martes, 18 de abril de 2017

El cubano Pichardo deserta aprovechando una concentración en Stuttgart

Otro "sorprendente" (y constante) caso de fuga (da vergüenza el uso del verbo desertar como si en un ejército a la guerra fuera) del paraíso comunista hacia el infierno capitalista. 
Huir para vivir en libertad, huir para decidir por ti, huir para mejorar tu vida, huir para librarse de la dictadura y de la losa que impide la autorealización y la independencia. Huir para crecer y desarrollar la dignidad sin ser un peón del político que vive acobardado y sin futuro.

En definitiva huir (con el valor que supone lo que ha hecho y sus consecuencias) para VIVIR. 
Triste que tanta gente, especialmente quienes viven en la comodidad, bienestar y libertad que se les niega a esta gente defiendan regímenes opresivos e inmorales como el comunista en Cuba. 
Ideología por encima de hechos y realidades. Desear y defender en el prójimo lo que en grado infinitesimal repudiarían en su propia persona. 
Artículo de Marca: 
Pedro Pablo Pichardo, cubano de 23 años, plata mundial y uno de los escasos triplistas en superar la barrera de los 18 metros, ha desaparecido de la concentración del equipo nacional cubano en Stuttgart, donde preparaba los Mundiales de Londres junto a los atletas Yarisley Silva, campeona del mundo, y Dayron Robles, campeón olímpico, y con su entrenador, Daniel Osorio.
Con su mejor marca de 18,08 metros, Pichardo era uno de los puntales del atletismo cubano y su pérdida es un duro golpe para el equipo. Sólo el británico Jonathan Edwards (18,29) y los estadounidenses Christian Taylor (18.21) y Kenny Harrison (18,09) han saltado más que Pichardo en la historia del atletismo.
Ya se había perdido los Juegos de Río 2016 por una lesión en la rodilla derecha. Ahora, tras su desaparición, todo indica que no volverá a competir para Cuba nunca más.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario