viernes, 4 de marzo de 2016

Mientras sus señorías se pelean, sube el paro

Daniel Lacalle analiza la situación del empleo en España y el pésimo interés político en resolver el problema, creando múltiples trabas, costes e incertidumbres al respecto y empleándolo solo como arma arrojadiza, mientras alardean y pontifican sobre el mismo. 

Artículo de El Confidencial:
Foto: Segunda jornada del debate de investidura. (EFE)EFE
“Money's too tight to mention, I can´t even qualify for my pension”, The Valentine Brothers

Es enternecedor ver como señores que nunca han creado una empresa ni un puesto de trabajo con sus ahorros y su esfuerzo se enfrentan en un Parlamento para increpar sobre empleo mientras las empresas, autónomos y familias se encuentran con la incertidumbre.
El empleo sigue mejorando, aunque ya es muy evidente la ralentización que comentamos aquí en enero (creando empleo en un entorno difícil) .
El dato de paro de febrero muestra ese efecto. El desempleo aumenta en 2.231 personas, y además contrasta con los dos últimos febreros. En dicho mes de 2015, el desempleo bajó en 13.538 personas, y en 2014, en 1.949. Sin embargo, utilizando datos desestacionalizados, el paro ha bajado en 21.959 personas. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, los datos siguen siendo positivos, con un aumento de ocupados de 63.355 personas (+32.492 desestacionalizado), pero menos intenso que en febrero de 2015, cuando fue de 96.910 cotizantes.
Es positivo que siga aumentando la contratación fija. Recordemos que uno de los picos de temporalidad en España se dio en 2005, en plena burbuja de crecimiento, con más de un 35%.
Pero el problema sigue siendo el mismo. Incertidumbre y unas propuestas políticas que, en vez de afrontar el empleo desde la perspectiva correcta -potenciar la creación y crecimiento de empresas)-, se empecina en el dirigismo e intervencionismo que ha hecho de Andalucía campeona de paro con más de 35 años de políticas 'sociales'. La reforma laboral ya se ha derogado 'de facto' porque pocos se atreven a tomar decisiones de largo plazo ante la incertidumbre.
Recordemos que dicha incertidumbre política no es un problema solo de atraer inversión extranjera. Los primeros que deciden ralentizar el ritmo de inversión y contratación, además de consumir menos por el riesgo, somos los propios españoles. Son la inversión y consumo domésticos los primeros que caen ante las promesas de derogar lo que funciona, poner palos a las ruedas, y subir la carga impositiva al sufrido ciudadano para crear un “observatorio de los salarios”. No, señores, no se llega al 'Top 10' del índice Doing Business con observatorios, ni con aumentos de presión y esfuerzo fiscal para financiar gasto corriente. Se llega facilitando y reduciendo las trabas fiscales y burocráticas. No creando un comité para analizar si se está “mejorando la eficiencia”. Ya decía Thomas Sowell que la burocracia es un monstruo que se da a luz a sí mismo y exige baja por maternidad.
En 'Acabemos con el paro' (Deusto, lean la reseña aquí) dedico todo un capítulo al riesgo que generan los políticos con sus palabras, con las amenazas constantes de derogar y eliminar, y de introducir aún mayores rigideces e impuestos.
Tenemos, por tanto, no solo que ofrecer oportunidades de inversión, sino con una combinación de seguridad jurídica, estabilidad política, valoración y rentabilidad.
Porque los que invierten exigen que estemos entre los mejores. O se van a otros países. No estamos haciéndoles un favor por invertir ni dándoles un chollo. No tienen la obligación de arriesgar su dinero. Si les ponemos trabas, si acudimos constantemente a la amenaza pública y a la demonización, simplemente no vienen.
Los políticos nunca valoran el efecto desincentivador de sus palabras. Cuando hablan en un debate de investidura de nacionalizar, confiscar, llamar a la actividad de empresas privadas 'derechos humanos', cambiar leyes una y otra vez o romper la seguridad inversora, no se dan cuenta de que la gente sí escucha. Y que lo peor para un país son los 'globos sonda', esas amenazas 'a ver qué pasa' que muchos se piensan que caen en saco roto. No es así. Aumentan el riesgo.

Pablo Iglesias junto a Alberto Garzón. (EFE)
Pablo Iglesias junto a Alberto Garzón. (EFE)
La confianza y el entorno favorable a la creación de empleo no se mejoran haciendo observatorios y acudiendo a mayor intervencionismo. Se construyen durante años, pero se destruyen en segundos.
Si a los políticos les preocupara de verdad el paro, sería una prioridad estatal consensuada que España fuera líder global en creación y crecimiento de empresas, no en derogar reformas que funcionan para crear subcomités de burocracia inútil. Mañana seguirán diciendo que les preocupa el empleo. Pero muchos utilizan el paro como arma arrojadiza, nada más.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada