jueves, 11 de julio de 2019

El banco público valenciano concede su única quita a una empresa con Puig de accionista

Otra forma de corrupción institucional...
La élite política (en este caso PSOE) empleando los instrumentos del poder en beneficio propio.
Dani Valero informa en el siguiente artículo. 

Artículo de El Economista: 
Ximo Puig en Les Corts Valencianes EEXimo Puig, en 'Les Corts Valencianes'. EE
El director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, salió este miércoles a dar explicaciones sobre la quita de 1,3 millones realizada por su entidad a la empresa de El Periódico Mediterráneo, que cuenta con el presidente valenciano Ximo Puig como accionista con un 1,2%. El dirigente reconoció dos aspectos llamativos: se trata hasta la fecha de la única quita realizada por el IVF y, además, esta se produjo en marzo, días después de que el Gobierno Valenciano habilitara al banco público mediante un Decreto para poder operar como la banca convencional y proceder a perdonar esta cantidad. Desde entonces, cuatro meses después, el IVF no ha hecho más condonaciones.
¿Y por qué ha sido la única? "La mal llamada quita es una cosa excepcional. Pero ya tenemos otras a la vista, tenemos el caso del fondo Tirant, donde tenemos que vender nuestra participación, y para hacerlo habrá que hacer algo similar", argumentó el dirigente, si bien reconoció que "a día de hoy solo se ha cerrado esta operación".
Sobre la sucesión de los acontecimientos, Illueca negó que existiera causa-efecto. Defendió que "el decreto empezó a tramitarse en diciembre" mientras que "la oferta" atendida finalmente, con una quita para la empresa del 70% del crédito que restaba, "llegó en febrero". No obstante, el director general del banco público reconoció que negociaron la quita a Grupo Zeta antes de que se aprobara el decreto, y que la firma del mismo quedó supeditada a que este saliera adelante. Una vez se aprobó en el pleno del Gobierno Valenciano -con el voto a favor de Ximo Puig, que no se abstuvo pese a estar involucrado personalmente- se procedió a la quita, que se firmó "la semana después".
Sobre la presencia de Puig en el accionariado, Illueca aseguró no saber nada. "El instituto no tenía conocimiento de esto", afirmó el dirigente, que agregó que, en cualquier caso, haber conocido esta circunstancia no le habría hecho cambiar de parecer. "El instituto tiene un código ético. Y ninguna de las personas del consejo habría tenido un conflicto de interés aunque lo hubiera sabido. Nosotros hemos vendido un crédito deteriorado a un tercero", subrayó.
Por contra, preguntado sobre si había hablado con el presidente Puig sobre esta cuestión, Illueca indicó que sí. "Por supuesto que hablé con el presidente de este tema en la medida que era un tema que estaba en los medios de comunicación. En conversaciones sí que salió. Me preguntó cómo iba la operación, cuánto dinero se nos debe, cómo está la cosa" -afirmó sobre la condición del IVF de acreedor de Pecsa-. Illueca, por contra, destacó que el presidente "nunca ha dado luz verde ni luz roja a ninguna actuación del IVF, y si algo le ha caracterizado ha sido el máximo respeto a las decisiones técnicas del IVF".

El IVF no intentó evitar los despidos

Sobre el mantenimiento del empleo en el grupo, que procedió al cierre de Levante de Castelló y despidió a trabajadores de la sección de deportes y Superdeporte tras la entrada de Prensa Ibérica, el director del IVF argumentó que con un 1,8% de participación en el crédito sindicado de la banca al Grupo Zeta era "difícil imponer condiciones", y por ello ni siquiera las planteó, al entender que "no iba a ser aceptado".
Respecto las declaraciones de la oposición, Illueca se mostró sorprendido por "las críticas hacia la labor de reestructuración del IVF de quienes abocaron a la situación de quiebra al banco del Consell", e indicó que existen otras operaciones heredadas de gestiones anteriores "sangrantes", como un crédito de 3,38 millones al exalcalde de Gandia Arturo Torró, que no ha devuelto, y otro a una fundación del exministro Pedro Morenés, que ha dejado a deber 1,57 millones.
La participación del IVF en el crédito sindicado de entidades financieras a Grupo Zeta procede de dos préstamos que concedió a la imprenta Silsa, del Grupo Zeta, por importe de 3 millones cada uno, que fue liquidándose con normalidad hasta que en 2009 el grupo decidió reestructurar la deuda e hizo el préstamo sindicado, en la que entró el IVF. En 2017 se vieron las evidencias de la insuficiencia financiera para hacer frente al crédito y se encargó un informe a Deloitte, que fijó entre el 18% y el 31%, con un 24% de media, la probabilidad de recuperación de las cantidades prestadas si Zeta iba a liquidación.
Entonces el IVF provisionó el 100% del tramo no sostenible y el 50% en el tramo sostenible, y fue, dijo Illueca, "una decisión acertada porque cobramos lo que provisionamos, el 30%". Fue entonces cuando Prensa Ibérica ofreció adquirir el crédito del Grupo Zeta por el 30% de su riesgo vivo, que el IVF condicionó a la aprobación del decreto, ya que "era inminente".
Como detalló elEconomista, Ximo Puig tiene el 1,2% de Pecsa, la empresa de El Periódico Mediterráneo que se integraba hasta ahora en el Grupo Zeta -que tenía cerca del 85% del diario-. En consecuencia, con la operación por la que Prensa Ibérica ha comprado Grupo Zeta (con la quita de 1,3 millones de la Generalitat) el presidente Puig se ha convertido a través de la propia Pecsa en socio de Prensa Ibérica, el principal grupo mediático de la autonomía. En la Comunitat tienen Levante-EMV, Información y Mediterráneo, las cabeceras líderes en las tres provincias.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear