jueves, 4 de febrero de 2016

La morosidad del sector público se dispara tras las elecciones autonómicas

Y es que las promesas se olvidan pronto. Una vez se alcanza el poder todo cambia. A eso se debe referir lo de a "política del cambio".

Tras las elecciones, lo morosidad del sector público se vuelve a disparar (+40% desde las elecciones autonómicas) incumpliendo sus propias leyes de morosidad y destrozando aún más a muchos autónomos (con la consecuente destrucción de empresas y empleo que ello supone).


Rocío Regidor lo muestra en el siguiente artículo: 
Artículo de Libre Mercado: 
Lo repite Lorenzo Amor, presidente de la Federación de Autónomos, en cada conferencia o rueda de prensa: "Los autónomos son los primeros en pagar y los últimos en cobrar". Y a la luz de los últimos datos de morosidad que ha presentado este lunes ATA, tiene razón.
Un problema, el del exceso de morosidad que venía suavizándose en los últimos años tras llegar a cotas récord durante la crisis, pero un problema que se ha vuelto a disparar tras las elecciones autonómicas.
La deuda comercial de las Administraciones Públicas ha pasado de suponer 10.600 millones de euros en mayo a escalar hasta los 14.700 millones en la actualidad, lo que supone un incremento próximo al 40%. Amor reconoce que "el cambio de gobierno ha traído consigo un aumento de los plazos de pago". Por ello, desde ATA piden que las Administraciones paguen, "cumplan la ley, y que de una vez por todas se acometan medidas que faciliten que los autónomos puedan cobrar".
El presidente de los autónomos reconoce que hay empresas que vuelven a tener que cerrar o despedir empleados por culpa de la morosidad pública, algo que se había corregido en los últimos años debido al plan de pago a proveedores y al Fondo de Liquidez Autonómica. Sin embargo, el cambio de color político en algunos ayuntamientos y comunidades ha producido una mayor morosidad. De hecho, la federación teme que la parálisis política interrumpa el funcionamiento del FLA y aumente la morosidad de las CCAA.
"Da la sensación de que desde que se han instalado en el gobierno no pagan facturas", ha llegado a reconocer Amor. Es el caso de Extremadura, la comunidad que peor paga con un retraso de 165 días, lo que supone 135 días más de lo que comprende la Ley de Morosidad. Además, los plazos de pago de facturas a autónomos de esta comunidad se ha incrementado un 25% desde el mes de septiembre.
Hay otros casos, como el de la Región de Murcia, muy llamativos y preocupantes, en los que se ha disparado el periodo medio de pago con cambio de gobierno, pero sin cambio de color (sigue gobernando el PP). El periodo medio de pago ha aumentado casi un 40% en los últimos meses hasta los 134 días.
A Extremadura y Murcia le siguen en este vergonzoso ranking Aragón (130 días), Baleares (124 días) y Comunidad Valenciana (118 días). En el extremo opuesto se sitúan Navarra (32 días) y el País Vasco (36 días). Datos que vuelven a poner de manifiesto que ninguna comunidad autónoma cumple los plazos legales de pago.

Baja el empleo en el sector

Un aumento en la mora que ya se empieza a notar en el empleo según ATA que apunta a que este enero va a ser más negativo en el sector que los anteriores. El primer mes del año suele ser un mes tradicionalmente negativo para el mercado de trabajo debido al fin de la campaña navideña.
Sin embargo, desde ATA reconocen que este mes de enero ha sido mucho peor para el emprendimiento. "Las consultas por el tipo de contrato han bajado mucho, las agendas de los asesores de ATA que atienden estos casos están vacías" ha comentado Amor este lunes con preocupación.
Una situación que además empeora, tal y como reconoce Amor a preguntas de Libre Mercado, con la inestabilidad e incertidumbre política en la que nos encontramos ya que "hay menos empleo, menos emprendimiento y menos expectativas en la generación de nuevos autónomos".

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada