lunes, 26 de agosto de 2019

Las seis cosas que Boris Johnson debería hacer para darle la vuelta al Reino Unido

Alasdair Macleod analiza y expone las seis cosas que Boris Johnson debería hacer para darle la vuelta al Reino Unido, y que le llevaría a salir con gran éxito del Brexit. 

Artículo de Mises.org: 
La política keynesiana de estimular una economía a través de un déficit presupuestario temporal se basaba en engañar a los agentes económicos para que pensaran que había más demanda en la economía de la que existía. Como todos los trucos de confianza, finalmente fracasa. Los gobiernos terminan con déficits presupuestarios perpetuos, que tienden a aumentar con cada ciclo de crédito no resuelto.
La expansión del dinero y el crédito como medio para financiar el gasto público a través de la creación de deuda se ha convertido ahora en un elemento central de las finanzas estatales en todas partes, incluido el Reino Unido. La ventaja para el Estado es que muy pocas personas entienden que esta forma de financiación transfiere la riqueza de los productores de una economía al Estado. Pero el gobierno se está comiendo su propia semilla de maíz al empobrecer su base impositiva, lo cual, si continúa, conduce inexorablemente a la destrucción de su moneda.
Cualquier político que afirme ser un experto en el libre mercado no lo es a menos que se acepte un dinero sólido, carente de financiación inflacionaria. Teniendo en cuenta la importancia de un dinero sólido y las razones por las que surgen los desequilibrios comerciales, un gobierno de Johnson que comprenda estas cuestiones estará preparado para diseñar la política económica y monetaria para el futuro. No basta con hablar de boquilla de los objetivos necesarios, sino que hay que comprender la teoría económica que los sustenta, para que las palabrerías socialistas y neokeynesianas puedan quedar plenamente expuestas en un debate razonado.
Estos son dos objetivos a los que hay que aspirar y que necesariamente requerirán tiempo, ya que los cambios en la política gubernamental deben guiar al electorado. Deberían figurar como declaraciones de misión en los tablones de anuncios de Downing Street. Siendo esto aceptado, las siguientes políticas de apoyo deben ser implementadas para reorientar el barco del estado hacia el éxito económico:
  1. Política fiscal. Los recortes tributarios deberían financiarse ampliamente mediante reducciones en el gasto público, no mediante el aumento del déficit presupuestario con la esperanza de que el estímulo económico genere mayores impuestos. El bienestar sólo debe apoyar a las personas que realmente lo necesitan, no a las que sólo tienen un sentido de derecho.
  2. Gasto gubernamental. Hay que encontrar los medios para reducir la proporción del gasto público en la economía en su conjunto, para reducir la carga que pesa sobre el sector privado productivo. Una crisis financiera y económica requiere que el gasto departamental sea reducido, no sólo los futuros recortes de los aumentos planificados, como fue el caso de Gordon Brown en 2009.
  3. Estímulo para ahorrar. Los impuestos deben ser eliminados del ahorro y de las ganancias de capital. El impuesto de sucesiones debe ser abolido. Esto es para permitir que la gente acumule riqueza personal y para reducir la necesidad de que el estado provea.
  4. Comercio. Los acuerdos comerciales con otras naciones deben ser vistos como un primer paso hacia el libre comercio total. Al aprovechar la ventaja comparativa de permitir a las personas comprar lo que desean de los proveedores de bienes y servicios, independientemente de su ubicación, los recursos de capital se redistribuirán naturalmente hacia un uso más eficiente. Por eso es tan importante comprender que los desequilibrios comerciales no se derivan de los diferenciales monetarios.
  5. Política monetaria. Hay que tomar medidas para restringir al Banco de Inglaterra de manipular la economía a través de la política monetaria. Hay que abandonar el objetivo de la inflación y el empleo, y permitir que los mercados fijen los tipos de interés. La expansión del crédito debería reducirse garantizando que los bancos británicos y las sucursales de bancos extranjeros operen con normas de capital más estrictas. Hay que poner fin a las pruebas de esfuerzo en la búsqueda de objetivos. A más largo plazo, los bancos deberían perder la protección de la responsabilidad limitada, lo que ha permitido a los banqueros tomar decisiones precipitadas sobre los préstamos sin tener que soportar el coste final.
  6. Oro. El Tesoro debe reponer las reservas de oro de la nación. El riesgo de una crisis monetaria mundial aumenta día a día, y las reservas de divisas tendrán que reasignarse al menos en línea con las de otros países importantes.
El Brexit es una oportunidad para restablecer las políticas económicas, monetarias y comerciales. Las implicaciones de deshacerse de la piedra de molino de la UE van mucho más allá de la fecha de salida del 31 de octubre. Suponiendo que un gobierno de Johnson comprenda bien por qué el libre comercio beneficia a la economía y por qué existen desequilibrios comerciales, combinado con el coraje de dirigir a Gran Bretaña hacia la prosperidad a largo plazo que ofrecen los mercados libres, obtendrá su poder futuro de una economía fuerte en lugar de limitarse a afirmar que se basa en el pasado.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear