viernes, 11 de marzo de 2016

Colau prohíbe los pisos turísticos y paraliza la apertura de hoteles en el centro de Barcelona

Más muestras de intromisión y dirigismo que atenta contra las libertades del ciudadano.
Va en el ADN de todo buen estatista, imponer su modo de ver las cosas por encima del del resto de la gente, que tiene que someterse a los dictados del líder supremo.

Luego se queja de subidas de precios cuando es la que provoca restricciones en la oferta, y por tanto aumentos de precios y menor capacidad para hacer frente a la demanda (rebajando así precios). El siguiente paso de todo buen intervencionistas es tomar más medidas en contra de la libertad para "solucionar" los problemas que crea, agravando aún más la situación (como el pretendido límite de precios de alquiler).

Luego vendrán las quejas y el malestar de la sociedad de un modelo que siempre fracasa, destroza la actividad económica, desincentiva la producción, crea escasez, y reduce la productividad económica y la eficiencia, acompañadas siempre de crecientes ataques a la libertad.

Pero no pasa nada. Ahora también acaba de prohibir la reunión anual de Harley-Davidson en Barcelona. Pero los que tomaban las decisiones eran el pueblo, "los de abajo" y demás humo que venden los totalitarios para alcanzar el poder y coartar las libertades de todo aquel que piensa distinto a ellos. Eso sí, la clave es aplicarle grandes dosis de postureo y marketing continuo.  

Artículo de El Economista: 
colau-ada.jpg
El centro de la Ciudad Condal no tendrá más alojamientos turísticos. Así lo aprobó ayer el Ayuntamiento de Barcelona con su nuevo Plan especial urbanístico de alojamientos turísticos (PEUAT).
Los barrios de Ciutat Vella, el Poble-Sec y la mayor parte de Gràcia no podrán albergar nuevos alojamientos turísticos, aunque cierren plazas ya existentes, ya sean hoteles o pensiones. El problema de estas zonas es que concentran la mayor parte de los hoteles y apartamentos turísticos. De hecho, Ciutat Vella tiene la mitad de todos los hoteles y apartamentos de la ciudad, el 80% de las pensiones y el 60% de los albergues.
La solución que ha aprobado hoy el consistorio barcelonés, que lidera la alcaldesa Ada Colau, es que sólo se permitirán 11.500 camas turísticas más, que equivale a un 8% de la oferta actual de alojamientos del sector (142.053).
Sin embargo, estas 11.500 plazas turísticas solo se podrán otorgar en barrios con menos presión turística. Del total, en los barrios de Sants, Les Corts, Sarrià, Nou Barris, Sant Andreu y Sant Martí se podrán aprobar unas 4.000 nuevas plazas; y el resto quedarían limitadas a zonas como Sagrera y la Zona Franca, aún en desarrollo.

Ni un apartamento turístico más

Donde no habrá tregua es con los apartamentos turísticos. El plan del ayuntamiento es "crecimiento cero". Sólo habrá posibilidad de abrir un piso turístico (fuera del centro) si se cierra algún tipo de apartamento turístico en las zonas del centro. Esto permitirá que no haya ni un apartamento turístico más en toda la ciudad.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada