martes, 4 de abril de 2017

Censuran una conferencia de Alicia Rubio siguiendo las ‘instrucciones’ de un político

Elentir muestra otro caso más de fascismo en España, derivado de la totalitaria ideología de género, en el caso de la censura (una vez más) de la conferencia de Alicia Rubio para presentar su libro sobre este tema, en el que desmiente los postulados de la ideología de género desde diversos campos. 
Como la célebre cita (atribuida erróneamente a Churchill), "los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas", los fascistas que promueven la intolerancia y la censura, sin permitir que se expresen ni discutan ideas distintas a las que la inquisitorial corrección política (que no es más que ideología) impone, pretenden justificarse precisamente con lo contrario a lo que hacen. 
Más grave aún teniendo en cuenta que el lugar es público (es de todos) y es un lugar de (supuestamente) conocimiento y de pluralidad (universidad, biblioteca). 

Artículo de Contando Estrelas: 
Hoy martes se presenta el libro de Alicia Rubio en Guadalajara. El evento ha tenido que cambiar de lugar tras ser censurado por una decisión política comunicada de la forma más cínica.
Esperaron hasta última hora para comunicar la cancelación
El libro en cuestión se titula “Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres” (se puede comprar en Amazon pulsando aquí), y en él su autora, haciendo uso de un lenguaje claro y divulgativo, desmiente los postulados y conclusiones de la ideología de género desde campos tan diversos como la antropología, la neurofisiología, la anatomía y, sobre todo, la realidad, el sentido común y la experiencia cotidiana. El 13 de marzo se envió una petición para presentar el libro en la Biblioteca Pública de Guadalajara. El evento ya había sido difundido por diversos medios. Pero ayer la biblioteca comunicaba la cancelación del evento. Han tenido tres semanas para comunicar esa cancelación y han esperado a última hora, como queriendo evitar que los organizadores de la presentación tuviesen tiempo de buscar otro lugar donde presentarlo.
La biblioteca reconoce que recibió ‘instrucciones’ del gobierno autonómico
El responsable de la biblioteca no se anduvo con rodeos: “les comunico que he recibido instrucciones por parte de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, de quien depende la Biblioteca Pública, en el sentido de no permitir una presentación unilateral del libro, por lo que el acto previsto para mañana día 4 quedaría suspendido.” El consejero de Educación es el socialista Ángel Felpeto Enriquez, antiguo vicealcalde de Toledo. Un político es el que decide quién puede ejercer su libertad de expresión. Y lo reconocen sin tapujos, como si esto fuera lo normal en una democracia.
Invocan el ‘pluralismo’ para pisotearlo
Para disfrazar esta censura, la biblioteca ha indicado “la necesidad de que se garantice el necesario pluralismo a la hora de abordar temas como el tratado por el libro.” Y añade: es absolutamente necesario que los asistentes a dicha presentación o debate puedan obtener una visión plural en el transcurso de la actividad.” Tengamos en cuenta que la ideología de género cuenta para difundirse con todos los medios de comunicación públicos y con su imposición en los currículos académicos. ¿La Consejería exige en aulas y medios públicos, acaso, que la difusión que hacen de esa ideología incluya un contraste con visiones críticas sobre ella? La respuesta es un NO rotundo. Y las raras veces que se mencionan esas visiones críticas es para criminalizarlas, como si contradecir la ideología de género te convirtiese en un delincuente. Exigen a los demás el pluralismo que ellos pisotean.
El bibliotecario descalifica el libro sin habérselo leído
El responsable de la biblioteca también dice que “las opiniones vertidas en el libro pueden considerarse ofensivas o calumniosas hacia determinados colectivos”. Para empezar, si un libro tiene contenidos calumniosos el que debe determinarlo es un juez, no un político ni un bibliotecario. La Constitución garantiza la libertad de expresión sin que pueda establecerse ningún tipo de censura previa. Además, con esa falsa acusación que hacen contra Alicia Rubio, el bibliotecario demuestra que no se ha leído su libro, pues no contiene ofensas ni calumnias de ningún tipo contra nadie.
Exigen a Alicia Rubio convertir su conferencia en un debate
La misiva de la biblioteca intenta arreglar el papelón de esta censura política diciendo lo siguiente: “en línea con la defensa que las bibliotecas públicas hacen de la libertad de expresión, quiero trasladarles que nos parece fundamental que la autora del libro, o quienes los organizadores del acto consideren, tengan la posibilidad y la oportunidad de expresar sus opiniones en igualdad de condiciones con cualquier otra persona, siempre que se haga desde el respeto a otras ideas.” Respeto a otras ideas es precisamente lo que han demostrado no tener los autores de esta censura. La pregunta lógica es: ¿le han exigido ese formato a todos los que han ido a ese sitio a presentar un libro o a dar una conferencia? Ésta es una pregunta cuya respuesta ha sido muy fácil de obtener.
A una ONG de izquierda le permitieron una conferencia y una exposición
Buscando un poco en la red me encuentro con que el 7 de octubre de 2016 la ONG de izquierdas Ecologistas en Acción organizó una conferencia en esa misma biblioteca pública. La ONG definió el evento como una conferencia magistral sobre el decrecimiento, una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular controlada de la producción económica, con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos.” Esa corriente política está siendo promovida en España por partidos de ultraizquierda, los mismos que han apoyado unas recetas económicas que han llevado a la quiebra a países como Venezuela y Argentina. La propia ONG ecologista publicó en su página de Facebook las fotos de la conferencia. Pero además de la conferencia, a esta ONG también se le permitió montar en la biblioteca una exposición sobre ese planteamiento político, exposición que según el blog de la ONG estuvo abierta desde el 26 de septiembre hasta el 7 de octubre (es decir, casi dos semanas). En este caso, y como resulta evidente leyendo las propias informaciones ofrecidas por esa asociación, ni la exposición ni la conferencia de esa ONG incluyeron otros puntos de vista. ¿Entonces el “pluralismo” no importaba?
Alicia Rubio acusa a la biblioteca pública de ejercer la censura
Según me comunica Alicia, en su respuesta a la Biblioteca Pública, la profesora ha protestado porque “se han hecho juicios de valor arbitrarios e injustos”. Y ha añadido:
La censura ha prevalecido, muy almibarada pero censura, sobre la libertad de expresión y pensamiento. Si, posteriormente, en un lugar donde se impide la libre expresión se decide hacer un debate sobre el tema, lo más esperable es parcialidad e intolerancia.”
Alicia Rubio acusa a la Biblioteca Pública de “un prejuicio sin fundamento, una ofensa a la libertad y una difamación a mi persona”, y le ha remitido una reseña del libro que iba a presentar en el recinto, “ya que desconoce tan siquiera el tema de lo que ha prohibido presentar.
En el último momento se ha conseguido un lugar alternativo
Finalmente, y ante la censura en la Biblioteca Pública, el libro de Alicia Rubio se presentará hoy en Guadalajara a las 19:00 horas en el Restaurante “El Laurel”, en la calle Francisco Aritio nº156. Desde aquí os animo a ir a esta presentación a todos los que tengáis la oportunidad. Así mismo, manifiesto mi apoyo a Alicia ante este nuevo acto de censura, uno más en la caza de brujas que vienen desarrollando los partidos mayoritarios contra los que discrepan de la ideología de género.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario