miércoles, 24 de mayo de 2017

El ataque fiscal de Pedro Sánchez

Daniel Lacalle analiza la podemización del PSOE y sus recetas fiscales y presupuestarias, que no llevan a nada positivo, repitiéndose y agravándose los errores del pasado. 

Artículo de El Español: 
“Just like a blind man feels the setting sun, I am the king of might have been” Jason Scheff
El flamante nuevo secretario general del PSOE ha anunciado un plan “económico” que se puede resumir de la siguiente manera: Podemos con Plan E añadido. Repetir el 2007 pero con más deuda.
Es curioso que el responsable del “plan” diga que quieren “poner bridas al capitalismo, porque si no se nos va de las manos”. ¿Cómo piensa poner bridas al “capitalismo”? Endeudándose. Bravo.
Su plan no solo supone recuperar todos los errores cometidos en 2007, sino hacerlo de manera mucho más irresponsable, ya que entonces a menos se contaba con la “excusa” de que la deuda del país era muy baja. Hoy, con un 100% de deuda sobre PIB tras mantener a toda costa el gasto público, nos pone como ejemplo aumentar desproporcionadamente el gasto corriente, aumentar la rigidez y la dependencia de sindicatos, y fiarlo todo a subir impuestos a todos con la mayor subida de impuestos indirectos (“verdes”), cuotas de autónomos y tributos directos vista en años.
Por supuesto, estima unos ingresos de ciencia ficción de 70.000 millones de euros, pero como demuestra la historia, esos brindis al sol se convierten en incumplimientos de expectativas. Si usamos la desviación media en estimaciones de ingresos por impuestos, supondría lanzar a España a un déficit estructural adicional al ya existente de 70.000 millones de euros, 30.000 que ya piensan saltarse por si acaso y otros 40.000 de error optimista en sus veleidades confiscatorias.
Dependiendo todavía más de los mercados, endeudándose, va a luchar contra el “capitalismo financiero” como un obeso luchando contra su exceso de peso atiborrándose a Donuts.
Es aterrador que un partido que ha visto como el partido socialista desaparecía en Francia y el laborista se desmoronaba en Reino Unido cuando se lanzaban a las propuestas populistas, vea como gran oportunidad inmolarse defendiendo el ejemplo portugués y abrazando las propuestas más ridículas del populismo que sus propios economistas de bandera han observado y desmontado en innumerables ocasiones. Sánchez no quiere para España el ejemplo de los países que salen de la crisis creciendo y creando empleo, Irlanda, Alemania o la propia España. Quiere copiar a Portugal.
Portugal llevó a cabo la mayor subida de impuestos de "la historia moderna", y el nuevo gobierno ha vuelto a subir impuestos a la clase media y pymes, recortó las pensiones y el nuevo gobierno le ha dado un complemento que, en términos reales, no compensa ni de lejos el recorte previo, el nuevo gobierno lleva ya 4.400 millones de euros en rescate a bancos y ha llevado la deuda pública al 131%. Todo un ejemplo.
Las propuestas de mercado laboral son las que llevaron a España a destruir tres millones de puestos de trabajo. Su crítica a la reforma laboral enmascara que, con sus políticas, España ya tenía una media de 25% de temporalidad, y que la media de desempleo durante sus mandatos (22 años en el poder), fue del 18%. El paro subió en 4,5 millones durante los mandatos socialistas y lideran en desempleo, precariedad y presión fiscal en las comunidades donde gobiernan. En los 21 años de gobierno socialista el desempleo aumentó en 217.000 personas de media cada año. Repetir.
Hablan de “redistribuir la carga fiscal” y critican las subidas de impuestos llevadas a cabo para salir de la crisis, pero allá donde gobiernan las familias, clases medias y pymes tienen mayor presión fiscal que la media del Estado. De hecho, en su plan no hay una sola bajada de impuestos, solo subidas -y enormes en el caso de los indirectos, toma progresividad-.
Su plan no tiene nada de innovador. Es lo de siempreUna carta a los Reyes Magos de un burócrata que jamás ha vivido la realidad de una empresa. Y banca pública, por supuesto, tras el exitazo de las cajas donde Sánchez llevó a cabo una labor excepcional -en Bankia-, repetir (lean los mitos de la banca pública). ¿Y para qué quiere banca pública? Para endeudarla hasta el techo y prestar con criterio político, total lo cubre el contribuyente sí o sí… Eso sí que es luchar contra el “capitalismo financiero”… Inflando el sector financiero con criterios políticos.
Por supuesto, su plan acude a las entelequias de los impuestos a los ricos y a las empresas que luego se convierten en subidas para todos. Pero para entonces, cuando el déficit se haya desbocado y el paro se dispare con el expolio impositivo y el tsunami intervencionista y burocrático, le echará la culpa al… neoliberalismo.
Lo peor es que esta podemización del PSOE solo sirve para blanquear a los totalitarios y sus soluciones mágicas, y despegarse aún más de sus votantes de toda la vida, la clase media y las pymes.
El PSOE y Pedro Sánchez tenían la oportunidad de convertirse en la verdadera alternativa de centro-izquierda, el partido de gobierno, realista, que defiende la credibilidad y control presupuestario, como fue en el pasado, y que atrae a las clases medias, bajas y empresas con un programa de gobierno ilusionante. Por intentar atraer a unos cuantos de los votantes de Podemos, va a perder a los que le harían gobernar. Y ese es el problema.
El PSOE, entregándose a las soluciones mágicas de los redistribuidores de la nada, pierde a su electorado natural, abandona el centro y, encima, hace buenos los errores fiscales y presupuestarios de sus rivales.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario