sábado, 4 de febrero de 2017

De nuevo la imaginaria “evidencia” del cuento del Calentamiento Global Acojonante

Plazaeme analiza el último caso de imaginaria "evidencia" del cuento del Calentamiento Global Acojonante.

Artículo de PlazaMoyua:
Esta es muy buena, porque es completa. Artículo en el New York Times, de periodista “enterado” pero asesorado por Raymond Pierrehumbert, uno de los más renombrados pilares de la teoría alarmista.
ray-pierrehumbert
El artículo va de un supuesto recule de los nombramientos de Trump para el gobierno, que quiere imaginar el autor en una posición defensiva. Y trata de desacreditar esa posición. Explicando que no hay posibilidad, ni debate, sobre que el calentamiento observado desde mitad de siglo pasado no sea principalmente causado por las emisiones de CO2. Sobra la “evidencia”, dicen, que es lo que vamos a examinar. Lo que presentan como evidencia.
Nota: aunque la mayor parte (>50%) del calentamiento desde 1950 fuera por los gases invernadero, ni siquiera eso implica que tengamos un problema encima por las emisiones. Para que funcione la alarma en realidad necesitan que el CO2 haya producido un 110% del calentamiento observado — y haya sido contrarrestado provisionalmente por otros efectos humanos, como la contaminación que hace de escudo del sol. O sea, si lo que presentan como evidencia fuera real, ni siquiera con eso hay que pensar que haya un problema. Pero es que tampoco es real. Veamos.
1. El CO2 atrapa calor, y si aumentas su cantidad tendrás un calentamiento. ✅
2. La tierra se ha calentado. ✅
Pero aquí empiezan las trampas. Dicen: La tierra se ha calentado como 1º desde 1700. Ya han cambiado. De hablar desde 1950 a hablar desde 1700. Pero antes de 1950 nos da igual, porque 3/4 partes del aumento del CO2 son desde 1950. ¿Quieren encalomarnos el calentamiento de antes de que el CO2 subiera apreciablemente, pero echándole la culpa al CO2 que todavía no habíamos emitido?
3. Y dice con dos cojones: ya sólo con esos dos puntos tendríamos un potente caso circunstancial de que las actividades humanas son la causa del calentamiento.
Pues no; actividades humanas y CO2 no es lo mismo. Y no le puedes achacar al CO2 un efecto retrospectivo. Si hubiera otras actividades humanas produciendo calentamiento, no harías nada al respecto con las políticas anti CO2 que propones.
4. No pueden ser causas naturales, porque “los” científicos han mirado todas las causas que podrían ser, y las han descartado. Citan varias. Pero hay una que nunca citan, y que muchos científicos ven no sólo como probable, sino como inevitable. La variabilidad natural no forzada.
Más del 90% del calor del sistema climático está en el mar.Y el mar y la atmósfera están acoplados, pero de una forma que varía por las corrientes y los vientos. De hecho El Niño puede subir la temperatura global del aire en medio grado, sin que cambie la cantidad de calor del sistema completo. No hay nada de fuera del sistema (un “forzamiento”) que lo produzca; solo es una distribución distinta del calor dentro del sistema. Y lo mismo que pasa con El Niño de una forma cíclica, cada pocos años, puedes tener ciclos oceánicos de plazo mayor. Algunos se medio conocen (de unos 60 – 70 años), pero simplemente no hay registros suficientemente largos como para saber los que pueden estar operando. Ni su frecuencia, su persistencia, su carácter caótico; ni nada.
En resumen, ese “potente caso circunstancial” sólo son las ganas de ver algo donde puede haber cualquier cosa. De hecho, todo el calentamento podría ser natural (y el CO2 ser tan poco que ni se mide), sin ninguna causa externa — que es lo único que miran.
Y ahora viene lo bueno. Lo que en su imaginación hace el caso “no circunstancial”.
6. Pero es que tenemos aun más. Sofisticados análisis computacionales del clima lo confirman. Hallando que ningún otro factor que no sean las emisiones de gases invernadero es suficientemente fuerte para explicar el calentamiento reciente. Y ya han vuelto a cambiar la fechas (1950 en vez de desde 1700); y las causas (gases invernadero en vez de actividades humanas).
Acojonante, porque por mucho que les llames “sofisticados análisis computacionales” a los modelos climáticos de chichinabo, seguirán siendo modelos climáticos de chichinabo.
Los “sofisticados análisis” no vienen de los ocho modelos que están dentro de la realidad, sino de la media de estos mezclados con los 94 que están completamente fuera de la realidad. Sofisticado de cojones. Como de sofisma. Esa media está muy fuera de la realidad.
Resumiendo. Imaginan tener un buen caso circunstancial, pero sólo lo consiguen prescindiendo del elemento más obvio. La variabilidad natural no forzada de un sistema caótico. Y ademas de eso, que es nada, no tienen nada.
Con esto sabes todo lo que necesitas para preguntarles por la evidencia del cuento. El resultado siempre es que, o bien se escaquean, o bien te sueltan una versión más reducida o más completa de lo de arriba. Esta es la versión completa, aunque le pueden añadir charlatanería en diverso grado de espectacularidad, o jerga técnica para que no lo entiendas. Pero no hay más hechos ni evidencias. Esto es lo que hay.
Fuentes.
New York Times:
Gráfico de Gavin Schmidt (jefe de modelos y cosas del clima de la NASA) en Twitter:

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario