecientes de la sociedad alentadas por la irresponsabilidad igual de sectaria de ciertos partidos políticos. 

No es de extrañar que esta misma gente, mientras llama asesino a un preso político que denuncia las barbaridades (y la evidencia es manifiesta al respecto) de un régimen, se arropa en las propias instituciones públicas y como héroe a un terrorista como Otegi. 

Es el habitual ensalzamiento y victimización de terroristas y dictadores sangrientos elevadas a figuras de héroes (habitual en la historia del socialismo con Mao, Lenin, Stalin, Pol Pot, Castro o Guevara por ser breve, defendidos a ultranza durante su vida, solo desacreditados más tarde con el paso del tiempo, tras ir conociendo en mayor profundidad los hechos, que se hacen innegables, que al principio se negaban, se escondían, se vilipendiaba a quien los denunciaba o se legitimaban, cosa que aún hoy ocurre incluso por ciertos sectores. Alguien se imagina dichas loas, defensas o legitimaciones en otros colectivistas (el denominador común es que son colectivistas enemigos de las libertades -ya sean civiles o económicas y de los derechos individuales de las personas, sometidos al "colectivo") tales como Hitler, Mussolini, o Franco?. 

Es lo que tiene el sectarismo y la deshonestidad intelectual, que lleva por el contrario a la persecución, el ninguneo y la criminalización de las victimas (como se muestra en la siguiente imagen reciente): 




No es de extrañar que el propio Maduro (Venezuela) se atreva a decir que arrasaría si se presentara a unas elecciones en España, visto la preocupante dirección hacia el populismo y el sectarismo que se ven día a día. 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada