miércoles, 18 de octubre de 2017

¿Puede una feminista llamar a otra " feminazi"?

Sofía Rincón expone la acusación de feminazis a ciertas feministas y su razón de ser. 
Artículo de Desde el Exilio: 
Hoy en día se llama “nazi” o se pone este término como sufijo con demasiada facilidad, y esta no es una excepción. Evidentemente, cuando se utiliza esta palabra no es aludiendo a la base ideológica real del nacionalsocialismo sino haciendo referencia a las reivindicaciones violentas de éste. Por lo que yo sólo vería bien llamar x-nazi a alguien si aquello que está defendiendo tiene implicaciones violentas tales como exterminio o marginación social en base a características superfluas que conllevan la anulación del individuo.
El término feminista, al igual que el término socialista o cualquier -ista que sea, tiene tantas definiciones como individuos hay, de modo que evidentemente existirán feministas que odien a los hombres per se y otras que reivindican una igualdad o una equidad, etc. O al menos se autodenominarán feministas por lo que, en efecto, debido a discrepancias teóricas o prácticas una feminista puede insultar a otra, como ocurre con cualquier tipo de movimiento ideológico. El si debería o no, eso ya es más una cuestión de moral individual y saber estar, lo que aquí trato es si sería o no legítimo hacerlo:
¿Existen corrientes feministas que busquen el exterminio de hombres o la anulación de la masculinidad? Sí, desde luego. Y en estos casos sí que sería legítimo llamar a los seguidores de estas corrientes “feminazis” por lo expuesto con anterioridad. Hay mucho que decir a este respecto porque son múltiples las corrientes feministas que defienden esta clase de cosas y no quiero eternizarme, poco a poco iré exponiendo esas cosas.  Mientras tanto, para este artículo me limitaré a exponer únicamente una de estas corrientes, ¿Por qué esta? Sencillo: se trata de una de las más extremas pero a la vez está muy en auge, y de hecho en Argentina es un movimiento muy potente que incluso se ha reivindicado en programas de televisión: el feminismo SCUM.
Valerie Solanas fue la creadora de este movimiento pues sentó sus bases con el Manifiesto SCUM (empleando el término “scum” en relación a los hombres”). Este manifiesto es breve pero muy claro, no emplea metáforas, todo lo que Solanas dijo en él era plenamente reivindicado. Aclaro esto porque las frases que voy a enunciar a continuación son sacadas de ese texto y muchos podrían pensar que son “bromas” o “exageraciones” o cosas sacadas de contexto, pero a quien piense esto le animo a que haga click en el link que dejaré al final de este artículo, en el que tiene el texto completo y a que lea sobre la vida de esta mujer, pues ella todo lo que voy a enunciar lo decía con total seriedad.
Frase con la que comienza el manifiesto: “Vivir en esta sociedad significa, con suerte, morir de aburrimiento; nada concierne a las mujeres (…) les queda sólo una única posibilidad: (…) destruir al sexo masculino”
Segundo párrafo del manifiesto: “Hoy, gracias a la técnica, es posible reproducir a la raza humana sin ayuda de los hombres (…) El macho es un accidente biológico (…) el macho es una mujer inacabada, un aborto ambulante, un aborto en fase gene. Ser macho es ser deficiente; un deficiente con la sensibilidad limitada. La virilidad es una deficiencia orgánica, una enfermedad; (…)”
El manifiesto son treinta páginas, así que iré, por ejemplo, a la mitad, donde pone: “Dada la naturaleza totalmente egocéntrica del hombre y su incapacidad para contactar con el exterior, su conversación, si no versa sobre él mismo, es impersonal, monótona, despojada de cuanto posea un valor humano. La conversación intelectual del hombre es un intento forzado y compulsivo para impresionar a la mujer”
Vayamos hacia el final, para abreviar el suplicio de semejante texto. Estos son los párrafos con los que termina el manifiesto (lo pongo en formato imagen):

Si este fuera el texto de un simple lunático sin trascendencia sería irrelevante y no legitimaría el uso del término feminazi, el problema es que no ha sido irrelevante, sino que ha enraizado profundamente en el movimiento feminista. De hecho, animo a todo el mundo a que lo lea íntegro para que pueda comprobar cómo ciertos aspectos que consideró Solanas son plenamente defendidos de ordinario, como por ejemplo la cuestión de los homosexuales: Bien es sabido que son los únicos hombres a los que el feminismo hegemónico tolera. Esta idea aunque ha surgido por múltiples fuentes también ha nacido de la influencia de Solanas, que consideraba a los hombres homosexuales como los únicos hombres que “admiten” que envidian la vagina y que ansían la castración, y de ahí la aceptación de la pasividad por su parte. Es decir, el feminismo SCUM no tolera al hombre homosexual como a un igual, sino como a un “error biológico” aceptable, pues no dejan de ser hombres. No hace falta decir que esto es una evidente tendencia despreciativa a los homosexuales (homofobia real).
En definitiva: el término “feminazi” es legítimo en según qué casos.
Ahora pónganme a parir en la caja de comentarios 😘
Manifiesto SCUM: http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v1/PDFS_1/POLIETICAS6_SCUMMANIFESTO.pdf

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear