miércoles, 31 de julio de 2019

Desaguisado fiscal: el déficit hasta abril fue un 20% mayor que el pasado año

Otra muestra de la peligrosa e irresponsable deriva política de España. El déficit sigue incumpliéndose, descontrolado y los gastos no paran de aumentar, en una situación de máximo ciclo económico alcista (que ya ha hecho pico) y de record histórico de ingresos fiscales. 
Luego vendrán los lloros, y el echar la culpa a diferentes chivos expiatorios...
Diego Sánchez de la Cruz se hace eco en el siguiente artículo. 

Artículo de Libre Mercado: 
Desaguisado fiscal: el déficit hasta abril fue un 20% mayor que el pasado añoLos desequilibrios fiscales han aumentado en España | Pixabay/CC/jojooff
España lidia desde hace más de una década con un problema estructural de estabilidad presupuestaria que ha terminado empujando la deuda pública hasta niveles cercanos al 100% del PIB. Y es que, pese al intenso crecimiento económico del último lustro, los desequilibrios fiscales de las Administraciones Públicas siguen siendo muy significativos.
De momento, el año 2019 ha estado marcado por una intensa actividad política que ha contribuido al deterioro de las cuentas públicas. Por un lado, las cuatro elecciones celebradas durante el presente curso han pospuesto la toma de ajustes electorales. Por otro lado, los incentivos inherentes al ciclo político han animado un aumento de los gastos más visibles ante el electorado. Uno y otro factor han hecho que el déficit registrado en los cuatro primeros meses del año fuese un 20% mayor que el pasado ejercicio.
Así lo certifican los datos de ejecución presupuestaria para enero-abril, según los cuales se produce un empeoramiento de la dinámica observada en 2018. Los desequilibrios fiscales no solo no se han reducido, sino que han aumentado. En consecuencia, el déficit del primer cuatrimestre es del 0,6% del PIB, por encima del 0,5% registrado el pasado año.
Esto quiere decir que, entre enero y abril, las AAPP gastaron alrededor de 7.500 millones de euros más de lo que ingresaron, por encima del descuadre de 6.000 millones que se produjo el curso anterior. Hay una ligera mejora en las cuentas de la Seguridad Social (un punto menos de déficit) y se mantiene un escenario de superávit local (reducido en plena campaña electoral), pero los gastos han subido más que los ingresos en la Administración central y los gobiernos autonómicos.
Según explica el Observatorio Fiscal del servicio de estudios del banco BBVA, los ingresos públicos están creciendo cada vez menos, pero aumentaron un 4,1% en el primer cuatrimestre. El problema real está en el gasto, que sube un 4,6% en términos interanuales y experimenta un crecimiento significativo debido a partidas como las nóminas de los empleados públicos, que acaban de ser revisadas al alza.
A final de año, los técnicos de BBVA Research esperan que el gasto se sitúe en el 41,4%, si bien la previsión de ingresos se sitúa en el 39,2%, de manera que el déficit será del 2,2% del PIB, apenas tres décimas menos que el año pasado y dos veces por encima del objetivo pactado por Moncloa con Bruselas (el objetivo de estabilidad presupuestaria para 2019 era del 1,1% del PIB).

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear